Blog - Quiero enamorarme

El juego de la Fidelidad

La teoria sobre la infidelidad para Alcanda Matchmacking Blog

 

 

 

 

 

Cada día me sorprende más ser testigo de las muchas infidelidades que nos rodean, lo que imagino es una muestra de lo que está sucediendo en la sociedad actual española.

Según los expertos, existen diferentes tipos de infidelidad y los sexólogos clasifican sus causas en estas cinco categorías:

1. Falta de autoestima

2. Insatisfacción sexual

3. Desgaste en la relación

4. Ánimo de “atentar” deliberadamente contra la pareja

5. Hedonismo

Otra de las cuestiones más tratadas en los divanes de los psicólogos, e incluso hospitales, es determinar si una persona infiel puede dejar de serlo. Y aquí, según el psicólogo clínico y sexólogo Esteban Cañamares, dice que, generalmente, una persona educada en el derecho a disfrutar, hedonista y egocéntrica, será infiel durante toda su vida y con todas sus parejas porque no va a cambiar, algo que yo comparto totalmente.

Por otro lado, siempre se ha dicho que eran los hombres los que tendían a ser más infieles que las mujeres porque ellos lo hacían por pura satisfacción sexual, lo cual no les afectaba a la relación que tenían con su esposa/pareja, mientras que ellas lo hacían “por amor”.

Y hablo en tiempo pasado porque esto está cambiando radicalmente pues en varias Webs de contactos para “infieles” el porcentaje de mujeres supera al de hombres, e incluso en mi entorno conozco muchos casos en los que son ellas las infieles, aunque ¡claro! tampoco conozco lo que hacen sus parejas.

Y yo me pregunto, ¿a qué se debe este cambio? Imagino que el principal motivo es la liberalización de la mujer; a que ellas, en muchos casos, son las que ahora llevan los pantalones, dentro y fuera de casa, pero sobretodo porque han aprendido a desinhibirse y a disfrutar del “sexo por sexo” lejos de lo que por entonces enseñaban a las niñas en los colegios de orden religioso.

Ni que decir tiene que cada cual es libre de hacer lo que considere mejor para ser feliz, pero yo sigo siendo de la firme opinión de que cuando uno está en una relación de pareja estable, la monogamia es una premisa que, cuando no existe, la pareja, tarde o temprano, se va al traste.

Obvio que el ser humano no es monógamo por naturaleza, sólo algunos animales (curiosamente los más inteligentes) lo son, pero cuando uno toma la decisión de compartir su vida con alguien, tácitamente se adquieren compromisos y el más importante es el de la monogamia porque en realidad aquí no se trata de sexo, aquí hablamos de respeto, compromiso, entrega, etc. Y sí, mantenernos fieles no es fácil y requiere mucho esfuerzo pero, como todo en esta vida, las cosas más difíciles de conseguir son las que mayor satisfacción y orgullo nos proporcionan.

Sin embargo, lo cierto es que hoy en día, con tanta “oferta” a la vista y tan accesible, tanto en la vida real como en la virtual con Apps (Aplicaciones móviles) y páginas de contacto disponibles, es muy fácil practicar sexo casual con quasi-desconocidos. Es más, incluso hasta se está poniendo de moda la práctica del “poliamor” respecto al cual algunos (y algunas) abogan que les hace más felices dentro de la pareja…

Sin ir más lejos, hace unos días leí en El Confidencial que “tener sexo con otras personas mantiene muy vivos los matrimonios y que el “poliamor” le daba felicidad y energía” (Gracie X). Y esto lo dice una americana que para poder experimentar dicho “poliamor” se trasladó a París pues en su país de origen, aunque sea la primera potencial mundial, no es el más liberal en cuestiones de vida sexual y amorosa.

Hay muchas opciones y maneras de vivir las relaciones de pareja pero si lo vemos desde un puto de vista pragmático y estratégico, según Hanna Fry en su libro “Las matemáticas del amor”, si en una relación de pareja el objetivo es alcanzar la mayor “recompensa” a través de esa relación, dicha recompensa viene dada por sus respectivas “estrategias” las cuales pueden representarse en una tabla que en matemáticas se conoce como “matriz de recompensa”:

matriz de recompensa

Según esta tabla, el mejor resultado para María y Javier como pareja se obtiene cuando ambos son fieles en su relación. En este escenario (conocido como “Óptimo de Pareto”), las dos partes recibirán algo positivo de su relación. A modo de ilustración, imaginemos que ambos consiguen 10 puntos de recompensa (a tener en cuenta que el objetivo de cada uno es conseguir la mayor puntuación posible a través de su relación).

Sin embargo, en esta demostración, como sucede en la vida misma, uno siempre tiene la tentación de “engañar” a los demás para así poder obtener más placer individualmente es decir, más puntos, lo que en nuestro ejemplo sería, engañar a su pareja para obtener el doble de satisfacción (puntos) que siendo fiel.

Es decir, si Javier es infiel, su puntuación será de 20 puntos y podrá mantenerla durante un tiempo pero, tarde o temprano, María se enterará y la de ella bajará a -10. Esta misma opción de serle infiel a su pareja, Javier, la tiene María invirtiéndose así los resultados, siempre y cuando Javier sí sea fiel a María.

Sin embargo, si ambos decidieran ser infieles, sus puntuaciones bajaría a -5 y, a la larga, su relación se vendría abajo porque el resultado no es satisfactorio para ninguno de los dos.

Obviamente estas cifras son arbitrarias pero, según las matemáticas, el orden en el que se produce la recompensa es importante y demuestra que ser el único miembro de la pareja infiel da lugar a una puntuación más alta, temporalmente, que tener una relación de fidelidad, pero uno sale mal parado si su pareja lo engaña, y ambos salen perdiendo si se engañan mutuamente.

Partiendo de este planteamiento, el juego de la fidelidad se asemeja mucho a uno de los problemas más famosos y estudiados de la teoría de juegos: el juego del prisionero.

Con o sin pruebas matemáticas, personalmente considero que, en una relación de amor verdadero sin intereses de por medio, la fidelidad es una cuestión de educación, compromiso y respeto en la cual las partes se mantienen fieles por amor a la pareja antes que a si mismos porque, tal y como ha demostrado la matriz de recompensa, ¿realmente vale la pena echar a perder una relación de amor y respeto duradera por una satisfacción temporal?

La decisión es vuestra…

Buenas noches de las 2ª ELECCIONES GENERALES en España.

Verónica

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Escrito por Verónica

Verónica

Fundadora y CEO de Alcanda Matchmaking. Nacida gata, no tardó mucho en dejar su Madrid natal para explorar el mundo, viajando y trabajando durante más de 25 años en cuatro continentes. Viajera incansable, descubridora de mil mundos y reveladora de deseos. Romántica empedernida. Enamorada. Luchadora infatigable, empeñada en ayudar a los demás a encontrar el amor a través de su empresa.

El juego de la Fidelidad
5 (100%) 5 votes

Drop a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *