junio 2015

El Abismo

El Abismo para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

 

 

 

Ella sabía que un paso más, tan solo uno, la conduciría a ese abismo que tanto temía…la volvería a llenar de ese vacío, si es que uno alguna vez puede llenarse de eso.

Él, por su parte, vio el peligro en sus ojos… habían sido demasiadas veces en la que había salido corriendo con las orejas gachas, el rabo entre las piernas y el corazón sangrando a manos llenas.

Ellos no se dieron cuenta en un principio, pero a los dos les asaltaban las mismas dudas, los mismos miedos… detrás de  las estrategias, detrás de las bellas caras tan  sólo había miedo al vacío y a la soledad que vienen después de regalar tu cuerpo a extraños… de subastarse al peor postor, con tal de sentir de nuevo el calor de un abrazo o la humedad de una lengua en tu boca.

Y sin embargo ahí estaban…abrazados como un naufrago  a cualquier resto flotante del barco hundido de sus vidas, con ese olor tan característico de una habitación después de una noche loca de pasión y ardiente sexo tras una puerta cualquiera… eran, a la vez, el niño perdido en el bosque y el lobo que la acechaba.

No sabían nada más que una cosa… que eran demasiado iguales para no verse más… y que eran demasiado iguales como confiar plenamente el uno al otro… en esto pensaba, cada uno con la mirada fija en aquel techo lleno de humedades que tantas parejas furtivas había visto pasar…el peso de los camiones que, al pasar, hacían temblar la estructura de la pensión del medio oeste americano… un sitio perdido de Dios… en el que dos almas tristes y solitarias trataban de encontrarse… no el uno al otro… sino a sí mismos.

 

Autor invitado: Kike Fernández de su Blog “Sin comeduras de cabeza”.

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

 

Leer más →

La pasión de Camille Claudel

Camille Claudel para Alcanda Matchmaking Blog

Título orginal “Camille Claudel” de Bruno Nuytten (1988)

El mármol hecho carne


RESUMEN


El film cuenta la historia de Camille Claudel (1864-1943), escultora, marcada por su relación amorosa con Auguste Rodin. Su lucha por ser ella misma, su pasión por la escultura, su inteligencia, su amor pasional con un amante no dispuesto a abandonar a su otra querida, fueron algunos de los rasgos que caracterizaron la vida de esta mujer internada en un manicomio en 1913 hasta su muerte.

COMENTARIOS


Isabelle Adjani actúa desde la entrañas. Y eso asusta, porque sabes que el personaje que va encarnar va a sufrir e, incluso, llegas a sufrir por ella, la actriz. Inevitable pensar que con cada film debe quedar exhausta. Y para que haya perfecta correspondencia, muchos de los papeles que encarna Adjani corresponden a mujeres intensas (por ejemplo, la Reina Margot, de Patrice Chéreau, 1994).

Todo esto para decir que la interpretación de esta actriz es arrolladora. Incluso, por momentos, llega a situar a Depardieu, otra bestia de la pantalla, en un segundo plano.

Y, en la realidad, así fue. Camille Claudel era talentosa, pero no debería serlo hasta el punto de eclipsar a ese escultor casi tan poderoso como las esculturas que creaba. Enorme choque de egos. Ansias de libertad por parte de ella, una mujer que era más grande que la época que le tocó vivir (hoy, sin lugar a dudas, su historia no sería igual). En frente, un Rodin con hambre de fama.

Estamos en la Francia de la Belle Époque, que abarca de  finales del siglo XIX hasta la Primera guerra mundial en 1914. Estaba entonces en pie la III República. Se votó la separación de Iglesia y Estados en 1905 y la educación laica, pública y obligatoria en 1882. Era un momento de fe en el crecimiento científico, un momento de prosperidad. Francia brillaba en el mundo (en gran medida gracias a su imperio colonial, exposiciones universales…) y eso se notaba en las calles, en la gente, en la elite formada por antiguos aristócratas y grandes burgueses. Llegó la electricidad a las casas, la radio, el coche; nació la aviación, los rayos X en 1895…  La pintura se abría al impresionismo, fauvismo, con Gauguin, Cézanne, Renoir, Monet,  Toulouse-Lautrec…). Fue también la época de Émile Zola, Victor Hugo, Baudelaire, Verlaine, Debussy (que sale en la película)…y de Aguste Rodin (1840-1917), con una escultura cada vez más expresiva. Pero, como todo, hay un punto de sombra vivida, entre otros, por estos dos personajes. Escenas oscuras a veces, pasión descarnada.

“Yo esculpo la vida, no la muerte”, le explica exaltado Rodin a su antigua pupila. “Tú desprecias la vida. Buscas el dolor. Te emborrachas de dolor”. La transformación física de Camille en la película es brutal. Se acaba convirtiendo en una borracha, histérica; una caricatura de sí misma.

¿Fue tal la locura de Camille? Ciertamente, fue víctima de su época, ella era demasiado liberal, inteligente, con demasiado carácter. Hasta épocas recientes, a los inadaptados se les consideraba como locos. En su libro Historia de la locura en la edad clásica, Michel Foucault cuenta cómo los manicomios eran lugar de encierro de criminales, libertinos y de todo aquel que se desviaba de la norma. En este sentido, es el manicomio quien crea la locura de Camille Claudel, una “inadaptada”.

Pero también es cierto que sufría de delirios paranoicos. En la película se muestra cómo ella pierde los nervios, hasta qué punto piensa y grita que Rodin la quiere destruir… Su enfermedad está certificada y desde un punto de vista médico, requiere hospitalización. Sin embargo, no fue hospitalizada en las condiciones más favorables para la curación.

Fue internada en 1913. El problema es que en ese momento no había tratamiento adecuado para este tipo de dolencias y, por otro lado, el manicomio se consideraba más como un lugar de reclusión que de sanación. Fue solo en 1950 cuando el médico francés Henri Laborit descubrió el primer tratamiento farmacológico contra las psicosis, la clorpromazina. Camille Claudel no pudo tener acceso a este fármaco, pues murió de hambre en 1943, a los 78 años.

Volviendo al film… Qué bonitas las escenas donde se ve y se escuchan los golpes de martillo y cincel, los sonidos del taller, una voz que recita fragmentos de  Victor Hugo o Rimbaud… El barro, el polvo, la piedra, la piel… Camille, ese personaje que no teme mancharse, coger el barro con las manos, mojarse bajo la lluvia, despeinarse… ser ella misma. Es una película hecha con los sentidos y para los sentidos, sobre todo el tacto.

Rodin es fuerte, arrogante, soberbio… Al principio, Camille sufre de su indiferencia. Lo que busca es que si fije en su trabajo, busca ánimos y reconocimiento, aunque por encima de todo ama su trabajo.

Es una época en la que los sindicatos se organizaban  (autorizados en 1884) y las mujeres despertaban… Pero ¡qué complicado era ser mujer!  “Mi hija no ha esperado conocer al señor Rodin para existir”, espeta el padre de Camille visto que desde que está con él ella parece estar descuidando su carrera. Un personaje con autoridad y tierno que anima a su hija y sufre por su ausencia. “Tu futuro te pertenece y no te muestres demasiado con el sr. Rodin; pueda dar de que hablar”, concluye.

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate/ para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Leer más →