Afiliarme

Querido noviembre

1 noviembre, 2023

Ha llegado el frío y con él mis pensamientos surcan las nubes holgazanas y blanquecinas colmadas de recuerdos de lo que es vivir el amor con la bajada de temperaturas.

Miro por la ventana como las hojas de los árboles caen lentamente al suelo y siento nostalgia de aquellas conversaciones frente al calor de la chimenea. El sonido de los troncos al quemarse nos hacía sentir más cálidos y el olor a castañas recién tostadas llenaba la estancia haciéndonos sentir en otro tiempo. 

Recuerdo las noches en las que nos acurrucábamos bajo las mantas, compartiendo nuestros pensamientos y sueños. La complicidad que teníamos era única, como si el frío nos obligará a estar más cerca del uno del otro. ¡Extraño tanto ese amor!

Recuerdo atravesar senderos de hojas secas por el parque y escuchar el sonido que hacían bajo nuestros pies. El frío nos hacía abrazarnos más fuerte y el viento nos hacía sentir más vivos. ¡Extraño ese sentimiento!

Recuerdo el vino de los viernes en nuestro lugar favorito. Era rico y con mucho cuerpo, con toques de mora y roble. Saboreábamos cada sorbo, disfrutando la forma en que calentaba nuestras gargantas y se extendía por nuestros cuerpos. A veces, afuera, el viento aullaba y la lluvia golpeaba las ventanas, pero adentro estábamos seguros y cálidos, envueltos el uno en los brazos del otro. ¡Extraño esos viernes de vino!

Recuerdo planear el menú cuidadosamente, eligiendo platos cálidos y reconfortantes perfectos para el clima de la estación, encendiendo velas y poniendo música suave para crear un ambiente acogedor las veces que teníamos invitados. La buena comida, la buena compañía y las buenas historias hacían las veladas inolvidables. ¡Extraño aquellas veladas!

Recuerdo las tardes en las que perdía la noción del tiempo entre las páginas de un libro en la comodidad de tu sofá favorito mientras esperaba tu llegada. ¡Añoro aquel sofá!

Querido noviembre, el frío seguirá siendo frío, pero recordando esos momentos junto a la chimenea se me antoja cálido. Ahora, mi manta me envuelve y sigo mirando por la ventana recordando aquellos momentos mágicos que viví en noviembre. El portátil reposa en mis rodillas. Encendido y abierto como instrumento fascinante y hechicero en una página en blanco en donde debo empezar a escribir una nueva historia… 

¡Comencemos!

¿Te gustaría encontrar pareja estable, pero no tienes tiempo para buscarla tú mismo?

En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte, solo tienes que registrarte aquí para tener la oportunidad de poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes. También te invitamos a que nos sigas en LinkedIn para estar al corriente en temas relacionados con el amor, la búsqueda de pareja y las relaciones humanas.