* Parejas históricas

María Callas + Aristóteles Onassis

Callas y Onassis para Alcanda Matchamaking1

Moderna tragedia griega

Todos sabemos que a las mujeres les gustan los hombres altos y guapos, y a los hombres las mujeres jóvenes y atractivas, pero Onassis era chiquito y más bien tirando a feo (siendo benévola)… eso sí, obscenamente rico y la Callas una mujer con grandes complejos pero tenía un gran talento, considerada una diva en el mundo de la ópera. Los dos protagonizaron una historia apasionada de amor y desamor, de infidelidades y reencuentros, que duró hasta el final de sus días. Eran dos fuerzas de la naturaleza compartiendo un amor que fascinó y escandalizó a medio mundo como una tragedia griega moderna.

Aristóteles Onassis nacido en 1904 en Smirna. Emergió  de la miseria absoluta aunque su padre, Sócrates, le dio una sólida educación y, a sus 16 años hablaba cuatro idiomas. Se convirtió en el magnate griego más famoso, rico y poderoso de la industria naviera del siglo XX.  María Cecilia Anna Kalogeropoulos, verdadero nombre de la Callas, nacida en Nueva York en  1923, era una diva famosa, capaz de cantar en italiano, alemán o francés.

La soprano pasó su vida tratando de cubrir la falta de amor en su familia, relacionándose con hombres que no la harían feliz, incluido homosexuales. Pero fue su único verdadero amor, el de Aristóteles Onassis, por el que dejó todo llegándose a olvidar casi de ella misma. El naviero conoció a un sinfín de mujeres: Verónica Lake, Gloria Swanson, Margot Fonteyn y Greta Garbo fueron algunas de las que se rindieron a sus encantos pero solo tres llegaron a impactarle: Tina Livanos su primera mujer; María Callas la diva de la ópera y Jackie Kennedy la viuda de América.

El 3 de septiembre de 1957 durante un baile de máscaras que ofreció Elsa Maxwell celebrado en el hotel Danieli de Venecia,  María conoció al amor que la hizo más feliz y más desdichada, el del millonario griego Aristóteles Onassis. El encuentro coincidió con el hastío con el que María vivía ya su matrimonio. Tenía  33 años  y el griego le llevaba 25. Él era culto, políglota, chistoso, afable, entretenido y espléndido y conquistó a María a base de rosas, tarjetas y una invitación para pasar tres semanas en su espectacular Yate “Christina”.

En el verano de 1959, durante un crucero por el Mediterráneo surgió el amor entre ellos. Los dos estaban casados cuando iniciaron su romance. María había contraído matrimonio con Giovanni Battista Meneghini, un industrial aficionado a la ópera y 30 años mayor que ella. Y él, con Athina, Tina, hija menor de Stavros Livanos. Los matrimonios Onassis-Livanos y Meneghini-Callas quedaron apocados en el crucero. El amor prohibido de ese verano, hizo que estallara la pasión ante el asombro de los demás invitados; Sir Winston Churchill y su esposa, lady Clementina, acompañados de su hija, Diana Sandys, y de su nieta, Celia, de 16 años; también estaban Anthony Montague Browne, secretario personal de Churchill, y su esposa Nonie; y, en una de las escalas, se embarcaron Artemis, hermana de Onassis, y su marido, Theodore Garofalides. Un amor imposible que los dos hicieron realidad.

Callas se entregó en cuerpo y alma al naviero. Se sintió por primera vez amada como persona y no por su talento. La relación de amor no duró mucho. María no tardó en ser otro juguete en manos de Onassis, que la vistió, reeducó e incluso peinó a su gusto. Para Onassis, María era sólo una posesión más y nunca pensó en casarse con ella, a pesar de las insistentes y desesperadas peticiones de la diva, que sentía un amor incontenible por él. Para ella, el amor de  Aristóteles era el bálsamo y la herida. La soprano quedó embarazada al principio de su relación con el armador, pero el niño nació vivo y murió antes de ser notificado su nacimiento. La muerte del bebé atormentó a Maria Callas hasta el final de sus días.

Callas y Onassis para Alcanda Matchamaking Blog2

Con todo, juntó fuerzas para volver a cantar. Callas recuperó fuerzas para una nueva gira triunfante a finales de los 60, a pesar de que su voz se había deteriorado. En 1962 las infidelidades de ambos eran constantes. María comenzó a tomar tranquilizantes sin los que le era ya imposible cantar, tenía los nervios a flor de piel. Mantener la llama del amor, se convirtió para la diva en una preocupación incesante. El amor de Aristóteles y María se acabó de agrietar con la aparición de Jackie Kennedy y ya no era posible mantener su amor prolongado.

A Jacqueline Bouvier, viuda de Kennedy  le fascinaba el dinero y  a Aristóteles Sócrates Onassis lo encandilaban los apellidos pero la relación con Jackie era un infierno, según Onassis, era una mujer “caprichosa, ambiciosa e interesada”, con aires sofisticados y no hubo realmente amor entre ellos. Él aún vivía enamorado de la Callas, a quien solía visitar en París para un “divertimento”. Para ellos se había forjado un amor incondicional.

En “Fuego griego” del escritor norteamericano Nicholas Gage aporta numerosos testimonios y algunos documentos inéditos del  turbulento amor. Fue uno amor tormentoso que Onassis intentó recomponer al final de su vida, cuando se dio cuenta de que su matrimonio con Jackie era un fracaso. Pero no tuvo tiempo, la muerte le atrapó antes.

El 15 de marzo de 1975 el armador murió aferrado al regalo que una vez le dio María Callas, su gran amor, en su cumpleaños: una manta de viaje roja. Tras la muerte de Aristóteles, María se dejó morir de tristeza dos años más tarde.

El largo romance supuso para ambos la inversión emocional más profunda y duradera de sus vidas.

“Su amor nació de dos amores y murió en uno,” (Antonio Porchia)

——————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes  y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

 

Compartir:
Leer más →

Modigliani + Jeanne: morir de amor

Retrato de Jeanne Hébuterne, 1917 para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

 

Esta mañana al despertarme me ha venido a la mente, sin saber muy bien por qué, la trágica y breve historia de amor que vivieron Amedeo Clemente Modigliani (1884 – 1920) y su esposa Jeanne Hébuterne (1898 – 1920), en el París de principios del S. XX.

Modigliani nació en Livorno, Italia, una pequeña ciudad medieval de la Toscana, en el seno de una familia judía de clase media pues su padre Flamineo, se dedicaba al “préstamo”, pero como era muy buen negociante, pues atendía más a las necesidades que a las garantías de sus clientes, muy pronto él mismo tuvo que recurrir a otros acreedores quienes no fueron tan benévolos como él y lo perdió todo, todo menos lo que pudo poner encima de su cama, una vieja ley italiana que le permitió empezar de nuevo.

Así, Amedeo Modigliani creció entre pobreza y enfermedades empezando a asistir a clases de pintura con tan solo 9 años de edad hasta que con 22 se traslada a París en 1906, no sin antes haber estudiado en varias escuelas de pintura en Italia.

En la ciudad de la luz se codea con personajes célebres como Picasso, Diego Rivera (marido de Frida Kahlo), Vicente Huidrobo, y otros muchos. Allí, influenciado por Toulouse-Lautrec, encuentra inspiración en el Cubismo de Picasso; Impresionismo de Paul Cézanne; e incluso en el carácter ecléctico de Gustav Klimt.

En 1909, se instaló en Montparnasse, donde inicialmente se dedica a la escultura, naciendo así su gusto por los rostros femeninos alargados que años después le harían tan famoso, hasta que en 1913 abandona la escultura y empieza a dedicarse a la pintura.

En julio de 1917, Modigliani conoció a Jeanne Hébuterne, una joven de 19 años amable, tímida, tranquila con ideas propias muy metida en la comunidad artística de Montparnasse gracias a su hermano André Hébuterne, también pintor.

El pintor ruso León Indenbaum un día describió así a Jeanne:

“Una joven tenaz, con personalidad y sustancia. Su alma era hermosa. Era guapa a su manera delicada, en modo alguno tímida, pero sí algo secreta, orgullosa, recta. Era buena, etérea, delicada, pero no enfermiza.”

Foto de Jeanne Hébuterne a los 19 años para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

 

 

Jeanne provenía de una familia de la pequeña burguesía parisina católica y estudiaba en la Escuela de Artes Decorativas. Sus padres se opusieron a la relación con un pintor pobre, extranjero y judío, pero ella desafió su prohibición y se instaló con él en Montparnasse, en dos pequeñas habitaciones en lo alto de una empinada escalera.

En 1918, la pareja se mudó a Niza, en la Riviera francesa, allí en una clínica obstétrica, donde también trataban de superar la avanzada tuberculosis de Modigliani, nació su hija Jeanne. Y un año más tarde, al anunciarse su nuevo embarazo Modigliani escribió:

“Hoy, 7 de julio de 1919, me comprometo a casarme con la señorita Jeanne Hébuterne, en cuanto lleguen los papeles.”

Pero cuando Jeanne estaba en el noveno mes de embarazo, el 24 de enero de 1920,  Modigliani muere víctima de una meningitis tuberculosa, con tan solo 35 años.

25 de enero de 1920. Paris. Calle Amyot. Nº 8, 5º piso…

Esa madrugada, Jeanne, desesperada y embarazada de 9 meses, se sentó al borde de la ventana del quinto piso de su antigua habitación, en el apartamento de sus padres de la calle Amyot, nº 8 de París, y se de dejó caer al vacío perdiendo la vida en una calle estrecha y empedrada.

No se sabe exactamente cuánto tiempo estuvo su cuerpo sin vida en esa calle. Se cuenta que un obrero lo subió hasta el descansillo del 5º piso, pero los padres le echaron a patadas pues no querían saber nada de él. André Hébuterne, hermano de Jeanne y quien según la leyenda, fue el que presentó a la pareja de amantes eternos, le dio al obrero la dirección del estudió donde Jeanne vivía con Modigliani para que lleve el cuerpo a donde correspondía pero allí también fue rechazado al responder la casera de la calle Grande Chaumière “el inquilino Monsieur Modigliani ya no vive allí.”

Finalmente el obrero fue a la comisaría de policía, donde le dijeron que lo llevara de nuevo a la calle de la Grande Chaumière con una orden de la policía. Allí se quedó el cuerpo, abandonado durante toda la mañana. Tampoco se sabe con exactitud cuantas horas estuvo allí antes de ser enterrado, pero se cuenta que dos amigos de Modigliani cuidaron de él durante toda la noche para impedir la presencia de ratas.

El 27 de enero, Modigliani fue enterrado en el cementerio de Père-Lachaise después de que el cortejo fúnebre, formado por toda la comunidad de artistas, acompañara su cuerpo por las calles de París. Los padres de Jeanne Hébuterne se negaron a su hija que fuese enterrada con él y la enterraron en el cementerio de Bagneux.

Contrario al entierro de Amadeo, que reunió al grupo más excelso de los artistas franceses reconocidos del momento, el de Jeanne resultó un entierro sencillo y discreto en uno de los cementerios más alejados de la ciudad, el Cementerio de Bagneux.

Pasaron 10 años hasta que Emannuele Modigliani, el hermano mayor del pintor, consiguió convencer a la familia Hébuterne para que se trasladasen los restos de Jeanne a una tumba junto a la de su amado Amedeo Modigliani. Y así, desde 1930, sus restos reposan juntos bajo los epitafios “LLamado por la muerte cuando había llegado a la gloria“, para el pintor y “Compañera devota hasta el sacrificio extremo“, para Jeanne.

Y yo, escribiendo estas líneas, aún recuerdo mi último viaje a Paris en el que, paseando por el barrio Val-de-Grâce, me topé con esa puerta del nº 8 de la calle Amyot y, sin saber muy bien por qué, me quedé un buen rato mirando hacia arriba, hacia esa ventana en la 5ª planta, y en ese rato por mi mente se sucedieron los hechos de esta historia de amor entre Modigliani y Jeanne, una historia triste, sí, pero al menos, y a pesar de las muchas vicisitudes por las que ambos pasan, sobre todo Jeanne, me quedé con la esencia de haber sido casi testigo de una historia de amor y entrega que culmina como las historias de antes, esas en las que se moría por amor.

¡Feliz caluroso primer domingo de verano!

Verónica

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

Liz Taylor + Richard Burton

Imagen - El beso de Liz Taylor & Richard Burton para Alcanda Matchmaking Blog

“Todo amor que no sea loco, extraordinario y apasionado es una pérdida de tiempo. Hay demasiadas cosas mediocres en la vida y el amor no debería ser una de ellas.” (El novio de mis sueños)

El amor que es tan necesario, confortador y edificador en nuestras vidas, a veces, puede convertirse en un amor destructivo, desalentador y tóxico llegando a un punto de locura que, difícilmente podemos entender que exista entre dos personas, este último amor es el que mantuvieron Elizabeth Taylor  y Richard Burton. Los dos sentían un amor tan pasional y único que marcó la existencia de sus vidas convirtiéndoles en la pareja del s.XX. Estaban hechos el uno para el otro y sin embargo, no se soportaban.

Liz era londinense. Se trasladó a Estados Unidos y apareció en su primera película cuando tan sólo contaba 10 años de edad. Richard era galés. Se educó, esencialmente, en el teatro; quería ser el sucesor de Lawrence Olivier y de John Gielgud.  En 1953 se encontraron en una fiesta en casa de Stewart Granger y Jean Simmons y no hubo más que indiferencia. Tuvieron que pasar 9 años para compartir pantalla en la maravillosa y espectacular película “Cleopatra” (1963) y aunque ambos estaban casados, él con Sybil Williams y ella con su cuarto esposo Eddie Fischer, entre ellos, el amor que los personajes de Marco Antonio y Cleopatra se profesaban, traspasó las grandes pantallas.  Se encendieron  las llamas que nunca llegaron a apagarse comenzando así una tortuosa historia de amor. Se enamoraron irremediablemente, ante el estupor de Sybil y de Eddie.  El escándalo no tardó en estallar y se convirtieron en la pareja de moda en el mundo.

Se casaron por primera vez en Montreal y su unión duró 10 años, de 1964 y 1974, y dieciséis meses después del divorcio, se volvieron a casar en 1975, ya que no se habían olvidado, su amor era una auténtica adicción, especialmente para Burton. En esta última ocasión, sólo duraron un año.

Burton al principio se burlaba de ella haciendo comentarios de su físico, para acto seguido caer rendido ante su belleza y gran talento. De hecho, durante el apogeo de su relación de amor, la definió así:

“Tú eres probablemente la mejor actriz del mundo, lo que junto a tu extraordinaria belleza te hace única.” 

Liz, embrujada por el erotismo del actor, declararía más tarde:

“Imagínate tener al oído la voz de Richard Burton mientras haces el amor. Borraba todas las preocupaciones y las penas. Lo demás se esfumaba”.

A pesar de todo, no se entendían, pero el fruto de esos desencuentros despuntaba en un auténtico volcán de sentimientos, vivieron un amor muy pasional. Sus fuertes caracteres chocaban con asiduidad, el alcohol, las peleas o algunas enfermedades que padecía Liz les alejaba. Se aferraban a un amor que no tenía razón de ser ya que en lugar de felicidad, les provocaba tristeza y aun así su amor dejó una huella indeleble que los marcó a ambos.

Imagen - El beso 2 de Liz Taylor & Richard Burton para Alcanda Matchmaking Blog

El actor galés murió el 5 de Agosto de 1984 en Suiza, a los 58 años a causa de una hemorragia cerebral, La Taylor falleció mucho después (el 23 de Marzo de 2011 a los 79 años de edad), pero durante su existencia siempre manifestó su deseo de ser enterrada al lado de su querido Burton en Suiza.

Se esfumaba así una pareja idílica para la prensa del corazón y para una meca del cine, satisfecha no sólo por su impronta en la gran pantalla, sino por sus constantes peleas, borracheras y carencias, que humanizaban a las dos figuras más grandes en su época. Podría considerarse un amor adictivo donde se mezclaban y confundían sentimientos llegando a ser obsesivo. Seguramente los encuentros sexuales estaban marcados de magia, romanticismo, erotismo y sensualidad convirtiendo el sexo en un arma de doble filo. Los intentos por retener y/o cambiar al otro no dejaban  de ser una forma de amor tóxico. Por este motivo, la respuesta que obtenían era el desprecio, el maltrato, la depresión o un mayor alejamiento emocional. Todo esto les llevaba a reforzar sus intentos dando más “amor”, aumentando  la concentración en la conducta del otro, dependiendo cada vez más en lo afectivo.

Bebieron, gastaron sin conocimiento en joyas y lujos, y supieron adaptarse a la espiral de la publicidad, sobre todo Liz. Poco antes de fallecer,  Burton pensó en ella. Nunca dejó de sentir amor por Taylor y hasta en sus últimos días pidió volver con ella.

“En el fondo nunca nos hemos separado. Y supongo que nunca lo haremos.”

le comentó Burton a su hermano cuando su intensa vida se apagaba. Dos días antes le había mandado su última carta de amor. Ella confesaría:

“El día que murió, yo aún estaba locamente enamorada de él. Richard era magnífico en todo el sentido de la palabra. Y en todo lo que hacía. Desde los primeros momentos en Roma estuvimos siempre loca y poderosamente enamorados. Tuvimos tiempo, pero no el suficiente.”

La verdadera historia de amor de Elizabeth Taylor y Richard Burton se recoge en el libro “El amor y la furia” de Sam Kashner y Nancy Shoenberger, que incluye las cartas que Richard Burton, que era un hombre cultivado, amaba la poesía y escribía diarios con el deseo de componer una novela autobiográfica, enviaba al amor de su vida Liz.

Para Burton ella “era una diosa del sexo”. Hicieron muchas películas juntos: “Cleopatra” (1963), “¿Quién teme a Virginia Woolf?” (1966) que Mike Nichols adaptaba la obra de teatro de Edward Albee, que cuenta la desgarradora e incisiva radiografía de un matrimonio en crisis, que también es un certero retrato de la destrucción que genera una adicción tan monstruosa como el alcohol, película que refleja muchos momentos de la vida de la pareja Taylor-Burton. Otras películas en las que trabajaron juntos fueron: “Castillos en la arena” (1965), “Los comediantes” (1967), “La mujer indomable” (1967), etc.

El amor de la Taylor y Richard Burton es, probablemente, el más ruidoso, turbulento, autodestructivo y delirante de la historia de Hollywood. Pero no dejaron de amarse hasta la muerte, y aunque de forma involuntaria y después de 27 largos años, pareciera que, de alguna manera, su designio se cumplió cuando él le dijo a ella:

“Si me dejas tendré que matarme. No hay vida sin ti.”

——————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes  y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

 

Compartir:
Leer más →

David Bowie e Imán: un amor reservado

David Bowie e Imán para Alcanda Matchmaking Blog

David Bowie siempre ejerció de excesivo y andrógino e incluso llegó a declararse gay, aunque más tarde se retractó. Sólo estuvo casado dos veces y su primer matrimonio con Ángela Barnett estuvo lleno de infidelidades consentidas por ambas partes. Incluso se llegó a decir que Bowie mantuvo relaciones con Elizabeth Taylor y Susan Sarandon. Cuanto más escandalosas fueran sus declaraciones, más discos vendía, sin embargo, “David Bowie era una persona y David Jones era otra” según unas declaraciones que realizó más tarde Imán a su amiga Naomi Campbell.

David Robert Jones nació en un barrio de Londres, Brixton, en 1947. Desde pequeño ya se mostraba como un niño rebelde e inquieto y con una enorme capacidad para tocar instrumentos y una gran imaginación artística. De joven recibió clases de arte, diseño y música y pronto se introdujo en el jazz moderno para después ir fusionando otros estilos impulsándolo así hacia una fulminante carrera artística que le daría fama mundial.

Iman Mohamed Abdulmajid, más conocida por Iman, es de origen somalí. Nació en Mogadiscio en 1955 hija de un exembajador somalí en Arabia Saudita. Ejercició como modelo en las décadas de los 80 y 90. Llamó la atención por ser una de las primeras supermodelos africanas.

La historia de amor entre David, súper estrella de rock,  e Imán, leyenda viviente del mundo de la moda, comenzó  en una velada en 1990 que organizó,  en su propia  casa, un amigo en común. Bowie afirmó: «Estaba pensando en el nombre de nuestros futuros hijos la misma noche en que nos conocimos […] fue absolutamente inmediato». Sin embargo Imán era reacia a salir con una estrella del rock, para ella no era nada sensato aunque en la época era casi el estereotipo de pareja. David estuvo cortejándola durante dos años con viajes románticos, bonitos regalos y un comportamiento que nada tenía que ver con su vida pública anterior. Ella cambió de opinión.. A ella le gustaba su ironía y su creatividad mental.

La belleza somalí y el músico se casaron en 1992, en Toscana, él con frac y ella con un elegante vestido sin espalda.

La pareja estableció su vida glamurosa y de alto nivel social  en Nueva York pero,  en la más absoluta privacidad alejados de los medios y de cualquier escándalo. Él dedicado a la música y ella a su negocio de belleza. Las apariciones públicas en pareja eran para fines benéficos, entrega de premios y poco más.

Fotos David Bowie e Imán para Alcanda Matchmaking BlogCon ocasión del nacimiento de su hija  Alexandria Zahra Jones en el 2000, Bowie hizo unas declaraciones a la revista Hello sobre el secreto de su felicidad en su matrimonio alegando que cuando conoció a Imán, era lo que había deseado toda su vida y que lo deseaba con tanta fuerza que no permitiría que se le escapara jamás. Por otro lado, Imán lo achacaba al respeto mutuo y que David supo separar la familia del negocio. Pocos matrimonios de famosos han sabido llevar la relación tan duradera, leal y de felicidad como ellos.

Su privacidad era tal que pocos sabían de la enfermedad de David y muchos no se enteraron que fue debido al cáncer de hígado  hasta después de su muerte. Dos días antes de esta, Imán ayudó a celebrar su cumpleaños número 69 y al  lanzamiento de su nuevo álbum, Blackstar, mediante varias publicaciones y republicaciones de fotografías de su esposo.

El 10 de enero de 2016 se apagó una estrella. Imán actualmente vive con su hija, Lexi, de 15 años entre Manhattan y Londres.

¡Feliz Domingo de Abril, aunque no estemos en Sevilla!

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

Amor interracial

Bruce Lee y Linda Cadwell para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

Hombre asiático enamora a mujer blanca…

Bruce Lee nació en San Francisco(E.E.U.U), el día 27 de noviembre de 1940, pues su padre Lee Hoi-chuen, estaba de gira con una obra de la ópera china cantonesa en el continente americano. Tenía ascendencia alemana por parte materna por lo que no era 100% chino. El nombre de Bruce se lo debía  a una enfermera ya que su padre estaba de viaje.  Con nombre americano, tendría menos problemas a la hora de adquirir la nacionalidad americana, la única que tuvo en su vida.

Sus orígenes en la industria del cine lo sitúan como actor infantil en Hong Kong. Con el nombre de Lee Yeun Kam participó en varios melodramas y comedias. Trasladado de nuevo a su tierra de origen, los Estados Unidos, Lee desempeñó diversos oficios, pero sin desatender su formación como luchador sumado a sus estudios de filosofía en la Universidad de Washington.

Bruce Lee estaba en contra de cualquier forma de racismo. Él creía en la igualdad racial y luchó por ello. Enseñó Kung Fu a los que la comunidad china en América creía  enemigos. Tenía un estudiante negro, un filipino y un blanco. Luego se casó con su esposa estadounidense desafiando así a todos los tipos de racismo, fue una de las mejores cosas que hizo.

Linda C. Emery nació en Everett, Washington en marzo de 1945. Su familia era Bautista de  ascendencia medio inglesa y medió sueca, su padre falleció cuando ella tenía sólo 5 años de edad y era la menor de dos hermanas.

Ella y Bruce se conocieron por mediación de una amiga, Sue Ann, Linda le preguntaba a Sue continuamente por su instructor de Artes Marciales y Sue acabó por proponerle que la acompañase a uno de los entrenamientos, con el tiempo Linda terminó por interesarse de lleno por las Artes Marciales y una cosa llevó a la otra

El 25 de Octubre de 1963 tuvieron su 1º cita, los padres de ella no estuvieron nunca de acuerdo con la relación y al principio muchas veces tuvieron que verse a escondidas, Bruce la llevó aquella vez en su Ford negro del 57 de 1 año de antigüedad. Según Linda cuando vio a Bruce con la ropa que llevaba puesta aquel día le recordó por completo a su ídolo.

La pareja se las vio en grandes apuros para que la familia de la chica aceptase la relación sin embargo,  el padre de Lee no pudo opinar sobre ello porque poco después de conocerse la pareja, el falleció.

Seattle no  ofrecía  a Bruce las posibilidades que le podría ofrecer California y decidió trasladarse allí. Ello significaba que tendría que pedir a Linda que se casase con él, o que lo olvidara para siempre. Linda aceptó. A las 2 y media de la tarde del 17 de Agosto de 1964 la pareja contrajo matrimonio en la Iglesia Congregacional de Seattle. Ese mismo día partieron hacia Oakland.

Bruce y Linda consiguieron un local cuyo alquiler no era muy excesivo, para abrir su Kwoon, y se dispusieron a arreglarlo para comenzar cuanto antes con la escuela. Mientras,  se instalaron en la casa de James Lee y su esposa, familia  de Bruce.  No tardaron en llegar los primeros alumnos a la primera escuela de los Lee. A pesar de los apuros económicos,  la pareja vivió grandes momentos de ilusión y felicidad con un montón de proyectos por cumplir.

“El amor es como una amistad ardiente. En principio es solo una llama, linda, quizás ardiente y feroz, pero aun así se trata solo  de una luz parpadeante. Cuando el amor crece nuestros corazones maduran y nuestro amor se transforma en brasas inextinguibles que queman profundamente”

En febrero de 1965 Linda tuvo a su primer hijo, Brandon, y seis días más tarde Li Hoi Chuen  murió en Hong Kong. Bruce marchó inmediatamente para asistir al funeral y a su regreso a Oakland recibió una llamada de Ed Parker para que hiciera una prueba en Hollywood. A partir de ahí, recibió un montón de ofertas de trabajo para participar en series, bien como co-protagonista  o como colaborador asesorando en artes marciales.

La familia tuvo que trasladarse a Los Ángeles  y Bruce alternaba sus clases de artes marciales (por entonces contaba con tres escuelas en Seattle, Oakland y Los Angeles) y el cine. Como buen bailarín y excelente boxeador, solo podía entrenar a dos o tres como máximo si quería que el alumno le respondiera arriba, en el cuadrilátero. Fue por ello que rechazó la oferta de fundar una cadena de gimnasios con el nombre de Kato.

Linda, fue el apoyo incondicional de su marido en todos los proyectos que él emprendía. Confiaba plenamente en él y él en ella.

En 1969 el matrimonio tuvo una niña llamada Shannon Emery y en 1971, estando de visita en Hong Kong, el productor Raymond Chow, de la Golden Harvest ofreció a Bruce la participación en uno de sus proyectos cinematográficos.

En ese momento la pareja decide ir a vivir a Hong Kong, y  cerrar las escuelas de las tres ciudades. La primera película que realizó Bruce en esta etapa en Hong Kong se llamó The Big Boss (Kung Fu a muerte en Bangkok o El Gran Jefe) y fue de inmediato un tremendo éxito en el país acopiando beneficios de millones de dólares. Bruce Lee se ganó la cúspide de la popularidad china quien le consideraba un héroe nacional.

El 20 de julio de 1973, Bruce Lee murió en extrañas circunstancias que hoy en día atribuyen a un aneurisma. Lee tenía casi 33 años y los médicos aseguraron que su cuerpo no representaba más de 18-20 años biológicos. Fue enterrado en Lake View en Capitol Hill, Seattle, EE. UU.

Linda Lee Cadwell siguió  promoviendo el arte marcial Jeet Kune Do (uniendo las técnicas más efectivas de una gran multitud de modalidades de combate y defensa personal: boxeo tailandés, Wing Chun, Jiu Jitsu, boxeo, kárate, etc) que creó su marido. Se retiró en 2001, y su hija Shannon (que ahora está a cargo de la finca de la familia Lee),   Preside la Fundación Bruce Lee, una organización sin fines de lucro dedicada a la enseñanza de la filosofía de Bruce Lee en artes marciales y sus escritos sobre filosofía.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre: una relación fuera de lo común

Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre para Alcanda Matchmaking Blog

A Simone y Jean-Paul les unía su común interés por la filosofía, los problemas sociales y la libertad: Se admiraban recíprocamente, ambos fueron los dos estudiantes más brillantes de su promoción universitaria. A ella le fascinaba la originalidad del pensamiento de él y lo aceptaba como era. Sartre la admiraba por el talento, por su belleza y capacidad de trabajo, por su laboriosidad se refería a ella como “el castor”.

Simone de Beauvoir nació en París un 9 de enero de 1908 en el seno de una familia acomodada. Tras la Primera Guerra Mundial, la economía familiar se vio afectada repercutiendo en las relaciones entre sus padres que se fueron deteriorando poco a poco, marcando así las ideas políticas feministas de Simone.

Fue una magnífica estudiante y con tan sólo 15 años de edad tenía claro que quería dedicar su vida a escribir. Fue escritora, profesora y filósofa. Escribió novelas, ensayos, biografías y monográficos sobre temas políticos, sociales y filosóficos. Su pensamiento se enmarca dentro del existencialismo y algunas obras, como El segundo sexo, se consideran elementos fundacionales del feminismo. Obtuvo los premios Goncourt y el Premio Austríaco de Literatura Europea.

Jean-Paul Charles Aymard Sartre nació en París un 21 de junio de 1905 y conocido comúnmente como Jean-Paul Sartre. Fue huérfano de padre, criado por su madre y abuelo quien le introdujo en el mundo de las matemáticas y literatura clásica. Estudió en París en la “elitista” École Normale Supérieure, graduándose en 1929 con un Doctorado en Filosofía. Fue durante sus estudios cuando conoció a Simone de Beauvoir y a Raymond Aron. Sartre y de Beauvoir se volvieron compañeros inseparables durante el resto de sus vidas.

Sartre fue un filósofo, escritor, novelista, dramaturgo, activista político, biógrafo y crítico literario francés, exponente del existencialismo y del marxismo humanista. Fue el décimo escritor francés seleccionado como Premio Nobel de Literatura, en 1964, pero lo rechazó explicando en una carta a la Academia Sueca que él tenía por regla declinar todo reconocimiento o distinción y que los lazos entre el hombre y la cultura debían desarrollarse directamente, sin pasar por las instituciones.

Ambos decidieron unir sus vidas, pero en un amor libre porque ni Simone ni Sartre aceptaban el matrimonio. “Sartre —asegura Simone— no tenía la vocación de la monogamia; le gustaba estar en compañía de las mujeres, a las que encontraba menos cómicas que los hombres; no comprendía, a los veintitrés años, el renunciar para siempre a su seductora diversidad.” De todos modos ella lo amaba y lo aceptaba como era. El propuso la fórmula de su relación: “Entre nosotros se trata de un amor necesario, pero conviene que también conozcamos amores contingentes.” Ambos cumplieron este pacto filosófico: él tuvo muchos amores contingentes y ella, no tantos. Sartre declaró que su relación con Simone era la “única necesaria”, mientras que todas las demás relaciones eran “contingentes”, Por su parte, Simone de Beauvoir escribió que “todo el tiempo que pasaba separada de Sartre le parecía tiempo perdido”.

Incluso llegaron a firmar un contrato por dos años, en el que acuerdan que vivirían juntos durante ese período lo más íntimamente que ambos pudieran soportar. Después se separarían para reemprender, durante un tiempo “más o menos” largo, una vida “más o menos” en común. Además se comprometían a contarse absolutamente todo.

Beauvoir, incluyó en sus relaciones amorosas a algunas de sus alumnas, como Bianca Bienenfeld, a quien conoció cuando ésta tenía 16 años y que también estuvo con Sartre, a Nathalie Sorokin, hija de una señora divorciada que armó un escándalo con la policía, y a Silvie Le Bon, a la que declaró su heredera. Y llama la atención la larga relación de Sartre con las dos hermanas Kosakiewicz, de origen ruso, primero con Olga y luego con Wanda. Se cuenta que siempre las mantuvo, lo cierto es que Sartre les conseguía papeles en sus obras de teatro.

Durante toda su existencia, Sartre mantuvo romances con mujeres cada vez más jóvenes. Beauvoir lo admitía como una incapacidad para aceptar la edad adulta. Mientras, ella mantenía esporádicas relaciones con otros hombres y otras mujeres, algunas de las cuales eran a la vez amantes de Sartre.

En 1980 Sartre muere a causa de un edema pulmonar. “Su muerte nos separa. Mi muerte nos volverá a reunir. Mejor así: ya es hermoso que nuestras vidas hayan encajado durante tanto tiempo”, dijo Simone. Al poco tiempo, Beauvoir enfermó seriamente de neumonía y murió en 1986 a los 78 años de edad. Ambos están enterrados en una tumba común en el cementerio de Montparnasse.

En la década de los cincuenta, la pareja adoptó la costumbre de pasar los meses de septiembre y octubre en Roma.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

Grace Kelly + Rainiero de Mónaco

Grace Kelly + Rainiero para Alcanda Matchmaking Blog

¿Un cuento de hadas hecho realidad?

Las mujeres de nuestra generación siempre soñaron con enamorar a un príncipe. Estábamos influenciadas por las películas,  donde las protagonistas acababan sus días felizmente en brazos de algún príncipe azul. Pero ésta es una historia de amor “muy real” en donde una plebeya de buena familia termina casándose con un príncipe muy deseado.

Grace Patricia Kelly nació en la ciudad de Filadelfia el 12 de noviembre de 1929 en el seno de una familia acomodada de origen irlandés. A pesar de que su familia se opuso a que ella fuera actriz, Grace quiso realizar el sueño que tenía desde niña. Se trasladó a Nueva York donde trabajó como modelo y estudió interpretación y en 1951 consiguió su primer papel secundario en la película “Catorce  horas”.

Su elegancia y belleza llamaron poderosamente la atención de Hollywood ofreciéndole papeles en películas como “Solo ante el peligro”, “Mogambo”, “Crimen perfecto”, “La ventana indiscreta” y “Atrapa a un ladrón”, esta última se rodó en el Principado de Mónaco donde conoció al que  sería su futuro marido, el príncipe Rainiero.

En 1954, a los 25 años, ganó un Oscar a la mejor actriz principal con la película “La angustia de vivir”. Para entonces, Rainiero ya había conquistado a la bella actriz.

Su última película fue “Alta sociedad”. Después se trasladó a Mónaco para casarse con Rainiero dejando así su carrera como actriz.  Su matrimonio fue considerado como “La Boda del Siglo”.

Rainiero Luís Enrique Majencio Beltrán Grimaldi nació el 31 de mayo de 1923 en el seno de la familia Grimaldi. Su infancia fue infeliz y sombría ya que él junto con su hermana fue criado por una niñera y confinados en una habitación de juegos.

Recibió la sucesión al trono y fue coronado en 1949, con tan sólo 26 años, gracias a la renuncia de su madre la princesa Carlota de Mónaco.

Se educó en Inglaterra y Suecia  y cursó Ciencias Políticas en París. Se alistó en el ejército francés como teniente participando en la Segunda Guerra Mundial siendo condecorado con la Cruz de Guerra con Estrella de Bronce. En abril de 1949 el gobierno francés lo ascendió a capitán y, en diciembre de 1954, le conceden el grado de coronel.

Grace y Rainiero contrajeron matrimonio civil el 16 de abril de 1956 en el Palacio de Mónaco y tres días después tenía lugar la boda religiosa en la Catedral de Mónaco.

La figura y el estilo de Grace dio  un impulso al Principado el cual creció económicamente gracias al turismo de lujo.

El matrimonio tuvo tres hijos la princesa Carolina, el príncipe Alberto y la princesa Estefanía.

Los años que siguieron a la boda fueron de continua felicidad “pública” para los dos, hasta la adolescencia de sus hijos que fueron para los príncipes un quebradero de cabeza.

El 13 de septiembre de 1982 muere Grace en  un accidente de coche en la misma carretera donde años atrás rodó “Atrapa a un ladrón”. Llevaba a su hija Estefanía como acompañante la cual salió ilesa.  Tenía 53 años.

La muerte de Grace fue un duro golpe para Rainiero del que nunca se recuperaría dejando las finanzas regentes a su hijo Alberto y las de representatividad a su hija Carolina.

Aparentemente su amor fue un cuento de hadas en los años 50. Un amor apasionado con mucho glamour.  Sin embargo, una biografía no autorizada “La verdadera Grace. La vida de una princesa americana” (Wendy Leigh, 2008) y publicada en Gran Bretaña, echa por tierra el idílico amor que se tenían Grace y Rainiero y es que 
los cuentos de hadas no existen. Ni siquiera en el caso de Grace Kelly ya que la vida de la princesa siempre estuvo llena de sombras.

La historia de amor que  convertiría a Grace en princesa al precio de abandonar el cine, fue idea de un Onasis, que sugirió a su socio Rainiero casarse con una estrella de Hollywood para que las miradas del mundo se fijarán en las 150 hectáreas  de tierra de piratas a 15 km de Niza.

A los 3 meses de la boda, Rainiero comprobó que una vez que empieza el viaje conyugal sabe pronto que no conduce a ningún sitio y que lo que parecía un mar infinito era sólo un estanque cerrado. De manera que volvió a encontrar la dulzura de vivir en los brazos de amantes. Grace Kelly, la princesa de cuento de hadas del mundo entero, la deseada por millones de hombres, la amada  por los más apuestos no era bastante para su marido. Para pagar a Rainiero  con la misma moneda Brando,  Sinatra, Gary Cooper, David Niven e incluso el mismísimo Kennedy engrosaron, entre otros muchos, su apuesta legión de amantes.  Sinatra le duró años,  David Niven, toda la vida. No fue ningún secreto para muchos y, desde luego, no lo fue para Hitchcock, que acuñó un diagnóstico ambiguo en su película diciendo:

“Era una verdadera dama que se transformaba en prostituta en el dormitorio”.

Al final, y contestando a la pregunta inicial, no hay cuento de hadas y tampoco es oro todo lo que reluce. Cada uno sueña su vida pero al final, cuanto más alto apuestas, más alto precio acabas pagando. Todos sabemos que no hay que hacer caso de la imagen pública que quieran darnos de los personajes públicos (y valga la redundancia) porque al final, todos somos personas y, detrás de esa apariencia sofisticada y lejana, con cierto punto de frialdad, nuestra querida Grace parecía esconder la voracidad sexual y la pasión de la que siempre hablaban los hombres que pasaron por su vida.  
Hasta el mismísimo actor Gary Cooper, quien la conoció bien en esa época pasando a engrosar su larga lista de amantes, hablando de ella y de la aventura que mantuvieron durante el rodaje de “Solo ante el peligro”
 comentó:

“Parece fría como un témpano, pero le bajas las bragas y se convierte en un volcán en erupción.”

Pero, aunque no haya cuento de hadas, no os voy a dejar con las descarnadas palabras de Cooper, sino que prefiero que, al pensar en Grace Kelly, recordemos  el elogio que James Stewart le profirió:

“Sabe, sólo amo a Grace Kelly. No porque ella fuera una princesa, ni porque fuera una actriz, ni porque fuera mi amiga, sino porque era la señora más agradable con la que estuve jamás. Grace traía a mi vida una luz suave, cálida, cada vez que la veía, y todas las veces que la vi fueron unas vacaciones en sí mismas. Sin duda, la echaré de menos, la echaremos de menos todos. Dios te bendiga, princesa Grace.”

—————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →

John Lennon + Yoko Ono

Foto John Lennon y Yoko Ono para Alcanda Matchmaking Blog

“Entre las sábanas por la paz”

John y Yoko es una de esas parejas que quedarán para la historia. Su matrimonio habrá agradado a unos y habrá sido detestado por otros, sobre todo para aquellos que creen que ella se encargó de separar a los Beatles, pero John Lennon y Yoko Ono sentían una gran pasión el uno por el otro digna de ser recordada.

“Es mi diosa del amor, ella llena mi vida”, comentó alguna vez el legendario Lennon.

John Winston  Lennon nació en   Liverpool, Reino Unido, el 9 de octubre de 1940. Fue un músico multi-instrumentista y compositor que saltó a la fama como uno de los miembros fundadores de The Beatles. Junto con Paul McCartney, formó una de las parejas de compositores más exitosos del siglo XX.

Demostró un carácter rebelde y un ingenio mordaz en la música, el cine, la literatura y el dibujo, así como en sus declaraciones en conferencias de prensa y entrevistas. Además, la polémica le persiguió debido a su constante activismo por la paz, junto con su esposa Yōko Ono.

Sus canciones fueron adoptadas como himnos por el movimiento contra la guerra. Después de su autoimpuesto retiro de la industria musical en 1975 para dedicar tiempo a su familia, Lennon volvió en 1980 con Double Fantasy. Fue asesinado tres semanas después de ese lanzamiento.

Yoko Ono nació en  Tokio, Japón, el 18 de febrero de 1933.  Pertenece a la aristocracia japonesa y formó parte del movimiento vanguardista de la década de los 60. Era integrante del grupo Fluxus. Adepta del arte conceptual.  Es una artista japonesa, conocida por ser la segunda esposa de John Lennon, quien le dedicó parte de su trabajo. Ambos se casaron en Gibraltar el 20 de marzo de 1969.

Yoko Ono ejerció una gran influencia personal y profesional sobre John Lennon. La artista japonesa se hizo notar desde los primeros momentos de la relación. Muchos dicen que Yoko es responsable de la separación de los Beatles, mito desmentido por Paul McCartney, ya que dice que sin ella John no habría podido escribir grandes canciones como “Imagine” y muchas que se incluyen en el álbum “Definitive Lennon”.

Por supuesto que John y Yoko no se conocerían de la forma “tradicional”, presentados por amigos, en un bar o en el trabajo. Fue en 1966, en Londres, cuando John visitó la exposición de una artista avant-garde que venía de Estados Unidos, Yoko Ono. Lo que más atrajo a John de la galería fue una escalera que llevaba a un canalejo y al mirar por él, lo que decía era la palabra “Yes”. El ver ese letrero inspiró a John Lennon a seguir caminando por la galería, donde encontró a Yoko.

Frente a un letrero en la pared que decía “Clava un clavo”, él le preguntó si podía clavar uno. Yoko se negó, pues su exhibición no abría hasta el día siguiente. Sin embargo, le aconsejaron aceptar pues el Beatle era millonario y podría comprar su obra. Le dijo “Puedes hacerlo si me das cinco monedas”, a lo que John contestó “Te doy cinco monedas imaginarias si me dejas clavar un clavo imaginario”. La pareja aseguró que fue entonces cuando ocurrió el flechazo.

El 25 de marzo de 1969, después de su boda en Gibraltar, John y Yoko viajaron a Ámsterdam como parte de su luna de miel. Coincidiendo con la guerra de Vietnam  y Nixon había mandado tropas a Laos y Camboya. La pareja anunció que su luna de miel sería dedicada a la paz, y que la manera en que lo lograrían sería… quedándose en cama.

En la habitación nº 402 del hotel Hilton de Ámsterdam pegaron letreros que decían “Bed Peace” y “Hair Peace” y la prensa estuvo invitada a este encierro voluntario que duró siete días. Si los medios esperaban ver a la pareja desnuda, como posaron en su álbum conjunto `Two Virgins´, estaban equivocados. Ono y Lennon los recibieron en sus pijamas blancos, abrazados y relajados.

La gente debería de dejar de pelear y mejor quedarse en cama”, sugirió Yoko. “Estamos mandando un mensaje al mundo, especialmente a la juventud que quiere protestar sin violencia. Hicimos el evento de la cama en Ámsterdam para demostrar que se puede protestar sin violencia”.

En mayo, planearon hacer lo mismo en Nueva York, pero ya que John había tenido problemas de posesión de drogas, la visa les fue negada y se fueron a Montreal. Ahí fue donde escribieron el tema “Give Peace a Chance”.

El 8 de diciembre de 1980, la entonces conocida fotógrafa Annie Leibovitz consiguió una sesión de fotos para la portada de la revista Rolling Stone.

La fotógrafa quería que John posara solo, pues así se lo pidió la revista, pero John insistió en que Yoko apareciera. Entonces, Leibovitz buscó algo parecido a la portada del álbum Double Fantasy, así que John se quitó la ropa, pero Yoko quedó vestida. “Se acurrucó junto a ella y fue algo muy, muy fuerte. No podías evitar sentir que ella tenía frío y él se aferraba a ella”.

Cover Rolling Stone (Lennon y Ono)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras enseñarles la primera Polaroid, ambos quedaron fascinados. Fue entonces cuando John dijo a Annie:

“Has capturado nuestra relación exactamente. Prométeme que quedará en la portada”.

Fue la última fotografía profesional que se tomaría de Lennon, pues cinco horas después sería asesinado fuera del mismo lugar de la sesión, el edificio Dakota en Nueva York, Estados Unidos un 8 de diciembre de de1980.

Fue una relación apasionada, en la que la música, el amor del uno hacia el otro, y las ideas se cruzaban como rayos de fuego. La pareja abogó por la paz, la liberación de la mujer, el medio ambiente y el amor entre los seres humanos.

Yoko, heredó de John Lennon  una fortuna de 356 millones de dólares en 1980 y actualmente podría haberse duplicado en 745 millones de dólares gracias a la gestión de los derechos de autor.

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos

 

Compartir:
Leer más →

Francisco José + Sissi emperatriz

Sissi + Francisco José para Alcanda Macthmaking Blog

Un (des)amor que marcó el final del imperio austrohúngaro

Fue la pareja de la época por la hermosura y juventud de ambos y por el amor que se tenían. En aquellos tiempos, los matrimonios eran más políticos que  sentimentales. Sin embargo,  Francisco José quedó prendado de Sissi nada más verla.

Isabel de Baviera vino al mundo en el palacio ducal de Múnich una noche buena de 1.837. El nacimiento fue recibido como un regalo. Hija de Maximiliano de Baviera y Ludorica de Wittlesbach. Su infancia transcurrió alejada de las convenciones de la  corte imperial de Múnich ya que la familia pasaba grandes temporadas en la residencia estival de Possenhofen. Dado el rango de los padres de Isabel, no tenían que ejercer ninguna función oficial  y Maximiliano prefería el campo a la ciudad así  que sus hijos se criaron en un ambiente rural con total libertad.

Francisco José I dé Austria, emperador de Austria, Rey de Hungría, Lombardia y Venecia nació el 18 de agosto de 1.830. Hijo primogénito de Francisco Carlos y Sofía de Baviera. Proclamado emperador a los 18 año de edad. Su reinado se desarrolló con  total absolutismo entre la revolución austriaca en 1.848 y la Primera Guerra Mundial en 1.914.

La archiduquesa Sofía de Baviera deseaba casar a su hijo con la hermana mayor de Isabel, Elena (Nené), pero el nuevo emperador tuvo claro que su futura esposa sería la pequeña Sissi. Ella tenía tan sólo16 años cuando se anunció el compromiso que duraría ocho meses.  Durante ese período, el novio le hizo espléndidos regalos mientras  la futura emperatriz se dedicaba a estudiar y a formarse.

Dado que Francisco José e Isabel eran primos hermanos, necesitaban de una dispensa papal para formalizar el enlace. La futura emperatriz recibiría como dote del Duque Maximiliano, y como muestra del amor paterno, la cantidad de 50 mil florines, además de un ajuar acorde a su rango y jerarquía. El emperador se comprometió a aumentar esta modesta dote con otros cien mil ducados, a los que añadió doce mil más en concepto del “lorgengabe” (regalo de la mañana), una antigua costumbre de la Casa Imperial qué consistía en indemnizar a la esposa en la mañana siguiente de su noche de bodas por la pérdida de su virginidad. Además, la emperatriz obtendría cien mil ducados destinados sólo a vestidos, adornos, limosnas y gastos menores.

La archiduquesa Sofía le hizo a Sissi varios  regalos, además se volcó en decorar con máximo lujo la vivienda destinada a los recién casados. Todo tenía que ser lo mejor y más caro.
Sissi escribió una carta a su futura suegra para darle las gracias por todas las atenciones, a ésta no le gustó el tono de familiaridad que empleó y Francisco José se lo hizo saber a su futura esposa. Aquel incidente fue el comienzo de una relación imposible entre suegra y nuera, Sofía de Baviera fue su peor enemiga en la corte.

Para Sissi, que estaba acostumbrada a las cosas sencillas, tanto formalismo, lujo y etiqueta en una corte tan estricta fue una gran pesadilla. Ella, que había dejado su vida rural sin preocupaciones, pronto tuvo problemas por el estricto protocolo de la Corte vienesa.

Con este matrimonio los austríacos confiaron que  Viena recuperaría su antiguo esplendor gracias al encanto y juventud de su nueva emperatriz, pues el año anterior, Napoleón III contrajo matrimonio con la hermosa española Eugenia de Montijo, convirtiendo París en el centro de la elegancia y buen gusto europeos.

La boda imperial tuvo lugar el 24 de abril de 1.854 siendo oficiada por el arzobispo de Viena. La magnificencia del actor dejó claro al mundo el poderío del Imperio Austríaco.

Al principio, Sissi pensó que podría escapar de la Corte una vez terminadas las celebraciones nupciales, pero estaba equivocada, había perdido su libertad. Las continuas recepciones y actos protocolarios derrumbaron a Sissi, esto hizo que la archiduquesa se lo reprochara de por vida. Ella, que estaba muy enamorada de su esposo comentó:

“Yo quiero mucho al emperador …pero ¡lástima que no sea un sastre!”

Francisco José amó  a Sissi  hasta el final de sus días pero siempre se sintió apegado a su papel de emperador conservador y absolutista. Era un trabajador infatigable que nunca abandonaba su gabinete hasta bien entrada la noche.

Austria, muy atrasada comparándola con otros países europeos, se sumió en la bancarrota amenazada por guerras y hambrunas lo que provocó un malestar que puso en peligro la unidad del Imperio. Por su educación y personalidad, Sissi podría haberse convertido en la princesa del pueblo impulsando obras sociales pero su suegra no se lo permitió.

Las continuas desavenencias entre Sissi y Sofía se acusaron más cuando la emperatriz quedó embarazada, la archiduquesa se inmiscuía en todo,  incluso puso su nombre a la primogénita del matrimonio. Fue ella la que se encargó de la educación de los hijos de la pareja.

En un viaje de los emperadores a Hungría, la  archiduquesa Sofía Federica de Habsburgo-Lorena falleció con dos años de edad debido al tifus. La súbita muerte de la pequeña sumió a Sissi en una gran depresión que marcaría el resto de su vida para siempre.

En 1.958 nació el heredero al trono imperial fue bautizado con el nombre de Rodolfo. Mientras todos a su alrededor se mostraban felices por la llegada del futuro emperador, para Sissi fue una experiencia muy dura, ella se encontraba muy débil y el parto fue muy largo y complicado. Esto, unido a las continuas ausencias del carácter político-militar de Francisco José, hizo que abandonara sus obligaciones oficiales y comenzó a llevar una vida insana durmiendo y comiendo muy poco. El único consuelo fueron las continuas cartas de amor que se intercambiaba el matrimonio.

En 1.859 la pareja sufrió su primera crisis matrimonial. Francisco José estaba harto de las continuas dispuestas entre su mujer y su autoritaria madre que provocaron un malestar en toda la corte.  Surgieron los primeros rumores de infidelidades por parte del emperador y Sissi  no supo cómo reaccionar ante esta situación. A finales de 1.860 Sissi contrajo una enfermedad que trajo de cabeza a todos los médicos. La emperatriz apenas comía y eludía todas las comidas oficiales. Su excéntrico comportamiento era debido a la enfermedad, por aquel entonces completamente desconocida, la anorexia nerviosa.

En enero de 1.869, los emperadores recibieron la triste noticia del suicidio de su hijo Rodolfo lo que llevó a Sissi casi a la locura. Repartió todas sus joyas y vestidos entre su hija Gisela y las damas de honor con quien tenía más confianza ya que considero que no los utilizaría jamás púes  iría siempre de luto. Nunca más se dejó retratar.

La desgracia volvió a la familia con la trágica muerte de Sissi. En septiembre de 1.898 en Ginebra, fue apuñalada en el corazón por un anarquista italiano cuando se disponía a coger el vapor de línea con destino a Montreaux. Francisco José, que la amaba de verdad, se sumió en una profunda  tristeza, no fue capaz de ceder a los deseos de su mujer así Isabel de Baviera, (Sissi) emperatriz de Austria, fue enterrada con los Habsburgo como una extraña y contra su voluntad.

Francisco José murió a mitad de la primera Guerra Mundial en noviembre de 1.916 y fue enterrado junto a su esposa e hijo. Su muerte y la división austrohúngara, representó el fin de una época y el comienzo de la Europa contemporánea.

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →

Dalí + Gala

Dalí y Gala para Alcanda Matchmaking Blog

Un amor excéntrico

El amor entre Salvador Dalí y Gala podría encuadrarse entre las grandes pasiones de la humanidad, basado en el arte más que en el amor. Gala no sólo enamoró al joven pintor, sino que inspiró gran parte de su obra.

Elena Ivanovna Diakonova, Gala más conocida mundialmente, nació en Kazán (Rusia) en septiembre de 1894 en una familia de intelectuales. Tenía 19 años cuando fue ingresada en un hospital en Suiza debido a  que contrajo la tuberculosis. Por aquella época, conoció a su primer marido Paul Éluard  con el que tuvo una hija, Cécile.

Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech, Dalí, nació en mayo de 1904 en Figueras (Gerona) en el seno de una familia de clase media y conservadora. El hermano mayor de Dalí había muerto de un «catarro gastroenterítico infeccioso» unos nueve meses antes. Esto marcó mucho al artista quien llegó a tener una crisis de personalidad, al creer que él era la copia de su hermano muerto.

Gala, casada con el poeta surrealista francés Paul Éluard pasó junto unos amigos las vacaciones de verano de  1929 en Cadaqués donde conoció a Dalí, su excéntrico amor. Él, inmediatamente se sintió atraído por la fuerte personalidad de ella y ella,  a su vez, sentía una cierta curiosidad por el pintor antes de llegar a Cadaqués. Pronto comenzaron a coquetear y Gala, según amigos de Dalí, cambió al pintor de un día para otro. La fascinación que el artista sintió por la que llegaría a ser su musa, se vería reflejada en casi toda su obra.

A finales de septiembre del mismo año, Gala volvió a París para reunirse con su marido, llevándose con ella varios cuadros de su amigo Salvador, este se reuniría con ella más tarde en la ciudad de la luz, ya que viajaría con motivo del estreno de la película de su amigo Luis Buñuel “EL perro andaluz”. De allí salieron ambos de vuelta a España, en lo que se denominó como “un viaje de amor”.

Gala vio en Dalí a un ser llamado para el éxito y se unió a él: lo sedujo y lo cautivó. Se casaron en 1934 en una ceremonia civil, y volverían a hacerlo por el rito católico en 1958.

El amor que ambos vivieron constituía un escándalo para la familia y el entorno de  él, puesto que a ella la consideraban desvergonzada y con malos modales. Tanto es así, que la relación que Salvador tenía con su padre se rompió llegando, este último, a excluirle de su testamento.

Dalí sintió siempre una veneración especial hacia Gala. Le atraía algo más que el físico y los ojos de la rusa. Era, como él mismo la define, “la otra parte de sí mismo”, su alma gemela, su parte femenina, su gran y único amor, aunque siempre se ha dicho que el auténtico gran amor de Dalí fue García Lorca pero su indefinición y miedo al sexo hicieron que nunca llegara a aceptar al poeta.

En 1960, Dalí acomete el encargo de ilustrar una edición de “La Divina comedia” impulsada por el gobierno italiano y contó en una entrevista como la Beatriz de Dante tuvo su equivalente en Gala. Lo que nos introduce en el tema del amor mágico que mantuvo unida a la pareja y que estuvo en el origen de buena parte del impulso creativo del pintor.

“Yo, yo, yo y siempre yo”.

 

 

Dalí se definía como un ser egoísta, su lema era simple “dar poco, recibir mucho”. En el libro “Dalí al Desnudo” escrito por Manuel del Arco a principios de la década de los 50, comenta que su ego era desmesurado. Él mismo se calificaba de “divino” y si  en algún momento el pintor olvidaba auto divinizarse, allí estaba Gala para recordárselo. A finales de los años cuarenta un periodista preguntó a Dalí quien era el mejor pintor vivo; citó primero a Picasso y luego a Giorgio de Chirico. Gala le rectificó: “Él es el primerísimo, el más grande de todos”. Dalí rectifico: “Estoy de acuerdo”.

No era menos desmesurado el amor que sentía hacia Gala. Dalí trabaja para ella, pintaba, ante todo y sobre todo, para ella y por ella. Su amor era tan exagerado y  extremista que a partir de 1929, Gala está reproducida en las  telas de  todas sus etapas.

“Toda mi pasión está en el amor que siento por Gala y no tengo sitio para más”

decía en 1977, en una entrevista para RTVE, para explicar por qué no tenía amigos.

Dalí tenía un obstáculo para vivir una unión carnal que le llevara al orgasmo; tenía horror al contacto sexual,  así los amantes experimentaron un estado incondicionado, una ruptura con la conciencia ordinaria que pudo favorecer o facilitar experiencias de trascendencia.

No había nada en las infidelidades de Gala que Dalí desconociera o que le interesara lo más mínimo; según él las infidelidades de su único  amor eran cometidas por la “Gala-persona”, no por la “Gala-ideal”.

El amor de la pareja era diferente ya que Gala se limitaba a ser la madre espiritual del pintor, la  musa, la administradora de su talento, deseaba vivir a la sombra de un genio, sabiendo que buena parte de su genialidad se la debía a ella. Ambos, se compenetraron hasta que el encanto se deshizo.

Después de medio siglo, Gala y Dalí permanecieron juntos, ella jamás le había sido fiel del todo, pero nunca terminó por abandonarlo completamente en beneficio de cualquiera de sus amantes. Sorprendentemente, lo que primero se deterioró de su amor no fue tanto su físico, sino sus relaciones viviendo situaciones difícilmente digeribles y terminando en  varias ocasiones con agresiones físicas.

Es significativo que estallaran los problemas de convivencia en los últimos años de matrimonio. A esas alturas ninguno de los dos debía llamarse a engaño: se conocían lo suficiente como para saber cuáles eran sus méritos y  sus carencias y en qué se basaba su extraño amor.

La salud de Gala se fue quebrantando hasta que falleció durante la noche el 26 de mayo de 1982.  Su muerte sumió a Dalí en una profunda depresión: se encerró en el castillo hasta que, en 1984, un incendio le provocó graves heridas y le obligó a cambiar su residencia, a partir de entonces en la Torre Galatea del museo de Figueras. Ingresó con síntomas severos de desnutrición. Porque sin Gala, sin su musa, sin su amor, Dalí se abandonó, no quería ni comer ni beber. Los pocos cuadros que salieron de sus pinceles tras la desaparición de Gala, eran fundamentalmente obras desgarradas.

El 23 de enero de 1989, oyendo su disco favorito —Tristán e Isolda, de Richard Wagner— Salvador Dalí murió a causa de una parada cardiorrespiratoria en Figueras, con 84 años. En su testamento, el controvertido artista legaba gran parte de su patrimonio al Estado español, provocando de ese modo, incluso después de su muerte,  nuevas y enconadas polémicas.

Dalí inmortalizó a Gala en muchas de sus obras de arte y, de una manera poco usual, la amó profundamente. Gala, también a su manera, sintió el mismo amor por él. Quizás resulte difícil comprender el tipo de amos que ambos vivieron pero, sin duda alguna, su largo romance ha pasado a la historia como el de dos almas gemelas que más que amor carnal, se profesaban un amor ideal.

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes  y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

Compartir:
Leer más →