Blog - Quiero enamorarme

A más edad, mejor sexo…

a-mas-edad-mejor-sexo

Habéis leído correctamente: he dicho MEJOR sexo, que no MÁS sexo. Una de las tantas mentiras con las que nos ceban, es que la calidad no está reñida con la cantidad pero Calidad es precisamente lo contrario de Cantidad.

Por más estrellas Michelin que tenga un Chef, si tiene que alimentar 80 comensales, no puede ofrecerles la misma calidad que si prepara una cena para 4 amigos. Y no me estoy refiriendo a la calidad de los alimentos sin preparar, obviamente, sino  al resultado final, pues desde un punto de vista Pránico  (energético) es del todo imposible insuflarles la misma entrega, pasión y dedicación. Ese Prana, es el que  marca la diferencia, lo que hace que una plato sepa a gloria o esté exquisito… sin más.

Doy este ejemplo de un Chef, porque tanto el Sexo como el Gusto son facetas regidas  por el mismo Çakra (los Çakras son ruedas energéticas, antenas que atraen energías  precisas): el segundo Çakra, Swadhistana. Pero no es mi intención hablaros de Çakras en este post sino de sexo, de por qué menos sexo equivale por lo general a sexo con mayor conciencia. Esa es la palabra clave: conciencia.

Existen 3 formas de abordar la sexualidad: la primera con vistas a la reproducción, pura y meramente animal (lo digo sin el menor sentido peyorativo, de hecho adoro los animales); la segunda por placer y exaltación de los sentidos;  y la tercera el Sexo como manera de auto conocimiento a la vez que método de evolución  y de exploración nuestros límites, los de nuestra pareja y los de la realidad que nos rodea, insospechadas, pero va infinitamente más allá.

Una advertencia: como buena Yogini, solo hablo de lo que he experimentado en mi cuerpo y en mi alma. Luego, hablo desde la perspectiva femenina, desde un cuerpo de mujer con una psicología de mujer.

Vivimos en un mundo de polaridad (noche/día, frio/calor, alto/bajo, vida/muerte etc.) no importa lo más mínimo que nos guste o no. Sencillamente es así. Algunas constataciones  son válidas para hombres como para mujeres, como cuando hablo de estas 3 vertientes del sexo, pero la gran mayoría de mis comentarios se aplican exclusivamente a la morfología y emociones femeninas.

Y no se ven las cosas igual desde una perspectiva masculina o femenina. No hay ni mejor ni peor, sencillamente son distintos. Uno de los mas crasos errores que se puedan cometer es pensar que mujeres y hombres somos iguales. No lo somos y nunca  lo seremos.  De ahí esa maravillosa atracción hacia lo opuesto, lo misterioso, lo desconocido… esa polaridad.

Cuando nos transformamos en “iguales”  surgen esas parejitas de “hermanitos “ que abundan en la actualidad, en las cuales ya apenas se practica el sexo, apenas existe el escalofrió que debería preceder todo intercambio sexual. Son parejas de “iguales”, se apoyan, se ayudan, comparten hipoteca, hijos y trabajos glamurosos, son todo lo que queráis, todo menos un hombre y una mujer entregándose a la danza sagrada del sexo.

Cada relación sexual implica energías potentísimas, la parte física es solo la punta del iceberg. Los Yogis creemos que existen 5 cuerpos, el físico es solo el primero de ellos, el más aparente y obvio. Cada relación sexual deja su huella y es percibida en cada uno de nuestros  cuerpos. Hasta nuestra sacrosanta ciencia lo está reconociendo, pues en un reciente estudio se ha demostrado que las mujeres conservaban en la vagina partículas de ADN de los hombres con quien habían tenido relaciones sexuales.

Pero esto, una vez más, es solo lo que vemos y comprobamos físicamente, la realidad, es que hay mucho, muchísimo más.

Toda relación sexual debería estar presidida por la toma de conciencia de que lo que está punto de ocurrir. Es el equivalente de una bomba atómica en nuestras almas, que nos va a sacudir hasta la médula, cambiarnos para siempre, acercarnos un milímetro más a la fuente sagrada de la vida y a nosotros mismos. Por ello precisamente, cuando se sana alguna herida sexual se sanan otras mil facetas de nuestra vida, porque hemos actuado en la raíz, desde donde parte la energía denominada Kundalini.

Es una de las facetas que se trabaja muy seriamente en el Tantra, que no se limita solo al sexo como muchas personas equivocadamente piensan, pero desde luego tampoco lo ignora como hacen la mayoría de las demás Vías Espirituales.

Y esa toma de conciencia, de cuan preciosa y único es cada intercambio sexual, solo suele darse tras muchos errores, es decir, con el paso de los años. En nuestra sociedad, se fomenta el sexo a destajo, todo el que se pueda, da igual malo o bueno, apenas se distingue entre uno y otro. Hemos pasado de la prohibición absoluta a la banalización máxima, como si acostarse con alguien fuese el equivalente a tomarse una copa de vino o ir al cine.

El varón para sentirse el gran cazador cuantas mas presas sume, y la hembra para sentirse “deseada” cuanto mas revoloteo cause a su alrededor. El resultado para muchas mujeres es sexo de ese que ocurre porque se no es capaz de decir que no, o sexo del que se tiene por que esa noche te da pavor quedarte sola, porque estás tan insegura que necesitas de la mirada ajena para odiarte un poquito menos.. Podría seguir, la lista es larga, en resumen, sexo como moneda de intercambio, que no sexo para celebrar la vida y explorar nuestro potencial.

La buena noticia es que cuando dejas de cotizar en la “bolsa de la carne”, te ahorras muchos batacazos y puedes finalmente, tanto física como emocionalmente, empezar a comportarte como quien realmente eres, expresar tus necesidades sin miedo, dejar de juzgarte. En resumen, quererte y respetarte, pues es la base para que florezcan intercambios sexuales que destilan magia, física y emocional, que habíamos pisoteado con las prisas de la ignorancia juvenil.

a-mas-edad-mejor-sexo-para-alcanda-matchmaking-blog

Tiempo al tiempo. Tiempo para conocer tu propio cuerpo para empezar. ¿Cuantas mujeres jóvenes ni han visto ni han tocado su cuello del útero o punto G? ¿cuántas? muchas. ¿Cuántas mujeres jóvenes no han quedado una noche, consigo mismas, se han acicalado, y en un entorno perfectamente seguro y sensual se han deleitado en el  ritual del autoplacer surfeando sobre la ola infinita que cada centímetro cuadrado de piel encierra, sin buscar un orgasmo sino para familiarizarse con su cuerpo y rendirle pleitesía.

La realidad es que cuando irradias, lo haces desde la abundancia. O sea, cuando te conoces y sabes disfrutar de tu cuerpo, cuando el placer te lo puede aportar otra personas sin  depender exclusivamente de ello, ahí es cuando empieza el buen sexo.

Dicho esto, el Sexo no es una casilla a parte con reglas especiales. Se practica como se es. Si toda la vida has sido un holgazán, lo que va a ocurrir cuando cumplas 50 ó 60 años es que serás un holgazán viejo.

Si has aprendido de tus errores, de las noches en las que te has odiado con toda tu alma, tanto como de las que has tocado el cielo con las manos y sobre todo de cómo TODO estaba dentro de ti, entonces, por más que la carne sea más flácida y que posiblemente no puedas seguir luciendo las minifaldas que tan bien te sentaban antes, el placer será inconmensurable. No olvidemos que el placer es algo que ocurre en nuestras mentes/alma y tiene mucho menos que ver con el mundo físico que con nuestra percepción de lo que llamamos realidad.

También existen motivos físicos reales que hacen para una mujer el placer aumente con los años. Uno de ellos es porque ya no eres fértil. Obviamente desde la sociedad patriarcal, nuestra primera, principal y en muchos casos, única función sigue siendo facilitar la reproducción de la raza. Nuevamente, el sexo entendido dese un punto de vista animal, para reproducirse y perpetuar la especie. En realidad, muchas mujeres,  contrariamente a la leyenda, no tienen sentido materno y no por ello la voluntad de no-reproducirse no disminuye en lo más mínimo nuestra femineidad o voluptuosidad. Con la llegada de la menopausia, se abre una era de placer y solo placer pues desaparece hasta el  dolor de la regla aunque siga siendo algo insospechado de lo cual apenas se habla.

Este es un tema muy profundo y amplio, obviamente un post no es suficiente para abarcarlo, pero espero haberos “abierto el apetito” para que sigáis indagando por vosotras mismas.

¡Disfrutad del sexo de calidad y sed felices!

Hare Aum,

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Leer más →

¿Por qué somos infieles?

En un post anterior mencioné brevemente a Esther Perel y os dije que os hablaría de ella más adelante y, como lo prometido es deuda y yo siempre cumplo con mis promesas, hoy os voy a hablar de su última e interesante charla para TED: Repensando la infidelidad… una charla para quien haya amado alguna vez.

¿Qué queremos decir realmente con “ser infiel”? ¿Una aventura, una relación virtual, pagar por sexo, “follamigo”, “sexting”, mirar porno, un masaje con final feliz, estar activo en webs de contacto, o el simplemente hecho de desear a otra persona?

Esther comienza redefiniendo el significado de la infidelidad para romper con los mitos sobre que los hombres engañan por aburrimiento y miedo a la intimidad mientras que las mujeres lo hacen para paliar un sentimiento de soledad en busca de esa misma intimidad.

La monogamia solía significar una persona para toda la vida pero ahora significa una persona a la vez, porque está demostrado que a lo largo de nuestra vida, mantendremos al menos 3 relaciones de pareja estable.

Lo cierto es que el adulterio existe desde que se inventó el matrimonio y también el tabú sobre él. Por tanto, la cuestión es ¿cómo reconciliamos algo que está universalmente prohibido y a su vez, universalmente practicado?

A lo largo de la historia, los hombres han tenido “licencia para engañar” con muy pocas consecuencias, e incluso han sido justificados por teorías biológicas y evolutivas, mientras que el adulterio femenino aún sigue siendo castigado con sentencia de muerte en 9 países en el mundo.

Por tanto, una buena definición de infidelidad consta de tres elementos claves:

  1. una relación secreta, que es la base de la infidelidad;
  2. una conexión emocional de un tipo u otro;
  3. y una alquimia sexual siendo ésta la parte más importante porque el escalofrío erótico que solo el pensamiento de dar un beso puede resultar tan estimulante y poderoso como el acto de hacer el amor pues como dijo Marcel Proust:
“es nuestra imaginación la que es responsable del amor, no la otra persona.”

Cuando antiguamente los matrimonios estaban basados en intereses socio-económicos, el adulterio ponía en peligro la estabilidad y seguridad económica de la pareja, mientras que desde que el matrimonio está basado en el amor, el adulterio pone en peligro nuestra estabilidad emocional. Irónicamente, antes se buscaba amor en el adulterio pero ahora, que buscamos amor en el matrimonio, el adulterio lo destruye pues es una violación de confianza y puesto que hoy en día es socialmente aceptable el abandonar una relación cuando se ha roto la confianza pues, paradójicamente, mientras antes estaba mal visto divorciarse sólo porque tu pareja te había sido infiel y lo manteníamos oculto, ahora lo está permanecer en una relación, o seguir amando a alguien que te ha sido infiel, porque ahora no nos divorciamos porque somos infelices, sino que nos divorciamos para ser más felices.

Y si ahora somos libres para entrar y salir de las relaciones en busca de la felicidad y sólo permanecemos en aquellas que nos hacen sentir “más” felices, ¿por qué sigue existiendo la infidelidad? ¿qué nos empuja a serle infiel a nuestra pareja cuando aparentemente lo tenemos todo con ella?

La mayoría de las personas que, en algún momento de su vida, son infieles a sus parejas, creen firmemente en la monogamia y les han sido files durante décadas. Pero llega un día en el que, de repente, se empiezan a cuestionar su “lealtad” hacia ellas en una encrucijada entre, seguir siéndolo o “echar una cana al aire” con la esperanza de que ello no perjudique a su relación de pareja estable, entonces ¿por qué dudan ahora en hacerlo aun siendo conscientes de que pueden perder todo aquello que construyeron a lo largo de tantos años?

Las aventuras son un acto de traición pero también un acto de lujuria y de amor. En lo más profundo de una aventura, normalmente encontramos el deseo, y el anhelo, de obtener una conexión emocional, una novedad, libertad, autonomía, intensidad sexual, el deseo de volver a encontrar una parte perdida de nosotros mismos, o por un intento de recuperar la vitalidad en contrapunto a una pérdida o tragedia.

En la mayoría de los casos, las aventuras en personas de mediana edad representan la adolescencia no vivida o, mejor aún, la búsqueda en la otra persona de algo en lo que nosotros mismos nos hemos convertido. No huimos de nuestro pareja sino que intentamos reconectar con nuestros “nuevo yo”.

Pero la razón más utilizada para justificar una aventura, no importa de qué nacionalidad, edad, razón o condición hablemos, es para “sentirse vivos” otra vez, porque las aventuras normalmente van después de la perdida de alguien cercano, o de alguna tragedia vivida lo cual hace preguntarnos: ¿es esto todo? ¿voy a seguir con esta vida otros 20 años más sin sentir esa pasión que nos trae un nuevo amor? Por consiguiente, podría decirse que el mayor causante de una aventura es la búsqueda de volver a vivir, a sentir algo que pensábamos quedó atrás, en realidad es un antídoto a la muerte. Y por ende, en contra del pensamiento común, las aventuras se tienen, no tanto por un deseo sexual sino más bien por el profundo anhelo de sentirse deseado, importante, atendido, etc. y el mero hecho de saber que no tienes a esa persona, y que no podrás tenerla, nos hace seguir deseándola convirtiéndose en una espiral de deseo porque el ser humano siempre quiere lo que no tiene.

Entonces, ¿cómo nos recuperamos después de una aventura? Algunas aventuras son simplemente el colofón final de algo que ya estaba completamente muerto pero otras se convierten en el motivo para tener una nueva oportunidad porque se dan cuenta de lo importante que es contar con esa persona tan cercana, que siempre han tenido al lado, de volverla a valorar y por eso la mayoría de las parejas que van a terapia después de una aventura siguen juntas porque fueron capaces de convertir una crisis en una oportunidad de volverse a reencontrar.

Pareciera que dentro del desorden que provoca una aventura, se forma un nuevo orden en el que ambas partes empiezan a hablar en profundidad después de pasar años sin hacerlo, de exponer sus deseos y sus anhelos a todos los niveles e incluso recuperar ese deseo sexual por su pareja que perdieron hace ya mucho tiempo.

Y ahora la pregunta difícil sería ¿son entonces las aventuras recomendables para reavivar una pareja o volver a valorar lo que ya tenemos? Desde mi punto de vista, no, en absoluto porque, cuando se es infiel se cruza una línea roja – la pérdida de confianza – la cual es muy difícil de recuperar, pero también soy consciente de que cada cual es cómo es y que no todas las aventuras surgen por los mismos motivos y tienen las mismas consecuencias.

Así que yo os diría que reflexionéis sobre vuestras relaciones, sobre por qué tenéis la tentación de serle infiel a vuestra pareja (o haberlo sido) porque la respuesta, seguramente, no esté en tu pareja sino en ti mismo.

Feliz domingo de noviembre, el primero con tiempo otoñal en Madrid,

V.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Leer más →

Brujas: ciudad encantada

Brujas (Bélgica) para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

 

Brujas, también conocida como la “Venecia del norte” por sus canales,  es el nombre con el que comúnmente conocemos en España a la coqueta ciudad belga de “Brugge”, que realmente significa puente en flamenco, el idioma oficial. Pero imagino que a algún iluminado se le ocurrió nombrarla “Brujas” por la similitud fonética que tiene en español.

Capital de la provincia de Flandes occidental, está situada en el extremo noroeste de Bélgica, a 90 kilómetros de su capital, Bruselas. Es una pequeña ciudad que cuenta con tan sólo 117.000 habitantes. Pareciera haber salido de un cuento de hadas, y es que la primera vez que la visité, pensé que me acababa de despertar de un sueño y trasladado por arte de magia a este encantador lugar.

Cierto que en España tenemos decenas de ciudades medievales ideales – muchas de ellas Patrimonio de la Humanidad – como Peratallada, Avila, Salamanca, etc. pero, sin lugar a dudas, Brujas es una de las ciudades europeas medievales mejor conservadas, tan perfecta con sus casistas,  plazas, puentes y canales, que pareciera un plató de cine, y seguramente por esto sirvió de telón de fondo para la espectacular película “Escondidos en Brujas”. Pero entre sus casas, palacios y plazas, se alza también una ciudad contemporánea que desarrolla sus negocios como cualquier otra ciudad europea.

Mundialmente conocido es su chocolate, al cual le han dedicado hasta un museo, el “Museo del Chocolate”, donde te explican su historia y evolución a lo largo de los siglos y hasta te muestran cómo elaboraban los bombones antiguamente. Resulta además gracioso el hecho de que, para ayudar a entender la historia del chocolate, además de los objetos típicos que se puede encontrar en cualquier museo, hay  una serie de maquetas realizadas con Clicks de Playmobil. Y digo yo, ¿qué tendrá que ver el chocolate con los Cliks de Playmobil? ¡Eureka! De ahí nació la idea de los huevos Kinder sorpresa…

La mejor forma de ver la ciudad es navegando en barquito por sus múltiples canales, mientras te cuentan por qué muchas casas tienen tapiadas algunas de sus ventanas (según parece, hubo un tiempo en el que se pagaban impuestos en base al número de ventanas que tuvieran las casas y por ello empezaron a tapiarlas).

Una curiosidad: si navegas por sus canales, seguramente verás un perrito asomado a la ventana de una de las casas medievales que los bordean pues, al parecer, el animalito se pasa el día entero ahí sentado, viendo pasar la vida desde la ventana, observando a la gente y, seguramente, preguntándose el por qué de ese vaivén de humanos. Y es que el perrito ya forma parte del paisaje de los canales de Brujas, hasta ha sido eternizado en la película que he mencionado antes, “Escondidos en Brujas”, en donde hay una escena en la que sale el perro, todo tranquilo, asomado a la misma ventana, en la misma postura y, seguramente, con el mismo pensamiento.

Pero para mí, lo más importante a resaltar de esta ciudad encantada, es que Brujas es especialmente romántica, por lo que no puedes dejar de visitarla con tu pareja. Es más, si yo fuera hombre, y con lo romántica empedernida que soy, no dudaría un segundo en pedirle la mano a mi amada durante ese paseo por los canales, con el perro de testigo, para que nunca olvidase que en uno de esos días en los que los turistas pasean en barquito por sus tranquilas aguas, se oyó el grito de una exaltada española, seguido de un gran chapuzón en el agua, pues, seguramente, me caería del barco de la ilusión (y de la sorpresa) al oír su petición.

¡Disfrutadla!

Autora: Verónica Alcanda

Leer más →

La oferta del amor: teorías

la-oferta-del-amor-para-alcanda-matchmaking-blog

 

 

 

 

Hirschman y el extraño comportamiento de la oferta de amor

Para el pensador universalista Hirschman (1985), el amor comprende: moralidad, cumplimiento de normas, confianza y espíritu cívico. Insistió, en contra de la ortodoxia, que un orden social puede ser más seguro si está fundado en la benevolencia y en el amor. Argumentó que la oferta de amor no es fija y limitada, y, especialmente, que el amor no es un recurso sino una habilidad (similar a la del conocimiento o capital humano).

La virtud pública, y virtudes más elevadas como el amor y el altruismo, al menos en los especímenes humanos, están sujetas a la escasez. Hirschman mostró que tal tipo de comportamiento no se agota con el uso (como suele ocurrir con recursos físicos agotables) y tampoco se podría incrementar con su persistente utilización (como ocurre con las habilidades y el conocimiento mismo).

El amor y virtudes similares tienen un comportamiento complejo y compuesto: se suelen atrofiar cuando no son adecuadamente practicados y, por eso mismo, son propensos a desaparecer por la búsqueda de intereses de un mercado que se expande a todos los confines de la vida. No obstante, se pueden agotar cuando son practicados e invocados con exceso. En suma, según él, extremos viciosos como el capitalismo salvaje o la revolución cultural maoísta pueden marchitar el amor.

Elster o la oferta involuntaria de amor

Para Elster (1999), la pasión es, en parte, una motivación visceral, está fuera del control del individuo y/o del grupo e impulsa directamente a la acción. Las pasiones incluyen emociones (unas más crudas como el miedo y la rabia, otras con referentes cognitivos negativos como el resentimiento, el odio y la venganza, y positivos como el amor). Dentro de lo pasional también caben el hambre, la sed, el deseo sexual, los estados de dolor, los estados de intoxicación por consumo de drogas, el ansia misma por las drogas y la locura.

Elster ha sugerido que los seres humanos estamos motivados por razón, pasión e interés, e insiste en ubicar al amor dentro de las emociones. Las emociones, a diferencia de los factores puramente viscerales (dolor, placeres corporales, sed y hambre) tienen antecedentes cognitivos. Puede, por consiguiente, existir amor irracional cuando se persiste en amar a alguien o algo en abierta contradicción con nuestras creencias (conocimientos que indicarían que no vale la pena amar más).

Resalta que a veces el amor se origina en meras percepciones y no en creencias distantes de los errores. Añade que el amor en forma de ágape no obedece a algún antecedente cognitivo.

Tal autor insiste en ubicar al amor dentro de lo pasional, pues, como ocurre con otras emociones, el amor distorsiona los conocimientos y perturba cualquier cálculo frío y racional de costes y beneficios. Advierte que la química del amor es similar a la que causan las anfetaminas. Por ejemplo, el enamorarse genera alguna agudización de la conciencia, importantes incrementos de la energía, disminución del sueño y del hambre, y sensaciones de euforia. Y la química del amor suele durar semanas, meses y aun años.

El amor marital dista de una metalizada escogencia racional (escoger una pareja con ingreso igual o mayor al que uno devenga), implica preocupación por el destino de los seres queridos (cónyuge e hijos), pero no suele desembocar en una demencial e irreflexiva entrega total a quien se ama. Pero Elster no duda en agregar que las satisfacciones emotivas que a corto y largo plazo proporciona el amor son tan fundamentales que otras consideraciones materiales y racionales devienen asuntos secundarios.

La oferta condicional o interesada de amor

Adam Smith (1976) mostró que la simpatía es una capacidad inherente a los seres humanos, les permite instantáneamente identificarse con otros, aún corriendo el riego de descuidar el interés propio. Gracias a la imaginación nos podemos comparar con otros seres humanos y, por tanto, podemos ponernos en su lugar y sentir algo parecido a lo que pueden estar sintiendo (la llamada empatía). Este es el primer paso en la formación de juicios morales y en la socialización de los individuos. Pero el interés de la sociedad es muy vago y abstracto, por lo que los individuos simpatizan con otros individuos o con grupos pequeños próximos, pero no con toda la sociedad y esto se aplica también al amor.

Varios investigadores, economistas y sociólogos indagaron acerca de la cooperación motivada por sentimientos morales. Basado en evidencia experimental, y algún trabajo de campo, se muestra claramente que los individuos tienen preferencias sociales diversas. Afirman que los individuos sienten simpatía o antipatía por sus semejantes y, por tanto, sus escogencias económicas y no económicas presentan diversidad de matices, que se podrían ubicar entre los extremos de la malevolencia y la benevolencia. Mientras individuos con preferencias malévolas gozan con el malestar de sus semejantes, los sujetos con preferencias benévolas experimentan bienestar si su prójimo está bien. Entre los extremos podría concebirse un centro análogo a la neutralidad o indiferencia social: allí se ubicarían los individuos pendientes de su propio y estrecho autointerés. 

La oferta incondicional de amor, compromiso y altruismo

El profesor Sen (1977) hizo énfasis en que la simpatía consiste en una preocupación por otros, lo cual afecta directamente nuestro propio bienestar: por ejemplo, afirma que el saber que otros están siendo torturados enferma a quien experimenta simpatía. Y no duda en precisar que la simpatía puede ser una conducta egoísta, pues nuestro bienestar depende del bienestar de otros, y puede ser entendida como una externalidad.

Sen prefirió optar por el compromiso: la acción de ayudar o de confraternizarse, no la mera sensiblería. Aclara que existe compromiso cuando la persona actúa para poner freno a una injusticia. Tal conducta es no egoísta (implica un sacrificio, una actuación en contra del propio bienestar) y, en particular, es una metapreferencia ética. Sin embargo –insiste Sen– los compromisos no son universales, más bien están fragmentados en grupos como: familia, comunidad, gremio, empresa, partido, clase, país, etc.

Justamente, al estudiar la cooperación o solidaridad en causas colectivas o públicas, autores como Elster han mostrado la importancia de los individuos altruistas. Para este filósofo el mandamiento cristiano de amar al prójimo como a uno mismo es básicamente equivalente al imperativo (deber incondicional) de Kant: no tratar a las otras personas como medios para nuestros fines, tratarlos como quisiéramos que nos trataran a nosotros mismos.

Ejemplos, además, como el dado por Cristo son las entregas incondicionales de madres, redentores y héroes que lo dan todo, hasta la vida, para comenzar un proceso de acción colectiva. Y recoge el planteamiento del economista Schelling (1978), quien mostró que los procesos de cooperación (acción colectiva) comienzan gracias a unos cooperadores incondicionales: especies de santos o locos cuyas Economía política del amor Freddy Cante 55 estrategias dominantes son las de cooperar o ayudar al prójimo (aunque no sean correspondidos).

Otros estudiosos de la acción estratégica, como Dixit y Nalebuff (1991), han corroborado tal afirmación. Insisten en que sin deberes incondicionales o mandatos morales serían imposibles y más inestables muchos procesos de acción colectiva que, por lo mismo, no podrían comenzar o mantenerse por la racionalidad o por meras preferencias recíprocas. Y, justamente, contrastaron dos famosos pasajes de la Biblia: la fragilidad del Tit-For-Tat de Axelrod, e incluso de las preferencias sociales (parcialmente interesadas), equivale a lo plasmado en el Éxodo (21:22); allí se nos dice “[. . . ] ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, quemadura por quemadura, herida por herida, moretón por moretón”. Pero la fuerza de la cooperación unilateral e incondicional basada en deberes no negociables o imperativos se muestra en El nuevo testamento, en el pasaje de Mateo (5:38): “Habéis oído que se ha dicho, ’ojo por ojo y diente por diente’. Pero yo os digo, no os opongáis a una mala persona. Si alguien os golpea en la mejilla derecha, ofrecedle también la otra”.

Autor: Freddy Canté, Doctor en Ciencias Económicas. Profesor asociado de la Facultad de Ciencia Política y de Gobierno de la Universidad del Rosario.

Referencias (por orden alfabético):

– Dixit, A. y Nalebuff, B. (1991). Thinking Strategically, the Competitive Edge in Bussiness, Politics and everyday Life. Cambridge, Mass: M.I.T. Press

– Elster, J. (1999) The Alchemies of the Mind. Cambridge, Mass: Cambridge University Press.

– Hirschman, A. O. (1985). Against Parsimony: Three easy Ways of complicating some categories of economic discourse.

– Schelling, T. (1978). Micromotives and Macrobehavior. New York: W.W. Norton and Company.

– Sen, A. (1977). Rational Fools: A Critique of the Behavioural Foundations of Economic Theory. Philosophy and Public Affairs.

– Smith, A. (1976) 1759 The Theory of Moral Sentiments. Oxford University Press.

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Leer más →

You got to get up and try, try, try…

“Try” de Pink

Me encanta esta canción porque te dice con fuerza que, aunque nos pase algo malo, tenemos que volver a levantar e intentarlo porque… (como reza el estribillo de su canción), donde hay deseo va a haber una llama y donde hay una llama, te puedes quemar pero eso no significa que te vayas a morir, por lo que te tienes que volver a levantar e intentarlo de nuevo. Y esto es muy cierto, sobre todo en el Amor. Nunca guardes rencor, ante malas experiencia, pasa página, aprende de ellas y abre tu corazón para un nuevo Amor.

¡Feliz tarde de domingo, la última del invierno!

V. The matchmaker

Letra de la canción en su versión original:

Ever wonder about what he’s doing
How it all turned to lies
Sometimes I think that it’s better
To never ask why.

CHORUS:

Where there is desire
There is going to be a flame
Where there is a flame
Someone’s bound to get burned
But just because it burns
Doesn’t mean you’re going to die
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try

Funny how the heart can be deceiving
More than just a couple times
Why do we fall in love so easy?
Even when it’s not right

CHORUS:

Where there is desire
There is going to be a flame
Where there is a flame
Someone’s bound to get burned
But just because it burns
Doesn’t mean you’re going to die
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try

Ever worried that it might be ruined?
And does it make you wanna cry?
When you’re out there doing what you’re doing
Are you just getting by?
Tell me are you just getting by by by…

CHORUS:

Where there is desire
There is going to be a flame
Where there is a flame
Someone’s bound to get burned
But just because it burns
Doesn’t mean you’re going to die
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try
You got to get up and try and try and try

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate/ para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

 

Leer más →

Haiku de invierno 2016

haiku-de-invierno-2016-para-alcanda-matchmaking-blog

 

 

 

 

 

 

 

Posiblemente influenciado por el frío que nos visita estos días y dado la época en que estamos, os traigo una serie de “Haikus”, forma poética de origen japonés, que hacen referencia a la naturaleza, a la intemperie y sobre todo, como cabe esperar, el frío invierno.

Una vez más, reúno varios Haikus cortos porque me resulta muy difícil escoger solo uno sobre lo que los antiguos poetas del Japón escribían sobre el invierno.

 

Ruido

de cascada cayendo

en el mar en la noche

de invierno (Kyokusui)

 

La tormenta de invierno

se vierte en el ruido

del mar (Gonsui)

 

La ráfaga no quiere

que el chaparrón

llegue hasta el suelo (Kyorai)

 

Llueve y llueve,

hasta que los rastrojos

quedan negros (Bashô)

 

En los bambúes

entra la tarde,

entra la lluvia fría (Seisei)

Nota: Los haikus se escriben, según la tradición, en tres versos, de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente, sin rima. Suelen hacer referencia a escenas de la naturaleza o de la vida cotidiana, y a menudo incluyen un Kigo (palabra o expresión que indique el día, estación o periodo del año al que se refiere el poema).

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Leer más →

La piel que habito

Foto La piel... para Alcanda Matchmaking Blog

“El problema español es la idea de que vivir es matar el tiempo del modo más placentero”. (Charles Murray)

Dudo que Murray describa exclusivamente un panorama español;  más bien una tendencia de la sociedad occidental, en la que el hedonismo se vive – y se persigue – como paradigma de plena felicidad.

Y cierto es que, a la larga, el hedonismo lleva a la insatisfacción porque, tal y como explica en sus escritos G. Deleuze, la alegría sin crecimiento, esto es, sin desarrollo de potencial, crea, con el tiempo, resentimiento; crecimiento y alegría son, ambas, condiciones inseparables para lograr la plenitud.

La búsqueda de la alegría como exclusivo correlato de la felicidad creará resentimiento porque cada cuerpo busca, en el fondo, ampliar su territorio mediante sus devenires, ampliar su potencia y, por ende, su particular y completa expresión vital.

Antonio Blay define “la plenitud” como fin último de la realización del ser humano y a cuyo puerto arriba cuando llega a encarnar completamente su particular potencial. Por lo tanto, la plenitud consiste en un viaje heroico de conquista de nuestra propia esencia cuyo brillo hemos ido oscureciendo a medida que avanzaba la construcción de nuestra personalidad.

La personalidad o carácter es el producto de la estrategia que ha desarrollado el niño en relación al ambiente para poder sobrevivir, construyendo una identidad superpuesta, conocida también como ego y que suplantará su verdadera esencia.

El carácter es, en definitiva, una fijación o distorsión cognitiva y una emoción recurrente o “pasión” que terminará por conformar un patrón caracterológico a través de respuestas mecánicas. El niño, en la medida que fue repitiendo estas respuestas aprendidas –para recibir el amor y la mirada de los padres o para protegerse de su falta- fue esculpiendo la piel que finalmente habita, expulsándose de su propio paraíso: su libre y auténtica expresión vital.

El carácter dibuja el núcleo del límite de la persona para la conquista de su plenitud. Acceder a las claves para superar estas fronteras requiere la definición de un modelo preciso -a modo de mapa- para conocer y, así, vencer los límites de la capacidad de expresión.

Carácter: Tipos

Para determinadas escuelas existen, en total, nueve tipos o expresiones que conforman una particular cosmovisión del mundo y, por ende, una forma de vivir el devenir y actuar en consecuencia:

1. El Perfeccionista o Reformador:

El tipo racional, idealista, de sólidos principios, determinado, controlado y perfeccionista.

“Compra” el amor de otros siendo perfecto. Le preocupa hacerlo todo bien. Piensa en términos de “debería”, “debo” y “tengo que” (deberíamos tener una relación perfecta, debemos tener un expediente intachable en el trabajo, etc.).

En su aspecto positivo, el compromiso con lo bueno guía hacia el progreso; como autodefensa, suelen sentirse moralmente superiores y no dejan de señalar los fallos ajenos.

2. El Altruista o Ayudador:

El tipo interpersonal, preocupado por los demás: generoso, demostrativo, complaciente y posesivo . “Compra” el amor de los demás ofreciendo ayuda. Representa el poder detrás del trono. En su aspecto positivo, esta entrega es altruista y generosa. Como autodefensa, da para conseguir algo a cambio.

3. El Ejecutante o Triunfador:

El tipo pragmático, orientado al éxito, adaptable, sobresaliente, ambicioso.

“Compra” el amor con logros y su imagen. Alto grado de eficiencia en el trabajo. Gran interés por la posición que ocupa. Deseo de ser el primero, de guiar, de ser visto En su aspecto positivo, la tendencia a ejecutar produce un liderazgo efectivo. Como autodefensa, la imagen se adapta continuamente (manipulación) para conseguir el éxito personal.

4. El Romántico o Individualista:

El tipo sensible, reservado, expresivo, dramático, ensimismado y temperamental.

Vive en la comparación continua viviendo el mundo como una “botella medio vacía”. En su aspecto positivo, la búsqueda de la pasión conduce a la profundización de los sentimientos. Como autodefensa, vive en una continua comparación y con mucho dolor al verse inferior (económico, social, atractivo, etc)

5. El Observador o Investigador:

El tipo cerebral, penetrante, perceptivo, innovador, reservado y aislado.

Distanciamiento del amor y de la emoción intensa. Les gustan los entornos de trabajo protegidos, la ausencia de interrupciones, el contacto limitado y los planes anunciados con anticipación. En su aspecto positivo, la postura distante deriva en un análisis confiable y claro. Como autodefensa, evita compulsivamente el contacto  con el distanciamiento.

6. El Soldado o Leal:

El tipo comprometido, orientado a la seguridad, encantador, responsable, nervioso y desconfiado.

Cuestionamiento del amor y de un futuro prometedor. Temor a ser traicionado. Leales en el amor, los soldados se vuelcan en sus íntimos para que les alienten. Por desconfiar de la autoridad cuestionan su trabajo. En su aspecto positivo, la mente cuestionadora produce claridad de propósito. Como autodefensa, la duda interior interfiere con el progreso.

7. El Epicúreo o Entusiasta:

El tipo activo, divertido, espontáneo, versátil, ambicioso y disperso.

Capacidad para amar y ser bien considerado. El amor y el trabajo deberían ser aventuras. Anhelo de llevar una vida fabulosa. Expresión de ideas, planificación, opciones sin límite. En su aspecto positivo, el punto de vista aventurero contagia entusiasmo. Como autodefensa, la atracción por el placer es una forma de escapar del dolor.

8. El Jefe o Desafiador:

El tipo poderoso, dominante, seguro de sí mismo, decidido, voluntarioso y retador.

Expresión del amor a través de la protección y el poder. Preferencia por la verdad que surge de una discusión. Defensa de los suyos. Al ascender a posiciones de control y autoridad, establecen las reglas en la vida amorosa y laboral. En su aspecto positivo, la postura de “hacerse cargo” crea líderes que utilizan sabiamente su poder. Como autodefensa, la mejor defensa en una buena ofensa.

9. El Mediador o Pacificador:

El tipo indolente, modesto, receptivo, tranquilizador, agradable y satisfecho.

Fusión y pérdida de límites. Aprobación compulsiva de los puntos de vista ajenos. Voluntad de ser neutral: “no he dicho que no, pero me parece que no estoy de acuerdo contigo”. Capacidad para relacionarse con todos los puntos de vista de una discusión, desatendiendo sus propios planes. En su aspecto positivo, el hábito de fundirse con los demás ofrece un apoyo genuino. Como autodefensa, adoptar puntos de vista ajenos lleva al “olvido de sí”.

Estas nueve expresiones describen “la  piel que habitamos” y que nos protege de las “adversidades” del mundo. Esta piel, carácter o ego, es, en esencia, expresión neurótica al obedecer a respuestas que yo no corresponden a un estímulo-peligro real. Actuando el carácter (re)vivimos, literalmente, el pasado.

Superar nuestro ego, significa madurar… significa superar las respuestas que el niño construyó para poder sobrevivir…superar los límites de nuestro carácter significa conquistar nuestra plenitud y pleno derecho de vida.

Y es aquí donde se inicia el viaje… el viaje del Héroe…el viaje del Guerrero… cuyas batallas siempre se libran en el interior de uno mismo.

—————–

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

Leer más →

¿Cambia la tecnología el Amor?

Hoy una amiga me ha enviado la última charla de Helen Fisher para TED: Technology hasn’t changed love. Here’s why. Helen es una antropóloga americana que estudia la diferencia entre sexos y la evolución de las emociones humanas. También es asesora en match.com hace 11 años por lo que es conocida como una experta en relaciones amorosas.

Helen habla desde su experiencia analizando data que obtiene, bien de los millones de usuarios de match.com o bien de varios estudios que realiza año tras año en el mercado norteamericano.

Lo que no me esperaba es que al final de su interesantísima charla, la presentadora, que normalmente nunca sale en las charlas de TED, invitara a una de los asistentes a subir al escenario para dar su opinión sobre lo que Helen expone muy ordenada y metódicamente. Ella es Esther Perel, otra experta en las relaciones sentimentales pero desde un ángulo mucho más emocional y menos estadístico pues se basa en los conocimientos adquiridos en sus largos años de experiencia como psicoterapeuta.

A mí hace tiempo que Esther me cautivo en otra de las charlas de TED en 2013; “El secreto del deseo en una relación de largo plazo”. Cabe destacar que Esther Perel nació en Bélgica, sus padres fueron judíos supervivientes de los campos de concentración nazis, y el crecer entre “supervivientes” del holocausto le hizo plantearse la existencia de dos grupos de personas; aquellos que no murieron y aquellos que volvieron a la vida. De ahí su interés por estudiar el comportamiento y la forma de ver la vida de las personas desde un lado amoroso y sexual.

Pero no nos desviemos del título de este post (hablaré de Esther Perel en otro post), ¿han cambiado las tecnologías nuestro concepto del amor? Según Helen Fisher, no, y puntualiza, en absoluto!

Helen estudia el cerebro de las persona y cómo éste funciona desde una perspectiva amorosa. Sostiene que a lo largo de nuestra evolución, hemos desarrollado tres diferentes tipos de sistemas en nuestro cerebro para reproducirnos los cuales, junto con otras partes del cerebro, orquestan nuestra vida sexual y romántica en la vida familiar. Estos tres sistemas, que se encuentran en la parte más primitiva de nuestro cerebro y que han evolucionado a lo largo de más de 4.000 millones de años, son:

  1. Deseo sexual
  2. Amor romántico
  3. Unión cósmica a una pareja a largo plazo

 

Estos tres sistemas no cambian con la forma en la que podamos encontrar el amor, por lo que afirma que las webs de contactos no son “webs para ligar (dating sites) sino simplemente webs para conocer a alguien” porque las necesidades básicas para formar una pareja no se halla en ningún algoritmo matemático sino en nuestro propio cerebro y ninguna tecnología va a poder cambiar eso. Al igual que tampoco va a cambiar la forma en la que decidimos a quien vamos a amar.

Hasta aquí, nada nuevo ¿no? Pero lo que sí me ha resultado muy interesante son las conclusiones a las que llega a través de un estudio realizado en 40 países, con más de 14 millones de participantes, sobre la biología de la personalidad y por qué tipo de personas nos sentimos atraídos.

En su estudio habla de 4 tipos de estilos de pensar y comportarse, los cuales están directamente relacionados con la dopamina, la serotonina, la testosterona y los estrógenos:

1º. Aquellos que están más inclinados a la dopamina, personas curiosas, creativas, espontáneas, energéticos, etc. se sienten más atraídos por personas exactamente como ellos; curiosas, creativas, espontáneas, energéticos, etc.

2º. Los más afectados por la serotonina tienden a ser tradicionales, conservadores, personas que siguen las reglas a rajatabla respetando la autoridad, religiosos, etc. y este grupo también se siente más atraído por personas como ellos.

En estos dos primeros casos, las similaridades se atraen. Sin embargo, en los otros dos grupos, los polos opuestos se atraen:

3º. Y 4º. Los que se centran más en la testoterona, suelen ser analíticos, lógicos, directos, decisivos, y suelen sentirse más atraídos por aquellos más altos en estrógenos, gente con buen don de gentes, intuitivos, cariñosos y expresivos emocionalmente.

Y aunque la tecnología no va a cambiar a quien elegimos amar, sí que marca una tendencia que cambia la forma de llegar a la persona amada, Helen lo llama la “paradoja de elección” pues hace millones de años, y tampoco hace tanto, no teníamos a nuestro alcance la oferta que tenemos ahora con las nuevas tecnologías. Pero esto tiene un riesgo pues, acorde a varios estudios, el cerebro puede albergar de 5 a 9 alternativas y cuando tiene más llega a lo que los académicos llaman “sobrecarga cognitiva” y terminamos por elegir ninguna y como resultado llegamos a lo que ella llama “slow love”.

El “slow love” es el resultado de del tiempo que nos tomamos para conocer a nuestra pareja “definitiva” pues queremos saberlo todo sobre ella antes de casarnos, o comprometernos. Según ella, esto es debido al miedo al divorcio y a sus terribles consecuencias ya sean de índole económico, moral o familiar, por lo que cada día alargamos más la fase de pre-compromiso. Como ella dice:

“antes el matrimonio era el comienzo de la relación de pareja, ahora es el final.”

Pero el cerebro siempre triunfa y, tarde o temprano, nos casamos o buscamos una relación estable a largo plazo. No en vano estudios realizados en los EE.UU. muestran que el 86% de los americanos se casarán a la edad de 49 años, e incluso en otras culturas en las que el matrimonio no es el final, el compromiso o la convivencia en pareja, llegará mucho más tarde.

Lo bueno de esto es que si tomamos más tiempo en conocer a nuestras parejas antes de decidirnos a establecer un compromiso con ellas, ya sea mediante el matrimonio, la pareja de hecho, o la convivencia, la buena noticia es que esas parejas serán mucho más felices que las de nuestros antepasados, porque que estuvieran juntos durante toda su vida, no significaba necesariamente que fueran felices… aunque Helen formuló una pregunta a los casados sobre si volverían a casarse con sus parejas actuales y el 85% dijo que sí lo cual se muy positivo.

Como conclusión Helen argumenta que no son las tecnologías, ni el “slow love”, lo que ha cambiado la forma de relacionarse, sino la entrada al mercado laboral de las mujeres en diferentes partes del mundo otorgándoles mayor poder social, económico e incluso sexual, lo que ha cambiado tradiciones de hace 10.000 años moviéndonos hacia relaciones igualitarias entre sexos pero termina afirmando que el Amor y las relaciones emocionales siempre prevalecerán y que no hay tecnología que cambie la necesidad del ser humano de amar.

Y yo, como la romántica empedernida que soy, no puedo estar más de acuerdo con su conclusión final.

¡Feliz primer domingo de octubre, con un cálido y soleado sol de verano aquí en Madrid!

V.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Leer más →

Encontrar pareja a los 60+

Happy old couple for Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

Mientras la población general sitúa en los 70 años el umbral de la vejez, los mayores piensan que ser “mayor” no depende de la edad. Esta generación pasó por dificultades económicas, dificultades de acceso a la educación y represión de la dictadura y para colmo, la moral católica dominaba la sociedad. El sexo fuera del matrimonio era pecado o clandestino. Dentro, el sexo, se justificaba para la reproducción. Los papeles estaban claros. El del hombre, penetrar para fecundar. El de la mujer, satisfacer el débito conyugal. El placer no era el medio ni mucho menos el fin. Muchos “mayores” llegaron tarde a muchos trenes. El de los anticonceptivos. El de la liberación de la mujer. El de la educación sexual. El de la tolerancia. Pero siguen estando en el mundo, y no quieren perder el último tren: disfrutar de su sexualidad. Viven más años y quieren vivirlos mejor.

Las personas a partir de los 60 años han vivido muchas experiencias, algunas nunca se han casado pero han tenido parejas, otras están divorciadas o viudas, pero todas ellas ya han vivido frustraciones, decepciones, tristezas y depresiones y ello las lleva a saber lo que quieren y desean en la vida, saben que terreno están pisando.

La mujer a los 60 años habitualmente se encuentra sola porque los hijos se fueron, ahora dispone de más tiempo. Se siente joven, libre e independiente. Busca actividades para realizar en grupo, abre el abanico a nuevas amistades y está dispuesta a volver a involucrarse sentimentalmente.

A muchos hombres a esta edad les entra la locura por vivir la vida loca que no pudieron disfrutar en su día. Derrochan su dinero con jovencitas que les sacan la sangre, pero que a medio plazo no les llevarán a ningún puerto. Con el tiempo, se dan cuenta que lo que desean de verdad es una estabilidad emocional y una auténtica compañera de viaje.

Las relaciones a los 60 años o más son más tranquilas, si hay !qué bueno!, si no hay también. Se realizan actividades más gratificantes juntos en pareja, como caminar de la mano viendo el ocaso por una preciosa playa o deleitarse de un apetitoso desayuno disfrutando del amanecer. Un paseo en coche un fin de semana sin ningún destino programado. Un circuito en bicicleta por alguna ciudad cultural o ir al teatro después de tomar unos vinos y unas tapas.

Durante la tercera edad, lo que antes estuvo marcado por el miedo y la vergüenza hace tiempo que se ha normalizado en la sociedad: las parejas mayores muestran sus sentimientos y viven su sexualidad sin complejos. Las dudas sobre el atractivo propio y el rendimiento físico desvían la atención de las verdaderas necesidades, como son la confianza y el cariño. Pero aquel que se arriesga tiene todas las de ganar. No importa si es platónico o íntimo, a las personas mayores les gusta enamorarse y lo hacen más a menudo que en épocas anteriores.

La capacidad para enamorarse después de los 60 sigue intacta, al igual que la relación de pareja se vive con la misma pasión que un adolescente, el amor sigue siendo tan irracional después de tantos años de sabiduría y experiencia y las relaciones sexuales, aunque quizás no con tanta frecuencia, se suceden con total normalidad.

Como conclusión, el amor no tiene edad y existe a todas las edades y de alguna manera, estamos programados para amar y sentir placer sexual desde que nacemos hasta el último aliento.

———-
¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate/ para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión, relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Leer más →

De óxido y hueso

De_oxido_y_hueso CARTEL

De óxido y hueso – (Título original: “De rouille et d’os”)  de Jacques Audiard – 2012

Amor mutilado.

RESUMEN

Ali (Matthias Schonaerts), de repente, tiene que hacerse cargo de su  hijo de cinco años. Sin oficio ni beneficio, decide ir donde su hermana a Antibes, en el sur de Francia. La hermana Anna (Corinne Masiero) se ocupa del niño, mientras Ali encuentra trabajo como portero de discoteca. Ahí conoce a Stéphanie (Marion Cotillard), una chica domadora de orcas. Un terrible accidente cambiará la vida de todos.

COMENTARIOS

Tanto Ali como Stéphanie han sufrido un ataque brutal. Stéphanie (Marion Cotillard) ha visto su vida segada de repente. Ali (Matthias Schonaerts) es un marginal con un niño entre los brazos con el que no sabe qué hacer.

Un tipo como Ali es atractivo, alto, fuerte, algo bruto, sincero. Pero es a la vez un ser egoísta, sin malicia aunque sobre todo, sin conciencia. Una persona dispuesta a acompañar a Stéphanie a casa porque ha sido víctima de una pelea y decirle sin el más mínimo resquemor que se viste como una puta. Tal vez fue eso lo que le atrajo a Stéphanie. Tal vez por ello le llama después del accidente.

Es un tipo enigmático si no fuera tan sencillo, capaz de proponer a Stéphanie irse a bañar, cuando ella está clavada a una silla de ruedas y, al final, cuando ella acepta no tiene ningún reparo en llevarla en brazos hasta el agua. En una conversación hablan de relaciones y de sexo, Ali admite que él no tiene novia, echa polvos de vez en cuando, sin más. Ella  ha tenido un novio, pero no quiere hablar de sexo, no sabe si le apetece, si puede… Ali entonces se ofrece, “cuando te apetezca, me das un toque y si estoy ‘ope’ me paso”. “¿Ope?”, “Sí, ‘ope’, operativo”. Y así es, no hay juicio ni rechazo cuando hacen el amor.

Ella busca cariño, apoyo tras el tremendo accidente. ¿Será él la persona adecuada? Uno piensa que un bloque de hielo así, tan egoísta y cerrado, terminará por partirse. Y ocurre, literalmente. Cuando Ali ve que su hijo ha caído al agua de un río helado, Ali intenta desesperadamente romper el hielo para rescatarle. En el hospital se lo cuenta por teléfono a Stéphanie, que ha llamado. “No cuelgues”, le suplica.

Los primeros planos te obligan a meterte, lo quieras o no, en la cabeza de los personajes. No hay salida.

Uno presiente un final feliz. Tal vez porque esperamos que tanto sufrimiento desemboque en una recompensa. En la mitología griega, Pandora, llevada por la curiosidad, terminó abriendo la caja que su esposo Epimeteo le había regalado. Se escaparon todos los males, las plagas que  acechan a la humanidad. En el fondo del recipiente solo había quedado una cosa: la Esperanza.

Existe un paralelismo inverso entre la escena inicial (una calle de lo que parecen las afueras de una ciudad; Ali camina sin prestarle la más mínima atención a su hijo que va detrás) y la escena final: Sam, el niño agarra la mano vendada de su padre, el padre hace lo mismo hasta que los dos miembros quedan unidos. Es  una mano herida, de huesos fracturados y, como explica una voz en off, el calcio vuelve a regenerarse, puede que la extremidad se haga más fuerte, pero terminará por fracturarse de nuevo…

Aunque suspiramos de alivio (eso sí, levemente) por el happy end, quizás aquí habría tenido cabida un final más desesperado, roto, a la medida de estos personajes que en el fondo, deambulan sin rumbo…

—————————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

Leer más →