marzo 2015

Still got the blues for you

El jueves pasado (Día del Padre) fui a un concierto de Blues en Madrid en el pequeño pero singular Club MOE, y me hizo recordar uno de los mejores guitarristas de blues, Gary Moore, fallecido ya hace unos años (6 de Febrero 2011).

Este tema en concreto “I still got the Blues for you” a mi juicio es el más romántico y de los que mejores recuerdos tengo de cuando vivía en Bangkok. Escucharlo siempre me transporta a esa vida exótica, excitante y de mucha intensidad personal y profesional que tuve el placer de experimentar durante 7 años en Tailandia pero que inevitablemente me trae también tristes recuerdos (I still feel blue about them!).

Gracias Gary por tu música, tu guitarra y tus blues. Siempre se quedarán en la memoria más romántica de aquellos que supieron apreciar tu maestría a la guitarra y el profundo sentir en las letras de tus baladas.

 

Letra de la canción en su versión original:

Used to be so easy to give my heart away

But I found out the hard way

There’s a price you have to pay

I found out that love was no friend of mine

I should have known time after time

 

So long, it was so long ago

But I’ve still got the blues for you

 

Used to be so easy to fall in love again

But I found out the hard way

It’s a road that leads to pain

I found that love was more than just a game

You’re playin’ to win

But you lose just the same

 

So long, it was so long ago

But I’ve still got the blues for you

 

So many years since I’ve seen your face

Here in my heart, there’s an empty space

Where you used to be

 

So long, it was so long ago

But I’ve still got the blues for you

 

Though the days come and go

There is one thing I know

I’ve still got the blues for you.

 

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate/ para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Leer más →

Viaje en la Antigüedad y sentimientos de hoy

Portada del libreo La vieja Sirena para Alcanda Matchmaking

“Estoy loca o tonta, intento lo imposible, hoy no llevaba la banda de los pechos y se movían sueltos en la túnica, si no los viste en el falucho, ¿cómo verlos ahora?, imposible, estoy loca, te sorprendió encontrarme despierta, ¡pero si no duerno!” (p. 189 – El amor de Glauka por Ahram).

Reseña de la novela “La vieja sirena” del escritor español José Luis Sampedro publicada en 1990. 

RESUMEN – COMENTARIO 

Amor, poder, sensualidad, historia, conquistas… Estos podrían ser los conceptos clave de esta novela de casi 600 páginas. En cuanto a personajes, Glauka, antes llamada Irenia o Kilia, es el hilo conductor. Glauka, antigua sirena aparece en una playa bajo forma humana, adoptada por una mujer, raptada, vendida como esclava, acaba en Alejandría donde escomprada por un empleado de Ahram, el poderoso navegante. Este hombre potente acabará enamorándose de su esclava, a la que liberará para convertirla en su hetaira. En la ciudad egipcia también conocerá a Krito, un filósofo griego que rescató de la muerte a Ahram gracias a su don de la palabra. El amor, platónico, físico, espiritual, posesivo, idealizado, une a estos tres personajes, Glauka, Ahram y Krito.

Pero la novela no se ciñe a la historia de amor, sino que en su trasfondo discurren los grandes acontecimientos de la época. Nos encontramos en el siglo III D.C. Roma empieza su declive, amenazada por los godos y por las potencias orientales, sobre todo Persia. Palmira, la ciudad en Oriente-Próximo se alía con Roma para controlar las rutas comerciales de las tierras orientales.  Los cristianos aún minoritarios y fragmentados, comienzan a crecer en número e influencia. Grecia mantiene un prestigio debido a su pasado. En este cruce de paisajes y personajes Alejandría, con su faro, se yergue como una ciudad rica y cosmopolita bajo el mando de Roma. Ahram, respetado comerciante, pretende sin embargo aliarse con los enemigos de Roma para asestar un golpe mortal a la gran potencia de la que quiere vengarse.

Por lo tanto, además de las intrigas de amor y del recorrido histórico, la novela relata los acuerdos, conspiraciones y traiciones entre los amigos y enemigos de la urbe romana.

Para completar el cuadro, La vieja sirena ofrece una impresionante pintura de la época: ciudades, calles, costumbres, modas, comida, mentalidades…

“Nos trasportamos muchos siglos atrás para sumergirnos en las calles de Alejandría, surcar el mar en los sólidos barcos de Ahram, echar leña al faro para que brille su luz por la noche.”

Pero, pese a la distancia, hay aspectos en los que nos reconocemos porque nunca han cambiado: el cariño, el amor, los celos, el afecto, la sensualidad, el sexo, el ansia de poder…  El cuento resulta tan real que olvidamos un detalle inverosímil: Glauka fue sirena de verdad.

Realismo y fantasía se mezclan como las ondas del mar.

Sobre el aspecto filosófico, la obra se centra sobre todo en la el binomio amor-poder.Ahram encarna el poder económico, el poder del odio que le hace querer derrotar a Roma.Krito es el poder de la palabra. Oscila entre epicureísmo, en defensa de los placeres sencillos, y el sofismo (el uso de la palabra con el fin de convencer). Krito usa la filosofía como un medio para conquistar a Ahram y una manera de vivir. Glauka representa el poder del amor. No le interesa el ansia de expansión de su compañero, también es ajena a los debates de retórica de Krito, lo que ella busca es el tacto, el contacto, el cariño, el apego a la vida…

Al final, triunfa el punto de vista de Glauka (¿podríamos haber aceptado otra cosa?). Ahram renuncia a su control absoluto, se repliega bajo el manto de amor de Glauka (tras haber pasado por el retiro en la roca y la prisión). Krito descubre el amor, vive el amor con Glauka y, de manera indirecta, el amor que siente y ha sentido por Ahram.

Los tres mueren por y de amor. En los últimos capítulos este punto de vista romántico se vuelve algo pasteloso. Ahram y Glauka se embarcan en el velero; ella sabe que es el viaje final de él. Se aman, se quieren… parece un crucero hoy en día por las islas griegas. Una vez que ha quedado clara la transformación de Ahram esta parte parece reiterativa. Además, después de alabar tanto la vida, resulta curioso que los tres personajes quieran morir si el otro muere, como si no fueran capaces de vivir por sí mismos.

“Quiero la gracia de estar a su lado mientras se disgrega y desmorona”, suplica Glauka al final (pg. 574).

Para las mentes actuales, este punto de vista resulta sorprendente, pues creemos, o queremos creer en la autonomía del individuo.

Pero lo que queda  es este viaje por el Mediterráneo, allá en el siglo III, en la frontera (como diría Krito) de un nuevo mundo: Persia, Palmira, Egipto, los godos y Roma.

Dibujo Jose Luis Sampedro para Alcanda Matchmaking Blog

AUTOR 

José Luis Sampedro Sáez  (Barcelona, 1917 – Madrid, 2013)  fue un escritor, humanista y economista que abogó por una economía «más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos». En 2010 el Consejo de Ministros le otorgó la Orden de las Artes y las Letras por «su sobresaliente trayectoria literaria y por su pensamiento comprometido con los problemas de su tiempo». En 2011 se le concedió el Premio Nacional de las Letras Españolas.

——————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes  y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

 

Leer más →