Blog Archives

10 reglas de economía aplicadas a la búsqueda de pareja

99The economics of love para Alcanda Matchmaking blog

 

 

 

 

 

 

 

Hasta hace solo unos años, encontrar pareja era casi un tema del destino, de inercia social e incluso presión familiar pero el panorama ha cambiado. Las mujeres se han incorporado al mercado laboral retrasando sus “planes para formar una familia”, son independientes, y ya no se conforman con cualquier persona para formar una pareja. Esto, por un lado, es bueno, porque estamos alcanzando la tan ansiada igualdad pero, en el plano sentimental, ha forzado un cambio radical en las reglas del juego en el ámbito de la seducción.

Actualmente hay mucha “oferta”, entendiendo oferta desde un punto de vista económico, y los hombres ya no tienen que “comprometerse” para mantener relaciones sexuales, algo que les pasaba a nuestros padres. Ahora, el tan temido compromiso llega mucho más tarde, para la mayoría tras haber tenido uno, o varios, fracasos amorosos y ante tanta “oferta”, la selección de pareja se ha convertido en un tema complicado y estratégico. Tantos ellos como ellas son más selectivos, no conformándose con la aparentemente primera mejor opción, sino que prefieren buscar, probar y comparar antes de decidirse.

Ante este nuevo paradigma,  los temas de “relaciones de pareja”, antes reservados a los filósofos, psicólogos e incluso biólogos, pasa a ser de interés para los economistas aplicando teorías económicas a las relaciones personales con el objetivo de conseguir un mejor ROI (retorno de la inversión).

Aquí, aplico 10 reglas económicas a la búsqueda de pareja estable para aumentar las probabilidades de éxito.

Regla 1ª: Ante un mercado de “commodities”, diferénciate para restringir la oferta

Hay que jugar a “difícil de conseguir” para incrementar tu valor pero esto sólo se puede hacer si tu oferta es diferenciadora. Para ello debes demostrar que no eres como la mayoría, que estar contigo es un premio que pocos consiguen y esto te dará mayor valor en el mercado.

Regla 2ª: Demora tu pay-back

En el “mercado de la carne” actual, la mayoría de las personas intentan, o esperan, mantener relaciones sexuales en la primera cita. Sin embargo, esto es lo que se espera de una persona que no está realmente interesada en conocerte mejor o, peor aún, en llegar a nada serio. Si realmente te interesa la persona, independientemente de que seas hombre o mujer, no lo hagas en la primera cita; hazte desear… ¡espera! así demorarás tu pay-back y tu valor incrementará (vuelta a la regla nº 1).

Regla 3ª: Piensa los riesgos que estás dispuesto a correr antes de invertir en una relación

En economía, uno de los factores decisivos antes de invertir es la garantía de seguridad en el retorno de la inversión. En este caso, si lo que buscas es obtener placer en poco tiempo (alta volatilidad) seguramente no sabrás muy bien con quién te estás yendo a la cama. Sin embargo, si esperas a conocer a esa persona un poco más, el riesgo será menor a largo plazo. En otras palabras, obtienes una “inversión sin riesgo o con riesgo controlado”.

Regla 4ª: Diversifica tu portafolio

Personalmente, yo nunca he sido mucho de esto pero, si lo que quieres es comprobar si tu inversión es segura, adopta diferentes niveles de riesgo y comprueba cuál te funciona mejor. Si ves que aquellas personas con las que tomas mayor riesgo no obtienes el retorno esperado, siempre te quedarán aquellas con menor riesgo pero mayor garantía.

Regla 5ª: Obtendrás mayor ROI si sacrificas liquidez

Como en una cuenta bancaría, en donde si mantienes tu dinero a plazo fijo durante un largo periodo de tiempo (menos liquidez actual) mayor interés recibirás, lo mismo ocurre en una relación de pareja, en donde si sacrificas algunas cosas como la “libertad de actuación”, mejor será la relación a largo plazo. ¡Hay que sacrificar para ganar!

Regla 6ª: Auto-depreciación es una señal en el Mercado de tu valor futuro

Demostrando que eres capaz de no airear todos tus encantos desde un principio, te dará tiempo para hacerlo más adelante. Se humilde, deja que sean los demás quienes descubran tu verdadero valor. Cuando alguien parece demasiado bueno para ser verdad, es porque probablemente no lo es.

Regla 7ª: Fija tu segunda mejor opción

Si no estás teniendo éxito con tu primera mejor opción (las personas más atractivas), estate preparado para bajar el listón – sacrifica físico versus personalidad o intelecto. Esto en el fondo te dará mayor retorno pues, como todos sabemos, la apariencia se sobrevalora en el presente pero se deprecia con el tiempo mientras que con la bondad, generosidad, amabilidad, o cualquier otro rasgo de la personalidad, pasa justo lo contrario.

Regla 8ª: Al evaluar una relación, ignorar los costos hundidos y piensa en los costos de oportunidad

En el ámbito de la economía, y la toma de decisiones de negocios, se denomina costo hundido a aquellos costes retrospectivos, que han sido incurridos en el pasado y que no pueden ser recuperados. Por tanto, no es recomendable estar con alguien simplemente porque en su momento te hizo feliz. Debes pensar en el coste de oportunidad, es decir, en lo que puedes perder si te quedas con una persona que no te hace feliz en detrimento de conocer a una futura persona que sí puede hacerlo.

Regla 9ª: Incrementa tu poder de negociación

El poder de negociación es la capacidad relativa de las partes en una situación de ejercer influencia sobre la otra. Si ambas partes están en una posición de igualdad, ambos tendrán el mismo poder de negociación, como en un mercado perfectamente competitivo, o entre un monopolio y monopsonio igualado.  Aumenta tu poder de negociación demostrando que si no acepta tus condiciones, no tienes miedo a perder porque te cotizas a la alta (vuelta a la regla nº 1).

Regla 10ª: Utiliza un broker (intermediario)

Si al final nada de esto te convence; eres demasiado tímido, o tímida; no estás desacuerdo con las nuevas reglas del juego; o simplemente no tienes tiempo para invertirlo en la búsqueda de tu pareja ideal, busca un intermediario que lo haga por ti, un broker. Alguien que está acostumbrado a trabajar en este entorno, que sea objetivo, discreto y profesional con quien te sientas cómodo para poder delegar esta importante, pero a la vez, personal tarea que es la búsqueda de tu “pareja ideal” y Alcanda Matchmaking puede hacerlo por ti.

———–

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →

Análisis económico: propuesta de una “caza fortunas”

I can't cook... para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

Seguramente ya hayáis leído la siguiente “historia” sobre la respuesta a una “caza fortunas” en busca de un “marido millonario”. Dio mucho de qué hablar en Internet hace algún tiempo.  Los acontecimientos probablemente no sucedieron exactamente cómo se describen aquí, pero para el objetivo de este post, no importa realmente pues lo que quiero es analizarlo desde otro punto de vista…

Supuestamente, una chica de 25 años, publicó el siguiente anuncio en la Web de contactos Craigslist, muy popular en los EE.UU.

ANUNCIO

“¿Qué estoy haciendo mal?

Ya estoy cansada de darle vueltas a este tema… Soy una chica guapa (yo diría que muy muy guapa) de 25 años, con tipazo y con clase. No soy de Nueva York pero quiero casarme con alguien que gane, como mínimo, medio millón de dólares al año. Sé cómo suena, pero tengan en cuenta que un millón de dólares al año es lo gana la clase media en la ciudad de Nueva York, así que no creo que esté pidiendo demasiado.

 ¿Tienen en esta Web algún hombre que gane 500.000 dólares o más? Quizás las esposas de los que ya lo ganan me puedan dar algunos consejos. Estuve ennoviada con hombres que ganan de 200 a 250 mil dólares, pero no consigo pasar de eso, y 250 mil dólares no me van poner un piso en Central Park.

Conozco a una mujer, de mi clase de yoga, que se casó con un banquero y vive en Tribeca, y ella no es tan guapa como yo, ni tampoco es un genio. Entonces, yo me preguntó, ¿cómo lo hizo ella y qué tengo que hacer para conseguir lo mismo?

Aquí están mis preguntas:

 – ¿Por dónde salen a divertirse, o a dónde van, los hombres ricos en esta ciudad? Denme nombres específicos de bares, restaurantes, gimnasios, etc.

– ¿Qué es lo que buscas los millonarios en una mujer? Sean sinceros que no van a herir mis sentimientos.

– ¿Hay un rango de edad específico al que debería dirigirme? (yo tengo 25 primaveras)

– ¿Por qué mujeres que llevan vidas a todo lujo y viven en el Upper East Side son tan aburridas? He visto mujeres muy “normalitas”, que no tienen nada que ofrecer, casarse con hombres millonarios, mientras que chicas realmente espectaculares están en los bares de solteros en el East Village. ¿Qué pasa aquí?

– ¿Qué puestos de trabajo debo considerar? Todo el mundo sabe que los abogados, banqueros de inversión, médicos, etc. ganan mucho pero, ¿cuánto ganan realmente?

– ¿Cómo decide un hombre con qué chica casarse y con cuál simplemente “divertirse”? Yo sólo busco MATRIMONIO.

 Por favor, ¡no me insulten! Sólo estoy expresándome de forma honesta. La mayoría de las mujeres guapas son superficiales; al menos yo estoy siendo totalmente franca al respecto. No pondría esto si yo no fuera capaz de ofrecer lo mismo, en cuestión de físico, nivel cultural y  sofisticación, siendo capaz de mantener una bonita casa y un hogar. 

Rafaela S.

 

RESPUESTA

Ésta es la respuesta que obtuvo Rafaela, supuestamente del CEO de Morgan Stanley. Dudosamente fue él quien contestó pero el mensaje que recorrió Internet así lo afirmaba y es muy ilustrativo.

“Estimada Rafaela,

Leí su consulta con gran interés, he pensado detenidamente su propuesta y he hecho un análisis económico de la situación. Además, no le haré perder tiempo pues gano más de los 500 mil dólares al año que Ud. requiere.

Aclarado esto, considero los hechos de la siguiente forma: Lo que Ud. ofrece, visto desde la perspectiva de un hombre como el que Ud. busca, es simplemente un pésimo negocio.

He aquí los “por qués”:

Yendo al grano, lo que Ud. propone es un negocio: Ud. pone la belleza física y yo pongo el dinero. 

Hasta aquí, todo claro pero hay un problema: con certeza, su belleza va a ir decayendo con los años hasta desaparecer. Sin embargo, lo más probable es que mi capital continúe aumentando. Por tanto, en términos económicos, Ud. es un “activo con un alto nivel de depreciación” mientras yo, soy un “activo que rinde dividendos” y se espera continúe haciéndolo en el futuro. Además, Ud. no sólo tiene depreciación, sino que, como es progresiva, ¡aumentará siempre!

Se lo explico de otro modo: Ud. tiene hoy 25 años y va a continuar siendo guapa durante los próximos, digamos 5 a 10 años; pero un poquito menos cada año, y de repente, si se compara con una foto de hoy, verá que ya estará envejecida. Esto quiere decir que Ud. está hoy en “alza”, momento perfecto para “ser vendida”, no “comprada”. Por tanto, usando la jerga de Wall Street, quien la tiene hoy la debe de mantener en “trading position” (mantener posiciones a largo plazo), y no en “buy and hold” (compre y retenga), que es lo que Ud. solicita al querer casarse.

Por lo tanto, y hablando todavía en términos económicos, el matrimonio (que sería un “buy and hold”) con Ud. no es un buen negocio a medio-largo plazo (que es lo que Ud. quiere), sino que dado su depreciación, yo preferiría “alquilarla” durante un tiempo, siempre hablando desde un punto de vista de negocio.

Si piensa que estoy siendo demasiado cruel con Ud, piense en esto: si mi dinero desapareciera hoy, Ud. también lo haría por lo que, cuando su belleza se desvanezca, yo necesitaría otra “salida”. Es tan sencillo como esto: basándome en su propuesta, Ud. es una buena inversión a corto plazo (ligar) no a largo (casarse).

Por otra parte, y según me enseñaron en el primer año de mi carrera sobre los mercados eficientes, yo me pregunto ¿por qué una chica como Ud. “elocuente, elegante y de espectacular belleza”, todavía no ha sido capaz de encontrar a su “sugar daddy”?. Me resulta difícil de creer, si es Ud. tan guapa y tan lista como dice, los hombres que ganan mas de medio millón de dólares al año ya se habrían casado con Ud.

Por último, una última apreciación, siendo tan “maravillosa” como afirma, considero que siempre puede encontrar una manera de ganar dinero por Ud. misma y, en ese caso, Ud. y yo no estaríamos teniendo esta difícil conversación.

En resumidas cuentas: como “comprarla” es un mal negocio, por su devaluación creciente, le propongo “alquilarla” por el tiempo en que el material esté en buen estado.  

Esperando noticias suyas, me despido cordialmente.

Un millonario que por eso es millonario

 

Si toda esta historia fuera cierta, aunque hay alguna que otra lección sobre los mercados financieros aplicada a la “oferta” de la bella jovencita; y a la muy dura respuesta del supuesto “millonario”, en mi modesta opinión, con semejante forma de afrontar ambos sus necesidades; una la de “vender” y el otro la de “alquilar”, pareciera que ninguno de ellos ha tenido aún mucho éxito en la vida para enfrascarse en tal surrealista discusión. Seguramente, porque ambos olvidan que, para que una relación de pareja funcione, sea armoniosa, pero sobre todo duradera, uno no puede basarse en un mero intercambio de necesidades física y materiales sino que hay otras muchas variables a tener en cuenta que son las que realmente hacen que dos personas sean felices como por ejemplo sus objetivos de vida, experiencias previas, afinidades socio-culturales, nivel de compromiso, estado emocional, etc. etc. etc.

Si así lo creéis también vosotros, os gustaría encontrar esa pareja ideal, y aún no la habéis hecho, ya sabéis que contáis con nuestros exclusivos y personalizados servicios para ayudarte con esta , cada vez más difícil, tarea.

Un beso de domingo,

Verónica

PD. Me he tomado la libertad de traducir el texto yo misma por lo que, para aquellos que lo conocen en su idioma original (inglés), verán que he hecho variaciones para adaptarlo a nuestro idioma (español) y su jerga.

———–

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →

Estambul, a orillas del Bósforo

A orillas del Bósforo para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

Estambul es la única ciudad del mundo que se asienta sobre dos continentes: Europa y Asia. Esto significa que en ella convergen distintas civilizaciones: la de Oriente y la de Occidente, lo cual otorga una enorme riqueza y diversidad cultural a su pueblo. Esto se puede apreciar en la historia de sus calles, sus barrios, templos, mezquitas y palacios, los cuales alimentan la vida de esta intrigante ciudad y de sus gentes, que se abren al futuro con gran expectación para con su devenir como miembro de la Unión Europea, mientras que sus atardeceres sobre el Bósforo siguen alumbrando con la misma luz de siglos pasados las orillas del Bósforo.

Hablar de Estambul, la mayor ciudad de Turquía y también de Europa con sus más de 14 millones de habitantes, es hablar de historia, cultura, arte, arquitectura, religión, ingeniería, etc. Es decir, demasiado extensa y demasiado rica como para cubrirlo todo en un solo artículo. Por tanto, he preferido centrarme en su estrecho, de 30 km. de longitud, conocido como el Cuerno de Oro, el cual separa la parte Europea de la Asiática uniendo a su vez el mar de Mármara con el mar Negro.

A ambos lados del estrecho podemos disfrutar de bellos paisajes, entre los que destacan las llamativas colinas llenas de viviendas,  las famosas mezquitas, majestuosos palacios, villas burguesas y pueblos de pescadores. De hecho, desde el barco se puede observar la magnificencia del Palacio de Dolmabahçe, en el que vivió un sultán del imperio otomano y que sirvió de residencia a Ataturk, primer presidente de la republica de Turquía; el Palacio Cirigan, hoy convertido en Hotel Kempinski (el que está en el fondo de la foto); y otros edificios monumentales en la orilla europea como la Mezquita Azul, Santa Sofía y el célebre Palacio de Topkapi. Además, erguida entre infinidad de pequeñas edificaciones, se atisba la torre de Galata y en un extremo, su puente, que da entrada al Cuerno de Oro y donde se aprecia la Facultad de Bellas Artes Mimar Sinan y las distintas universidades sitas casi todas a orillas del Bósforo.

El Bósforo tiene dos puentes, el puente del Bósforo que mide 1.074 metros, y el puente de Fatih Sultan Mehmed, el doceavo puente colgante mas largo del mundo con 1.090 m. Actualmente se está barajando la construcción de un tercer puente el cual es absolutamente necesario para descongestionar, de alguna manera, el impetuoso tráfico al que se someten diariamente sus habitantes.

Pero para mí, lo más interesante es adentrarte en los diferentes barrios a ambas orillas del Bósforo de esta majestuosa ciudad, como Besiktas y Ortaköy en el lado europeo, y Usküdar y Pasalmani  en el lado asiático.

Me siento en un café cerca del embarcadero de Usküdar y observo el ir y venir de cientos de personas. A mí me gusta más este lado, lo encuentro mucho más auténtico pues, aunque casi todos los monumentos y palacios están en el europeo, aquí la mayoría de los transeúntes son turcos. Hombres y mujeres que se cruzan sin apenas mirarse a los ojos porque está mal visto. Ellas llevan túnicas (que no burka) que las cubren de arriba abajo, pero debajo de éstas esconden vestimentas carísimas de grandes marcas que podrían ser envidiadas por cualquier mujer occidental; Gucci, Prada, Armani, Choo, Vuitton, Versace, etc. Son un ejemplo de la nueva generación que, según mi intima amiga turca a quien vengo a visitar a menudo, con su doble moral, están destruyendo la imagen de la verdadera mujer turca moderna, esa que ha pasado años estudiando para equiparse a los hombres, además de, a su vez, ser madre y esposa.

Son también sorprendentes, y forman ya parte del paisaje cosmopolita que se respira en Estambul, las urbanizaciones de lujo en este lado del Bósforo, edificadas en las faldas de sus colinas mirando al estrecho. Múltiples edificios en donde convergen cientos de viviendas en un mismo complejo, centros comerciales con las marcas más exclusivas, restaurantes de todas nacionalidades, cines, club deportivos y hasta lagos artificiales con cascada incluida. Y las que vendrán pues en cada manzana hay un nuevo complejo similar en construcción, síntoma de que su economía va bien, a pesar de los problemas políticos.

Ésta es la nueva Estambul, una ciudad que cada día se hace más grande, más intensa a ambos lados del estrecho y en donde uno podría perderse sin sentirse abandonado.

————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →

Cupido también se equivoca…

cupido

El coste de elegir mal

De acuerdo a los datos recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, el número de demandas de disolución matrimonial iniciadas en el primer trimestre del 2014 en España aumentaron en un 11,3% respecto al mismo período del año anterior. Los mismos datos indican que los divorcios consensuados se incrementaron un 13,8 % y los contenciosos subieron un 7,9 %. Subieron también las separaciones: un 13,3 % las de mutuo acuerdo y un 4,9 % las contenciosas. Estas cifras ponen de relieve la hipótesis acerca de la existencia de causalidad entre la capacidad adquisitiva y el inicio de la  tramitación legal de los divorcios. Entre 2007 y 2011 -en plena crisis económica- los  divorcios se mantuvieron relativamente estables, tendencia que se revierte a partir del  año 2011.

Más allá de validar la hipótesis anterior, lo cual requeriría algún tipo de análisis econométrico, en este tercer post me referiré a algo indudable como lo es el coste del divorcio, y por supuesto dada la naturaleza de esta sección, específicamente al coste económico (asumo obviamente que existen costes tanto o más importantes como el coste emocional y el psicológico).

Un punto de partida de la discusión acerca de la dimensión económica de los divorcios es que  los expertos señalan que los hombres son los que se llevan la peor parte en la gran mayoría de los casos, donde la mujer se queda en el domicilio conyugal y es él quien debe marcharse, encargarse de los gastos de su antiguo hogar y de la manutención de los hijos. El segundo punto a considerar, y en el que están de acuerdo los expertos, es que es difícil determinar el coste exacto de un divorcio porque cada pareja es distinta y depende de los ingresos de los progenitores, el nivel socio-económico de la familia, el número de hijos, el tipo de divorcio, etc. Por esta razón se recurre a casos representativos como ejemplo ilustrativo, que es lo que haré para presentar una cifra aproximada.

Entre los costes que deben asumir cada una de las partes está el 50% del proceso legal de divorcio (honorarios de abogado y procurador) que se ubicarían en una rango que va desde los 200 a 300 euros (divorcio exprés) hasta los 450 a 600 euros (abogado tradicional).  Si el divorcio fuera contencioso la cifra total a pagar entre las partes puede ascender a los 1.200-1.300 euros. A esto se le debe agregar el coste de la hipoteca, suponiendo la compra de una casa  que le quedan por pagar 15 años a una razón de 600 euros al mes, de 300 euros para cada una de las partes.  Cuando existen niños el padre debe disponer normalmente del 12,5% de su sueldo por hijo para la pensión de alimentos que cubra sus necesidades básicas  (comida, vivienda, ropa, colegio, farmacia, libros, material escolar, matrículas, etc.). Así, un padre con un sueldo de 2.000 euros al mes con dos hijos debería entregar cerca de 500 euros como pensión por sus dos hijos. A esto se debe agregar el 50% de los gastos extraordinarios de sus hijos cuando éstos se produzcan (por ejemplo ir al dentista, clases extra escolares, etc.).

Asumiendo el caso típico donde el hombre se va del hogar conyugal y debe alquilar un nuevo piso acondicionado para recibir a sus hijos (no vuelve a un piso de soltero), con los consumos habituales que eso conlleva, gastaría cerca de 700 euros al mes. Entonces un padre de dos niños con un sueldo de 2.000 euros al mes que paga la mitad de la hipoteca de su antiguo hogar (300 euros), la pensión  de sus hijos ya calculada (500 euros) y los gastos de su nuevo hogar (700 euros), debe desembolsar 1.500 euros en total al mes, quedando a su disposición sólo 500 euros con los cuales debe sortear sus propios gastos (manutención, vestirse, transporte, etc.).

Aunque estos cálculos toman como referencia los gastos que recaen en el marido, lo que se observa en la mayoría de los casos es que la pérdida de poder adquisitivo la sufren ambas partes. Además, cada día es más frecuente en los acuerdos de divorcio los sistemas de custodia compartida donde los gastos en el cuidado de los niños son más equitativos al depender del tiempo que pasen los niños en la casa de cada uno de los padres.

Sin duda que los divorcios son costosos, desequilibran los presupuestos personales y empobrecen, en términos relativos,  a las familias (se pierden las economías de escala de vivir juntos). Por lo tanto no es baladí desde un punto de vista eminentemente económico evitarlos. Pero ¿hasta qué punto son evitables? La incertidumbre acerca del éxito de una pareja y familia es consustancial a ellas y a las relaciones entre las personas. Los conflictos que llevan a tomar la decisión de divorciarse están siempre latentes, y son de diversa índole: falta de comunicación, dejadez, rutinas, celos, infidelidades, etc. Sin embargo, como ya lo hemos discutido en los post anteriores (Cupido también usa calculadora y Cupido también juega al ajedrez) la anticipación, la ganancia de ciertos grados de certidumbre ante la mayor información acerca de la persona que tenemos a nuestro lado, más la posibilidad de tomar una decisión de alta complejidad como la elección de pareja de una manera estratégica, da coherencia a la figura del matchmaker, porque además de los costes de búsqueda de pareja están los costes de una mala elección, y aunque Cupido se equivoque una y mil veces, podemos  ayudarle siempre a encontrar el “first best” candidato.

Autor invitado: Cristian Gutiérrez Rojas, economista.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

Compartir:
Leer más →

Amor sin deseo

Amor sin deseo para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

Anoche estuve viendo “Romance X”, una película Francesa de 1999 escrita y dirigida por Catherine Breillat. El argumento me ha hecho reflexionar mucho. Dejando a un lado las escenas eróticas, que las tiene, y que son las que más carisma le dan a esta cinta, vemos a  una mujer, maestra de escuela, y a un hombre, modelo, que descubren el amor y se van a vivir bajo el mismo techo. Al poco tiempo en la relación, sucede algo inusual en los hombres; él ya no tiene ganas de mantener relaciones sexuales, lo cual es muy difícil de aceptar para ella, pues es una mujer muy pasional quien desea sentirse no sólo amada, sino plenamente satisfecha sexualmente.

Él le dice que la ama profundamente, y que siempre ha sido así en sus relaciones pasadas; a este hombre, el deseo siempre le desaparece al poco tiempo. Como si su deseo fuera fruto de una necesidad de posesión, que cuando está cubierta, desaparece.  Ella comienza a sentirse engañada, pero de una forma que no estamos  acostumbrados a ver, donde muchas mujeres piensan que los hombres las prometen amor para llevarlas a la cama, sino todo lo contrario. Un hombre que la ama con todo su corazón, pero que no quiere mantener relaciones sexuales con ella.

Ante la ausencia de encuentros eróticos en el marco de su relación estable,  ella prefiere continuar con esta relación pero sale a buscar en otros hombres, lo que no puede encontrar en su pareja. Es entonces cuando comienzan sus encuentros con varios hombres, entre ellos uno con quien tiene continuidad y que practica en sus relaciones sexuales los juegos sadomasoquistas  provocándola la entrada en una espiral, de la que lógicamente le costará salir.

En esos momentos es cuando me puse a pensar en cómo ella había llegado hasta esta situación, mientras censuraba a este hombre que, sencillamente, no había tenido la valentía de decirle a su compañera que había dejado de amarla; que le había ocurrido lo que le ocurre a muchas personas cuando se enamoran… que se ha fijado en nosotros, porque hay algo que realmente le atrae, que ha querido conocerla más, que estaba buscando cariño, afecto, comprensión, compañía, y que el deseo ha movido a ambos a sellar este encuentro con la convivencia.

Muchas veces criticamos y decimos que eso nunca nos va a pasar a nosotros cuando no estamos en una situación así, pero lo cierto es que el deseo se desvanece, e igual que le pasa a un hombre, le pasa a una mujer. La atracción se desvanece, dejamos de admirar a esa persona, nos damos cuenta que aquello que nos atrajo de ella, ya no nos atrae, o que nos sigue atrayendo, pero que hemos descubiertos otras cosas que nos repelen tanto, que rompen la magia de la atracción anterior y nos llevan a desear, si, pero a desear no estar ya con esa persona.

Nuestra formación (mal-formación) sentimental, fruto de las series televisivas, comedias románticas o cuentos de hadas, nos ha enseñado a unir inequívocamente ambas cosas: amor y deseo. Existen maestros en el arte de amar, que postulan que el deseo sólo aparece cuando se ama. Otros han cuestionado esa infundada verdad y sostienen que puede existir deseo sin que exista amor, subvierten la monogamia y abren su sexualidad sin abrir sus emociones (es el caso de las parejas swingers, por ejemplo). Y algunas otros especialistas han pensado que tampoco el amor es exclusivo, y que se puede desear y también amar a más de una persona a la vez (como sostienen los grupos que proponen la poligamia). Si se puede desear sin amar, entonces ¿se puede amar sin desear?

Pues sí, aunque esta relación esté más cercana a la de una amistad, sabiendo que la diferencia entre un amigo y un amor es que con el segundo tienes sexo y con el primero no. Reconociendo que a un amigo le puedes decir; “te quiero”, porque sientes que su amistad te genera ese sentimiento. Pero, lógicamente, dista mucho del amor que le profesas a una pareja a quien le dirías “te amo”, porque no es lo mismo querer a alguien que amar a alguien y en esto es donde la mayoría de las personas se equivocan y descubren que no son todo lo felices que deberían, aún queriendo muchísimo a su pareja, porque es muy difícil reconocer, y decir en voz alta, a alguien a quien has amado profundamente: “te quiero pero no te amo”.

Lo que está claro es que, como le pasó al protagonista de “Romance X”, el amor se le fue y se llevó el deseo, por tanto; amor y deseo si van de la mano son la pareja perfecta. Pero si no van, el deseo buscará al amor y el amor siempre buscará al deseo.

Yo sé a quién quiero y a quién amo, independientemente de los devenires de la vida, de lo bueno y lo malo que ésta nos depara, pero también sé que prefiero irme a la cama sin ese amor cuando ya no me ama. Porque después del dolor, vendrá de nuevo el amor; ese gran amor que te hará volver a querer compartir tu vida con él hasta que la muerte os separe – o el deseo muera.

Co-autor invitado: Jose Manuel Monfort Calderón

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos

 

Compartir:
Leer más →

Cupido también juega al ajedrez…

Ajedrez vs. Amor para Alcanda Matchmaking Blog

Amor y Estrategia

En el post anterior de esta categoría (Cupido también usa calculadora), comenté acerca del amor desde el punto de vista económico, expliqué cómo podríamos configurar un “mercado del amor” y cómo este mercado poseía características ligadas a la información asimétrica que lo transformaban en un “mercado imperfecto”, siendo el concepto clave “el coste de búsqueda de pareja”.  Todo lo anterior nos llevó a concluir en la importancia que muchas veces tiene la presencia de terceros – el “matchmaker” – para lograr acuerdos óptimos en este “mercado imperfecto del amor”.

Una de las presunciones en las cuales se basan las ideas anteriormente expuestas, es que las personas son racionales, es decir, maximizadoras de su propio bienestar. Por tanto, maximizamos nuestro bienestar sujetos a restricciones (tiempo, dinero, etc.). Esta presunción es básica en la teoría microeconómica neoclásica, y si bien puede criticarse su simplicidad, es un supuesto que permite modelar muchas de las conductas económicas humanas. Sin embargo, el amor es un sentimiento complejo, del cual se ha hablado y escrito mucho a lo largo de la historia de la humanidad, y aunque quisiéramos circunscribir el tema sólo a su dimensión económica, no es posible ni válido caer en  simplicidades. Es por esto que en este segundo post daré un paso más para enriquecer la discusión. Ahora agregaremos que las personas además de racionales, se comportan estratégicamente, es decir, no sólo actúan pensando en su propio bienestar sino que además consideran en sus decisiones las acciones de otros.

La moderna Teoría de Juegos es la herramienta analítica que, basada  en el supuesto anterior, ha modelado una infinidad de conductas económicas humanas haciendo  importantes contribuciones  para la resolución de problemas reales en negociación, resolución de conflictos, marketing, estrategia militar, defensa nacional, etc. Y por ende, también tiene algo que decir respecto al amor y a la búsqueda de pareja.

No es anodino que, por ejemplo, en la película “Una Mente Maravillosa” (Ron Howard, 2001), donde se retrata la vida del premio Nobel de Economía 1994 John Nash,  se usara el concepto de “equilibrio de Nash” como ejemplo de estrategia para “ligar” en contraposición al simple “equilibrio competitivo”. Como se muestra en la película, la obtención del “first best” (la chica rubia) no pasa porque cada uno haga lo que sea racional para cada uno, ya que todos irían a por la chica rubia, se molestarían entre ellos, y al final no se conformaría ninguna pareja, ya que los chicos, tras ser rechazados por la rubia, tampoco serían aceptados por las chicas morenas al sentirse éstas tratadas como el “second best”.

“Adam Smith se equivocaba” (John Nash)

 

Por el contrario, el equilibrio socialmente óptimo, donde estarían todos mejor (todos en pareja), implica que sólo uno se debe quedar con la rubia, lo que  a su vez  requiere tener en cuenta la acción de los otros y llegar a algún tipo de acuerdo entre los “candidatos”.

Situaciones como las descritas en la película son una constante en los temas del amor, ¿Cuántas veces amigos del alma han coincidido en los gustos y sentimientos hacia una misma persona? ¿Cuántas veces a lo mejor hemos sacrificado nuestro propio interés para dejar a un amigo la posibilidad de  quedarse con la chica que nos gustaba también a nosotros? ¿O cuántas circunstancias hemos vivido en donde las decisiones de pareja implican involucrar indirectamente a otros? Y, ¿por qué no? cuando simplemente queremos emprender la búsqueda activa de pareja estable.

Y es que el amor es complejo, difícil y un bien escaso. Cupido no sólo usa la calculadora, también juega al ajedrez. No vivimos aislados en la sociedad y los sentimientos se mezclan y entrecruzan. Muchas veces el pensar los pasos a dar en materia amorosa nos obliga a retraernos e, introspectivamente, buscar la mejor respuesta a esa situación compleja. Es cuando esperamos el consejo de aquel amigo o amiga en quien confiamos, pero también es cierto que muchas veces esos consejos, aún hechos con la mejor intención, no alcanzan a visualizar la situación en su total complejidad.

Es ahí cuando nuevamente la figura del matchmaker cobra relevancia, porque no solamente queremos una ayuda que nos permita ahorrar en “costes de búsqueda”, sino también porque es bueno planificar, evaluar y ponderar las acciones en esta materia, asegurando así que son coherentes y no dañan a terceros involuntariamente. La asesoría estratégica en materia de búsqueda de pareja también es un rol que cumple el matchmaker, un rol no menor cuando en el juego del amor, las emociones, sentimientos y  expectativas  se entrecruzan una y otra vez.

Autor invitado: Cristian Gutiérrez Rojas, economista.

——————–

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes  y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

Pareja Alfa… exigentes y sofisticados

Pareja Alfa para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

Desde el punto de vista de la etología humana, cuyo objetivo es el estudio del comportamiento animal en su interacción con el medio, y considerando al ser humano como un ser animal, Alfa es el individuo en la comunidad con mayor rango, a quien los otros siguen. Sin embargo, en nuestra sociedad, macho Alfa se refiere generalmente a un hombre poderoso o en una alta posición social, similar a la masculinidad hegemónica. Pero no hay que olvidar que tanto el macho como la hembra pueden ser Alfas y cuando un macho y una hembra cumplen este rol se habla de pareja Alfa.

De cuerdo a nuestra experiencia en Alcanda Matchmaking, esto es lo que sucede hoy día con las relaciones de pareja entre hombre y mujer las cuales dejan atrás la idea del macho proveedor y mujer sumisa pues, si bien hace poco más de medio siglo, la imagen colectiva de los hombres era bastante clara: hombre conquistador, trabajador, padre recio y disciplinado pero poco involucrado en la familia, hoy en día las mujeres, en su lucha por la igualdad, están cambiando la manera de relacionarse y esto también afecta al tipo de hombres que quieren a su lado, convirtiéndose en mujeres exigentes y sofisticadas, abandonando al idealizado “Príncipe azul”, en definitiva se convierten en una Mujer Alfa.

La Mujer Alfa es exitosa y dominante, con un estilo de vida superior a la media. Es contemporánea, con éxito profesional y personal. Por lo general, la Mujer Alfa es atractiva, cuida mucho su imagen, es un tanto vanidosa, y a menudo interpreta un rol masculino pero sin perder su feminidad.

Casi el 100% de las clientas de Alcanda Matchmaking son mujeres Alfa, pueden ser solteras, viudas o divorciadas, pueden tener hijos o no, generalmente han sufrido uno, o varios, fracasos emocionales pero todas han sabido retomar sus vida de mujer “single” de éxito sin sentirse menos mujer por no tener pareja durante un corto o largo periodo. Afortunadamente el clásico “te vas a quedar para vestir Santos” es algo tan surrealista  para este tipo de mujeres que algunas ni siquiera conocen su significado.

Además, cabe resaltar que, de cuerdo a las peticiones de nuestros clientes masculinos, ninguno quiere una mujer como las de antaño; ama de casa dedicada exclusivamente a la familia. Nuestros clientes prefieren que su compañera aporte en lo económico, e incluso no les importa que ella tengan mayor poder adquisitivo que él, pues esto les permite alcanzar metas que de otro modo  serían muy difíciles de conseguir en la coyuntura actual.

Por otro lado, ya no existe edad propicia para establecer una relación estable y, tanto para ellas como para ellos, el tiempo es una baza más a la hora de encontrar pareja estable pues ayuda a conocerse mejor a uno mismo. Muchos singles observan y analizan los errores que han podido cometer en el pasado para no caer en los mismos y prefieren vivir una soltería más prolongada antes de establecerse con alguien.

Las metas personales y profesionales cada día tienen más importancia por lo que los hombres y mujeres Alfas aparcan establecerse en una relación seria hasta verlas cumplidas o bien, desean que la pareja se involucre en su vida personal ayudándole y apoyándole en sus proyectos para convirtiéndoles en proyectos comunes.

A los singles de hoy día les gusta que se respete su espacio personal ya que consideran que este es absolutamente necesario para una relación próspera. Tienden a tener más libertades que no están dispuestos a perder y buscan cómo encontrar ese equilibrio que les permita mantener una vida plena en pareja pero también con sus espacios vitales.

Es cierto que en nuestra propia experiencia, no hace mucho tiempo, y seguramente para muchos también en la actualidad, una mujer Alfa, con carácter, madura, inteligente e independiente era todo un desafío que muy pocos hombres están dispuestos a afrontar, pero también en nuestra experiencia, los machos Alfas, al contrario de amedrentarse, buscan este tipo de fémina, a la cual y de la cual enamorarse y ser correspondido, ya que ser fuerte atrae a los hombres fuertes y nunca a los débiles.

Pero es cierto que también existe un grupo de hombres que buscan en una mujer todo lo contrario a lo que son, es decir, todo aquello que ellos desean pero que no pueden ser. De este modo, los solteros exigentes puede complementarse muy bien con mujeres opuestas, por ejemplo, si ella es organizada y él, olvidadizo; si ella es estructurada, y él adora improvisar, etc. para encontrar el equilibrio que les hará perdurar en pareja.

Por tanto, en gran mayoría, los clientes de Alcanda Matchmaking son “singles” maduros, exigentes, sofisticados y seguros de sí mismos; personas exitosas que prefieren tener a su lado una persona fuerte, que les aporte y no se sienta apocado por su situación profesional o posición social. En definitiva, aún sin ellos saberlos, nos piden a gritos una persona Alfa que les complemente, les apoye, sin olvidarse, llegado el momento, de dejar a un lado todos estos fantásticos atributos para simplemente amarse como si no hubiera un mañana. ¡Feliz verano!

———————–

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

Compartir:
Leer más →

Cupido también usa calculadora…

Dollar + red heart image para Alcanda Matchmaking Blog

Análisis económico sobre cómo reducir el coste de búsqueda de pareja en el mercado del amor, un mercado imperfecto.

La economía es una ciencia social que cada día se adentra más en campos y dimensiones de la actividad humana. En este sentido, el tema del amor y la búsqueda de pareja no escapan a los tentáculos de la racionalidad económica y de las leyes de la oferta y la demanda.

Muchos economistas han escrito acerca de los beneficios económicos del matrimonio y la pareja estable desde un punto de vista eminentemente económico como el Premio Nobel de Economía Gary Becker. En este artículo sin embargo, hago referencia a la racionalidad económica del amor, y a cómo la búsqueda de pareja puede entenderse, desde un punto de vista económico, como la toma de decisiones que puede resultar muy costosa en un mercado de alta incertidumbre.

Tanto hombres como mujeres buscan su “primer mejor” (first best) candidato poniéndose ellos mismos un alto precio de oferta, ya sea expresado en términos monetarios (citas, regalos, nivel de vida) como no monetarios (el sólo hecho de estar en el momento y lugar adecuado);  y por el lado de la demanda la cosa tampoco está muy clara: si bien hay factores observables como el atractivo físico o el éxito profesional, existen muchos factores no observables que son fundamentales en el éxito de una buena relación de pareja: intereses comunes, desempeño sexual, hábitos, objetivos de vida, etc. En otras palabras, la incertidumbre se refleja en la limitadísima información de la que disponemos acerca de ese posible candidato o candidata ideal. Más allá de su atractivo físico, en una primera cita ¿qué sabemos realmente de él o de ella? Es decir, la complejidad de este mercado es evidente: altas asimetrías de información, tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda,  lo cual hace que la “posibilidad de éxito” se acote de manera considerable.

Dadas las características anteriores, podemos describir a la búsqueda del amor como una situación de mercado imperfecto: la simple disposición a dar y recibir amor no son suficientes para lograr un encuentro óptimo y, menos aún, un equilibrio estable de larga duración (matrimonio, o convivencia en pareja, feliz). La disyuntiva es evidente y por tanto, tenemos dos opciones: (1) o bajamos nuestro precio de oferta  y nos conformamos con menos, nuestro “segundo mejor” (second best); (2) o asumimos el alto coste de equivocarnos en la búsqueda de la pareja ideal (partiendo por el coste alternativo o de oportunidad, es decir, el tiempo perdido).

Pero existe una tercera opción: (3) que facilitemos que aquellos factores no monetarios (y no observables) en la fijación de nuestro precio de oferta se reduzcan considerablemente, sin reducir en demasía nuestro primer precio, y a la vez, que logremos obtener información adicional acerca de los factores no observables de la demanda, lo que resultaría en una mejor búsqueda  a un menor coste.

Desde este punto de vista, la entrada en escena de un “tercero” que ejerza de  “facilitador” del mercado, dando información, sincerando costes y afinando precios, surge como un mecanismo no tradicional que permitiría alcanzar equilibrios óptimos y vaciar mercados, es decir, más y mejores parejas. Y es que Cupido también usa la calculadora.

Una primera cita romántica obtenida a partir de un cruce en un típico sitio web de citas, que incluya cena, copas, costes por desplazamientos, etc. cuesta en promedio 150 euros,  independiente de quien pague. Considerando que se busca activamente pareja en estos medios, digamos una cita a la semana, nos llevaría a un coste promedio mensual de 600 euros, 3.600 euros en 6 meses de búsqueda activa, considerando solamente los costes monetarios. Pero como mencionamos previamente, en este mercado el coste más importante no es el monetario, sino el coste de oportunidad, el coste de perder la posibilidad de no encontrar a la persona deseada, que en ciertos momentos de nuestra vida puede convertirse en un bien “insustituible”, o con muy pocos sustitutos.

Esa tercera opción o “facilitador”, cuyo rol es corregir el mercado imperfecto del amor, es el matchmaker, como se conoce en  países de Norteamérica y norte del Europa,  figura profesional en la que se  deposita la confianza para la búsqueda del “primer mejor”.

Alcanda Matchmaking surge en España como esa tercera opción,  con una metodología propia similar a la de los Head-hunters (selección de ejecutivos) con el fin de lograr el máximo de emparejamientos “felices” posibles al menor coste.

Autor invitado: Cristian Gutiérrez Rojas, economista.

——————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes  y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

 

Compartir:
Leer más →

¡Bésame!

Bésame!

Besar: dícese del acto de presionar los labios contra la superficie de algo (generalmente en algún lugar de la piel de otra persona) como una expresión social de afecto, de saludo, de respeto o de amor. Y es justamente ese beso, el beso de amor, el beso pasional el que más nos gusta porque esta manifestación de amor provoca una serie de reacciones en el cuerpo muy beneficiosas para la salud y el corazón.

Un beso apasionado provoca una verdadera revolución en el cuerpo: quema de 3 a 12 calorías; pone en movimiento 12 músculos de los labios y otros 17 de la lengua; y hace que las pulsaciones cardíacas pasen de 70 a 140 por minuto; y ¿por qué no decirlo? es el mejor medio para excitar a las mujeres.

Además, desata una serie de procesos químicos: aumenta la secreción de dopamina (que da bienestar) y de testosterona (asociada al deseo sexual); libera adrenalina y noradrenalina, que aceleran la frecuencia cardíaca y la presión arterial, y también oxitocina, que afianza la relación.

Este impulso, ya convertido en una convención social, se desarrolló gradualmente en el mundo y hoy forma parte distintiva de las costumbres de muchos pueblos, que lo fueron adoptando según sus creencias y necesidades, dándole interpretaciones diversas.

Los esquimales, por ejemplo, se besan frotándose la nariz, lo que seguramente se relaciona con el ambiente en el que viven: es una forma de darle calor a esa zona de la cara.

Los rusos besan en la boca a sus hijos; los americanos y los argentinos se saludan con un solo beso en la mejilla; los europeos lo hacen a ambos lados de la cara excepto algunos como los suizos y los belgas que se dan tres besos.

Su universalidad obliga a pensar que la costumbre pudo nacer del impulso de succión del bebé, de las tendencias canibalísticas (el famoso chupetón), o de la costumbre tribal primitiva de olfatearse y olerse, costumbre que sigue practicándose en Tailandia y la cual tuve el placer de experimentar en primera persona a lo largo de los 7 años que viví allí.

Pero lo cierto es que un buen beso te remueve por dentro, te altera el ritmo cardíaco y algunos los recuerdas durante el resto de tu vida. Como le paso a mi queridísima amiga Margaux quien conoció a un americano en la India un 14 de febrero, se dieron uno de los besos mas bellos de toda su vida (palabras de ella), y cuando se volvieron a encontrar 10 años más tarde en Tailandia,  él le dijo “I’ve come here because of a kiss “.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

¿Amor o ambición?

Dulce pájaro de juventud para Alcanda Matchmaking Blog

Reseña de la espectacular película “Dulce pájaro de juventud”. Título original: ”Sweet Bird of Youth” de Richard Brooks (1962)

RESUMEN

Chance Wayne (Paul Newman) regresa a su ciudad natal. Acompaña a una estrella del cine venida a menos (Geraldine Page). Chance  quiere mostrar a todos que ha triunfado; pretende, además, recuperar a su antigua novia. Pero el padre de esta, un poderoso magnate del lugar, no lo entiende de ese modo.

COMENTARIO

Paul Newman increíble, entre encantador, fanfarrón e ingenuo, con una sonrisa que desarma. Es un gigoló, como le confiesa a Alexandra del Lago, la exestrella con la que aparece en su ciudad natal.

La mentalidad winner/looser, querer llegar a la cima para triunfar a los ojos de todos. Chance vive en ese sueño, en esa ilusión. “El fracaso es la enfermedad más contagiosa”, le dice a su novia, que intenta convencerle de que se quite esa fantasía de encima.

Como en la mayoría de las obras de Tenessee Williams, aparecen los temas clave: ambición (la de Finley, la de Chance, la de Alexandra), crueldad (la del cacique Finley, que pretende someter a todo el pueblo), el miedo al fracaso (Chance, Alexandra), el amor frustrado (Chance, su novia Heavenly), la mediocridad (la del hijo de Finley, la del propio Finley, por muy poderoso que sea), populismo (el de Finley), venganza (la que Finley y sus secuaces se toman contra Chance), la mercantilización de las relaciones humanas (Chance “usa” a Alexandra, Finley “usa” a su hija, Alexandra “necesita a Chance”)… y todo esto mezclado con alcohol y drogas.

Todas estas facetas de la vida arriba mencionadas desgastan (y conducen a la destrucción o autodestrucción). Frente a esta avalancha, solo el amor sencillo, liviano, que no busca más que la compañía y el apoyo de la otra persona, crece y nos hace crecer. Por cursi que suene, el amor como aspiración, como luz, nunca desaparece

Escena indeleble: Alexandra del Lago hablando con el productor Walter. Chance, impaciente al lado, suplica que hable a Walter de él, de la nueva promesa que ha conocido.

Frase memorable: Alexandra le pide un cigarro (no un porro, como los que fuma también):

Quiero un cigarrillo… No, de los normales, de los que sólo dan cáncer. 

 

Autora: Francesca Galimberti Prince @AmarantaF

Compartir:
Leer más →