La Sociabilidad humana pre y pos-COVID-19

1 agosto, 2020

La sociabilidad humana es un hecho de experiencia común. Ya desde la prehistoria lo social aparece como una característica de la vida humana que implicaba unión y convivencia para poder sobrevivir.

Son muchas las evidencias del hecho de que el ser humano vive y convive en sociedad, pero ¿cuál es el origen de esta sociabilidad humana? Básicamente existen tres teorías que dan respuesta a esta pregunta:

  1. La teoría contractualista, defendida por Locke, Rousseau y Hobbes. Este último consideraba que “el hombre es un lobo para el hombre”en donde la naturaleza humana es esencialmente egoísta y antisocial que se une a un grupo por interés individual.
  2. La teoría naturalista,con Hegel como uno de sus máximos exponentes, quien defendía que es un proceso evolutivo de la realidad (en materia y en espíritu).
  3. La teoría de la naturaleza social del ser humano, conocida también como la teoría del derecho natural. Sostenida por Aristóteles y Tomás de Aquino, entre otros, que afirma que la naturaleza humana tiene en la sociabilidad una de sus características esenciales y que, por tanto, existe una necesidad natural, que no individual como defendía Hobbes, de vivir en sociedad.

Puesto que nadie ha podido probar, sino simplemente teorizar, el carácter egoísta, antisocial o asocial de la naturaleza humana, no parece que el nacimiento de la sociabilidad se deba al mutuo consentimiento entre los hombres, sino más bien a una imperiosa inclinación de la naturaleza y a una necesidad ineludible para la inmensa mayoría de los humanos.

Además, muchos estudios psicológicos demuestran que el ser humano no solo necesita recibir de los demás, sino también poder dar, comunicar, compartir, tocarse, abrazarse, etc.

Durante el periodo de confinamiento esta necesidad se nos ha sido negada, no sólo en razón de satisfacer nuestras necesidades materiales y espirituales, que no podría satisfacerse en soledad, sino, más profundamente, en razón de su propia perfección y plenitud, que se comunica y expande en la mutua comprensión y amistad.

Los españoles nos caracterizamos por ser afables, cariñosos y altamente sociales, dispuestos siempre a arrimar el hombro cuando se nos necesita, a dar dos besos a un desconocido cuando nos lo presentan o un fuerte abrazo a un amigo al verlo.

Ahora nos piden que nos relacionemos a dos metros de distancia y, seguramente, a corto plazo, habrá un cambio de comportamiento y obedeceremos, no tanto por imposición, sino más bien por el miedo al posible contagio de un virus del que aún no sabemos gran cosa.

Esto me recuerda aquella foto de 1987 en la que la ya fallecida Princesa de Gales dió la mano a un paciente con VIH en el hospital Middlesex de Londres para ayudar a disipar parte del estigma que rodeaba la enfermedad por aquellos años.

Pero sospecho que el miedo inicial ante este virus y la repulsión al contacto personal, desaparecerán con el tiempo, más pronto que tarde, y que volveremos a la forma de relacionarnos a la que estamos tan acostumbrados y que llevábamos en nuestra impronta social.

Pero también estoy convencida de que este confinamiento habrá servido a muchas personas para reflexionar sobre el tipo relación que mantenían con la sociedad antes del COVID-19, ya sea a nivel profesional como personal; sobre qué es lo que han echado de menos realmente durante esta privación de sociabilidad; y a cómo quieren vivirla y con quién a partir de ahora, cuando este periodo de distanciamiento social pase.

Seguramente habrá rupturas de parejas que estaban juntas por pura inercia o intereses sociales que parecen haber perdido peso al estar sometidos a ellos durante tanto tiempo. Tal vez haya un cambio de visión sobre la “soledad elegida” y el concepto single, algo de lo que muchos se enorgullecen, pero en ambos casos, estoy segura que se buscará a una persona especial con quien poder compartir felizmente la vida, porque los humanos somos seres sociables por naturaleza que necesitamos amar y ser amados. 

5/5 - (8 votos)

¿Te gustaría encontrar pareja estable, pero no tienes tiempo para buscarla tú mismo?

En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte, solo tienes que registrarte aquí para tener la oportunidad de poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes. También te invitamos a que nos sigas en LinkedIn para estar al corriente en temas relacionados con el amor, la búsqueda de pareja y las relaciones humanas.