Blog - Quiero enamorarme

Estambul, a orillas del Bósforo

A orillas del Bósforo para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

Estambul es la única ciudad del mundo que se asienta sobre dos continentes: Europa y Asia. Esto significa que en ella convergen distintas civilizaciones: la de Oriente y la de Occidente, lo cual otorga una enorme riqueza y diversidad cultural a su pueblo. Esto se puede apreciar en la historia de sus calles, sus barrios, templos, mezquitas y palacios, los cuales alimentan la vida de esta intrigante ciudad y de sus gentes, que se abren al futuro con gran expectación para con su devenir como miembro de la Unión Europea, mientras que sus atardeceres sobre el Bósforo siguen alumbrando con la misma luz de siglos pasados las orillas del Bósforo.

Hablar de Estambul, la mayor ciudad de Turquía y también de Europa con sus más de 14 millones de habitantes, es hablar de historia, cultura, arte, arquitectura, religión, ingeniería, etc. Es decir, demasiado extensa y demasiado rica como para cubrirlo todo en un solo artículo. Por tanto, he preferido centrarme en su estrecho, de 30 km. de longitud, conocido como el Cuerno de Oro, el cual separa la parte Europea de la Asiática uniendo a su vez el mar de Mármara con el mar Negro.

A ambos lados del estrecho podemos disfrutar de bellos paisajes, entre los que destacan las llamativas colinas llenas de viviendas,  las famosas mezquitas, majestuosos palacios, villas burguesas y pueblos de pescadores. De hecho, desde el barco se puede observar la magnificencia del Palacio de Dolmabahçe, en el que vivió un sultán del imperio otomano y que sirvió de residencia a Ataturk, primer presidente de la republica de Turquía; el Palacio Cirigan, hoy convertido en Hotel Kempinski (el que está en el fondo de la foto); y otros edificios monumentales en la orilla europea como la Mezquita Azul, Santa Sofía y el célebre Palacio de Topkapi. Además, erguida entre infinidad de pequeñas edificaciones, se atisba la torre de Galata y en un extremo, su puente, que da entrada al Cuerno de Oro y donde se aprecia la Facultad de Bellas Artes Mimar Sinan y las distintas universidades sitas casi todas a orillas del Bósforo.

El Bósforo tiene dos puentes, el puente del Bósforo que mide 1.074 metros, y el puente de Fatih Sultan Mehmed, el doceavo puente colgante mas largo del mundo con 1.090 m. Actualmente se está barajando la construcción de un tercer puente el cual es absolutamente necesario para descongestionar, de alguna manera, el impetuoso tráfico al que se someten diariamente sus habitantes.

Pero para mí, lo más interesante es adentrarte en los diferentes barrios a ambas orillas del Bósforo de esta majestuosa ciudad, como Besiktas y Ortaköy en el lado europeo, y Usküdar y Pasalmani  en el lado asiático.

Me siento en un café cerca del embarcadero de Usküdar y observo el ir y venir de cientos de personas. A mí me gusta más este lado, lo encuentro mucho más auténtico pues, aunque casi todos los monumentos y palacios están en el europeo, aquí la mayoría de los transeúntes son turcos. Hombres y mujeres que se cruzan sin apenas mirarse a los ojos porque está mal visto. Ellas llevan túnicas (que no burka) que las cubren de arriba abajo, pero debajo de éstas esconden vestimentas carísimas de grandes marcas que podrían ser envidiadas por cualquier mujer occidental; Gucci, Prada, Armani, Choo, Vuitton, Versace, etc. Son un ejemplo de la nueva generación que, según mi intima amiga turca a quien vengo a visitar a menudo, con su doble moral, están destruyendo la imagen de la verdadera mujer turca moderna, esa que ha pasado años estudiando para equiparse a los hombres, además de, a su vez, ser madre y esposa.

Son también sorprendentes, y forman ya parte del paisaje cosmopolita que se respira en Estambul, las urbanizaciones de lujo en este lado del Bósforo, edificadas en las faldas de sus colinas mirando al estrecho. Múltiples edificios en donde convergen cientos de viviendas en un mismo complejo, centros comerciales con las marcas más exclusivas, restaurantes de todas nacionalidades, cines, club deportivos y hasta lagos artificiales con cascada incluida. Y las que vendrán pues en cada manzana hay un nuevo complejo similar en construcción, síntoma de que su economía va bien, a pesar de los problemas políticos.

Ésta es la nueva Estambul, una ciudad que cada día se hace más grande, más intensa a ambos lados del estrecho y en donde uno podría perderse sin sentirse abandonado.

————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Escrito por Verónica

Verónica

Fundadora y CEO de Alcanda Matchmaking. Nacida gata, no tardó mucho en dejar su Madrid natal para explorar el mundo, viajando y trabajando durante más de 25 años en cuatro continentes. Viajera incansable, descubridora de mil mundos y reveladora de deseos. Romántica empedernida. Enamorada. Luchadora infatigable, empeñada en ayudar a los demás a encontrar el amor a través de su empresa.

Estambul, a orillas del Bósforo 5.00/5 (100.00%) 8 votes

Compartir:

Drop a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *