Blog Archives

Pareja Alfa… exigentes y sofisticados

Pareja Alfa para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

 

 

Desde el punto de vista de la etología humana, cuyo objetivo es el estudio del comportamiento animal en su interacción con el medio, y considerando al ser humano como un ser animal, Alfa es el individuo en la comunidad con mayor rango, a quien los otros siguen. Sin embargo, en nuestra sociedad, macho Alfa se refiere generalmente a un hombre poderoso o en una alta posición social, similar a la masculinidad hegemónica. Pero no hay que olvidar que tanto el macho como la hembra pueden ser Alfas y cuando un macho y una hembra cumplen este rol se habla de pareja Alfa.

De cuerdo a nuestra experiencia en Alcanda Matchmaking, esto es lo que sucede hoy día con las relaciones de pareja entre hombre y mujer las cuales dejan atrás la idea del macho proveedor y mujer sumisa pues, si bien hace poco más de medio siglo, la imagen colectiva de los hombres era bastante clara: hombre conquistador, trabajador, padre recio y disciplinado pero poco involucrado en la familia, hoy en día las mujeres, en su lucha por la igualdad, están cambiando la manera de relacionarse y esto también afecta al tipo de hombres que quieren a su lado, convirtiéndose en mujeres exigentes y sofisticadas, abandonando al idealizado “Príncipe azul”, en definitiva se convierten en una Mujer Alfa.

La Mujer Alfa es exitosa y dominante, con un estilo de vida superior a la media. Es contemporánea, con éxito profesional y personal. Por lo general, la Mujer Alfa es atractiva, cuida mucho su imagen, es un tanto vanidosa, y a menudo interpreta un rol masculino pero sin perder su feminidad.

Casi el 100% de las clientas de Alcanda Matchmaking son mujeres Alfa, pueden ser solteras, viudas o divorciadas, pueden tener hijos o no, generalmente han sufrido uno, o varios, fracasos emocionales pero todas han sabido retomar sus vida de mujer “single” de éxito sin sentirse menos mujer por no tener pareja durante un corto o largo periodo. Afortunadamente el clásico “te vas a quedar para vestir Santos” es algo tan surrealista  para este tipo de mujeres que algunas ni siquiera conocen su significado.

Además, cabe resaltar que, de cuerdo a las peticiones de nuestros clientes masculinos, ninguno quiere una mujer como las de antaño; ama de casa dedicada exclusivamente a la familia. Nuestros clientes prefieren que su compañera aporte en lo económico, e incluso no les importa que ella tengan mayor poder adquisitivo que él, pues esto les permite alcanzar metas que de otro modo  serían muy difíciles de conseguir en la coyuntura actual.

Por otro lado, ya no existe edad propicia para establecer una relación estable y, tanto para ellas como para ellos, el tiempo es una baza más a la hora de encontrar pareja estable pues ayuda a conocerse mejor a uno mismo. Muchos singles observan y analizan los errores que han podido cometer en el pasado para no caer en los mismos y prefieren vivir una soltería más prolongada antes de establecerse con alguien.

Las metas personales y profesionales cada día tienen más importancia por lo que los hombres y mujeres Alfas aparcan establecerse en una relación seria hasta verlas cumplidas o bien, desean que la pareja se involucre en su vida personal ayudándole y apoyándole en sus proyectos para convirtiéndoles en proyectos comunes.

A los singles de hoy día les gusta que se respete su espacio personal ya que consideran que este es absolutamente necesario para una relación próspera. Tienden a tener más libertades que no están dispuestos a perder y buscan cómo encontrar ese equilibrio que les permita mantener una vida plena en pareja pero también con sus espacios vitales.

Es cierto que en nuestra propia experiencia, no hace mucho tiempo, y seguramente para muchos también en la actualidad, una mujer Alfa, con carácter, madura, inteligente e independiente era todo un desafío que muy pocos hombres están dispuestos a afrontar, pero también en nuestra experiencia, los machos Alfas, al contrario de amedrentarse, buscan este tipo de fémina, a la cual y de la cual enamorarse y ser correspondido, ya que ser fuerte atrae a los hombres fuertes y nunca a los débiles.

Pero es cierto que también existe un grupo de hombres que buscan en una mujer todo lo contrario a lo que son, es decir, todo aquello que ellos desean pero que no pueden ser. De este modo, los solteros exigentes puede complementarse muy bien con mujeres opuestas, por ejemplo, si ella es organizada y él, olvidadizo; si ella es estructurada, y él adora improvisar, etc. para encontrar el equilibrio que les hará perdurar en pareja.

Por tanto, en gran mayoría, los clientes de Alcanda Matchmaking son “singles” maduros, exigentes, sofisticados y seguros de sí mismos; personas exitosas que prefieren tener a su lado una persona fuerte, que les aporte y no se sienta apocado por su situación profesional o posición social. En definitiva, aún sin ellos saberlos, nos piden a gritos una persona Alfa que les complemente, les apoye, sin olvidarse, llegado el momento, de dejar a un lado todos estos fantásticos atributos para simplemente amarse como si no hubiera un mañana. ¡Feliz verano!

———————–

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

Compartir:
Leer más →

Cupido también usa calculadora…

Dollar + red heart image para Alcanda Matchmaking Blog

Análisis económico sobre cómo reducir el coste de búsqueda de pareja en el mercado del amor, un mercado imperfecto.

La economía es una ciencia social que cada día se adentra más en campos y dimensiones de la actividad humana. En este sentido, el tema del amor y la búsqueda de pareja no escapan a los tentáculos de la racionalidad económica y de las leyes de la oferta y la demanda.

Muchos economistas han escrito acerca de los beneficios económicos del matrimonio y la pareja estable desde un punto de vista eminentemente económico como el Premio Nobel de Economía Gary Becker. En este artículo sin embargo, hago referencia a la racionalidad económica del amor, y a cómo la búsqueda de pareja puede entenderse, desde un punto de vista económico, como la toma de decisiones que puede resultar muy costosa en un mercado de alta incertidumbre.

Tanto hombres como mujeres buscan su “primer mejor” (first best) candidato poniéndose ellos mismos un alto precio de oferta, ya sea expresado en términos monetarios (citas, regalos, nivel de vida) como no monetarios (el sólo hecho de estar en el momento y lugar adecuado);  y por el lado de la demanda la cosa tampoco está muy clara: si bien hay factores observables como el atractivo físico o el éxito profesional, existen muchos factores no observables que son fundamentales en el éxito de una buena relación de pareja: intereses comunes, desempeño sexual, hábitos, objetivos de vida, etc. En otras palabras, la incertidumbre se refleja en la limitadísima información de la que disponemos acerca de ese posible candidato o candidata ideal. Más allá de su atractivo físico, en una primera cita ¿qué sabemos realmente de él o de ella? Es decir, la complejidad de este mercado es evidente: altas asimetrías de información, tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda,  lo cual hace que la “posibilidad de éxito” se acote de manera considerable.

Dadas las características anteriores, podemos describir a la búsqueda del amor como una situación de mercado imperfecto: la simple disposición a dar y recibir amor no son suficientes para lograr un encuentro óptimo y, menos aún, un equilibrio estable de larga duración (matrimonio, o convivencia en pareja, feliz). La disyuntiva es evidente y por tanto, tenemos dos opciones: (1) o bajamos nuestro precio de oferta  y nos conformamos con menos, nuestro “segundo mejor” (second best); (2) o asumimos el alto coste de equivocarnos en la búsqueda de la pareja ideal (partiendo por el coste alternativo o de oportunidad, es decir, el tiempo perdido).

Pero existe una tercera opción: (3) que facilitemos que aquellos factores no monetarios (y no observables) en la fijación de nuestro precio de oferta se reduzcan considerablemente, sin reducir en demasía nuestro primer precio, y a la vez, que logremos obtener información adicional acerca de los factores no observables de la demanda, lo que resultaría en una mejor búsqueda  a un menor coste.

Desde este punto de vista, la entrada en escena de un “tercero” que ejerza de  “facilitador” del mercado, dando información, sincerando costes y afinando precios, surge como un mecanismo no tradicional que permitiría alcanzar equilibrios óptimos y vaciar mercados, es decir, más y mejores parejas. Y es que Cupido también usa la calculadora.

Una primera cita romántica obtenida a partir de un cruce en un típico sitio web de citas, que incluya cena, copas, costes por desplazamientos, etc. cuesta en promedio 150 euros,  independiente de quien pague. Considerando que se busca activamente pareja en estos medios, digamos una cita a la semana, nos llevaría a un coste promedio mensual de 600 euros, 3.600 euros en 6 meses de búsqueda activa, considerando solamente los costes monetarios. Pero como mencionamos previamente, en este mercado el coste más importante no es el monetario, sino el coste de oportunidad, el coste de perder la posibilidad de no encontrar a la persona deseada, que en ciertos momentos de nuestra vida puede convertirse en un bien “insustituible”, o con muy pocos sustitutos.

Esa tercera opción o “facilitador”, cuyo rol es corregir el mercado imperfecto del amor, es el matchmaker, como se conoce en  países de Norteamérica y norte del Europa,  figura profesional en la que se  deposita la confianza para la búsqueda del “primer mejor”.

Alcanda Matchmaking surge en España como esa tercera opción,  con una metodología propia similar a la de los Head-hunters (selección de ejecutivos) con el fin de lograr el máximo de emparejamientos “felices” posibles al menor coste.

Autor invitado: Cristian Gutiérrez Rojas, economista.

——————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes  y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

 

Compartir:
Leer más →

¡Bésame!

Bésame!

Besar: dícese del acto de presionar los labios contra la superficie de algo (generalmente en algún lugar de la piel de otra persona) como una expresión social de afecto, de saludo, de respeto o de amor. Y es justamente ese beso, el beso de amor, el beso pasional el que más nos gusta porque esta manifestación de amor provoca una serie de reacciones en el cuerpo muy beneficiosas para la salud y el corazón.

Un beso apasionado provoca una verdadera revolución en el cuerpo: quema de 3 a 12 calorías; pone en movimiento 12 músculos de los labios y otros 17 de la lengua; y hace que las pulsaciones cardíacas pasen de 70 a 140 por minuto; y ¿por qué no decirlo? es el mejor medio para excitar a las mujeres.

Además, desata una serie de procesos químicos: aumenta la secreción de dopamina (que da bienestar) y de testosterona (asociada al deseo sexual); libera adrenalina y noradrenalina, que aceleran la frecuencia cardíaca y la presión arterial, y también oxitocina, que afianza la relación.

Este impulso, ya convertido en una convención social, se desarrolló gradualmente en el mundo y hoy forma parte distintiva de las costumbres de muchos pueblos, que lo fueron adoptando según sus creencias y necesidades, dándole interpretaciones diversas.

Los esquimales, por ejemplo, se besan frotándose la nariz, lo que seguramente se relaciona con el ambiente en el que viven: es una forma de darle calor a esa zona de la cara.

Los rusos besan en la boca a sus hijos; los americanos y los argentinos se saludan con un solo beso en la mejilla; los europeos lo hacen a ambos lados de la cara excepto algunos como los suizos y los belgas que se dan tres besos.

Su universalidad obliga a pensar que la costumbre pudo nacer del impulso de succión del bebé, de las tendencias canibalísticas (el famoso chupetón), o de la costumbre tribal primitiva de olfatearse y olerse, costumbre que sigue practicándose en Tailandia y la cual tuve el placer de experimentar en primera persona a lo largo de los 7 años que viví allí.

Pero lo cierto es que un buen beso te remueve por dentro, te altera el ritmo cardíaco y algunos los recuerdas durante el resto de tu vida. Como le paso a mi queridísima amiga Margaux quien conoció a un americano en la India un 14 de febrero, se dieron uno de los besos mas bellos de toda su vida (palabras de ella), y cuando se volvieron a encontrar 10 años más tarde en Tailandia,  él le dijo “I’ve come here because of a kiss “.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

¿Amor o ambición?

Dulce pájaro de juventud para Alcanda Matchmaking Blog

Reseña de la espectacular película “Dulce pájaro de juventud”. Título original: ”Sweet Bird of Youth” de Richard Brooks (1962)

RESUMEN

Chance Wayne (Paul Newman) regresa a su ciudad natal. Acompaña a una estrella del cine venida a menos (Geraldine Page). Chance  quiere mostrar a todos que ha triunfado; pretende, además, recuperar a su antigua novia. Pero el padre de esta, un poderoso magnate del lugar, no lo entiende de ese modo.

COMENTARIO

Paul Newman increíble, entre encantador, fanfarrón e ingenuo, con una sonrisa que desarma. Es un gigoló, como le confiesa a Alexandra del Lago, la exestrella con la que aparece en su ciudad natal.

La mentalidad winner/looser, querer llegar a la cima para triunfar a los ojos de todos. Chance vive en ese sueño, en esa ilusión. “El fracaso es la enfermedad más contagiosa”, le dice a su novia, que intenta convencerle de que se quite esa fantasía de encima.

Como en la mayoría de las obras de Tenessee Williams, aparecen los temas clave: ambición (la de Finley, la de Chance, la de Alexandra), crueldad (la del cacique Finley, que pretende someter a todo el pueblo), el miedo al fracaso (Chance, Alexandra), el amor frustrado (Chance, su novia Heavenly), la mediocridad (la del hijo de Finley, la del propio Finley, por muy poderoso que sea), populismo (el de Finley), venganza (la que Finley y sus secuaces se toman contra Chance), la mercantilización de las relaciones humanas (Chance “usa” a Alexandra, Finley “usa” a su hija, Alexandra “necesita a Chance”)… y todo esto mezclado con alcohol y drogas.

Todas estas facetas de la vida arriba mencionadas desgastan (y conducen a la destrucción o autodestrucción). Frente a esta avalancha, solo el amor sencillo, liviano, que no busca más que la compañía y el apoyo de la otra persona, crece y nos hace crecer. Por cursi que suene, el amor como aspiración, como luz, nunca desaparece

Escena indeleble: Alexandra del Lago hablando con el productor Walter. Chance, impaciente al lado, suplica que hable a Walter de él, de la nueva promesa que ha conocido.

Frase memorable: Alexandra le pide un cigarro (no un porro, como los que fuma también):

Quiero un cigarrillo… No, de los normales, de los que sólo dan cáncer. 

 

Autora: Francesca Galimberti Prince @AmarantaF

Compartir:
Leer más →

Me gusta cuando callas…

image

 

 

 

 

 

 

 

POEMA XV – PABLO NERUDA 

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

 

Autor: Pablo Neruda,  poeta chileno galardonado con el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nobel de Literatura. También se desempeñó como diplomático y fue miembro activo del partido comunista, compromiso político que muchas veces se ve plasmado en sus obras. Ampliamente conocido por sus obras “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” y sus “Cien sonetos de amor”, también es el autor de poemas tales como “Ahora es Cuba” “Alturas de Machu Pichu”, “Los enemigos” y “Si tu me olvidad” entre tantas otras.

——————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? ¡En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a nuestros exclusivos clientes  y síguenos en nuestras redes sociales en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relaciones de pareja así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

 

Compartir:
Leer más →

Hoy voy a ser feliz…

hoy-voy-a-ser-feliz-para-alcanda-matchmaking-blog

 

 

 

 

 

 

 

Hoy tomo la decisión de ser feliz, aunque no sepa cómo hacerlo. Hoy tomo la decisión de pensar, sentir y actuar de un modo diferente que conecte con la felicidad. Hoy sé que al tomar esta decisión mis creencias van a cambiar.

Hoy tomo la decisión de estar libre de sufrimiento, del dolor, como forma de aprendizaje. Hoy decido que aprenderé, a partir de ahora, a través del amor, de la alegría, del fuego y de la explosión.

Hoy sé que puedo amarme a mí misma, elijo cuidarme y respetarme, ser consciente del peso que muchas veces he soportado para tratar de ser madre, hija, amiga o esposa perfecta.

Decido en este instante ser paciente y cariñosa conmigo misma y me comprometo a ello. A escuchar esta voz interna que me acaricia, me equilibra, y me ayuda a tomar consciencia de lo valiosa que soy. Elijo recordar mis valores, mis capacidades naturales y mis fortalezas para iluminar y activar mi sabiduría interna.

Hoy sé que durante mucho tiempo usé otras voces, voces de crítica, de castigo, de miedo… y ahora ordena que esas voces disminuyan su poder y su fuerza hasta ser casi imperceptibles a mí oído. Decido que queden en el pasado, simplemente para recordar que no me sirven para lograr mis objetivos, que me alejan de mí misma y de mi felicidad.

Hoy me comprometo a dialogar conmigo misma cada día, desde la comprensión y el amor. Recordándome lo valiosa que soy.

Hoy decido ser feliz y esto incluye atraer hacia mí todo aquello que me aporta bienestar. Elijo conectar con mi parte más infantil y mágica, con mis deseos más olvidados y mi capacidad de jugar.

Tomo consciencia de que merezco ser feliz, aunque no sepa muy bien cómo hacerlo. Durante un tiempo voy a actuar como si lo fuera, voy a tratar de descubrir cómo es pensar, cómo es sentir, cómo es actuar, al ser feliz.; exprimiendo la vida y disfrutando de cada momento, consciente de que cada día está lleno de nuevas posibilidades.

Soy una mujer valiosa y cada vez que se enciendan las antiguas voces de reproche, mi nueva voz tomará mayor fuerza para recordar mi elección:

¡HOY VOY A SER FELIZ!

 

 

A todas las mujeres que alguna vez sufrieron y son conscientes de ello. A ti mamá, porque más que nadie, mereces ser feliz.

¡Feliz día de Navidad, 25 de diciembre de 2016!

Verónica

Autora: desconocida.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

My way

Se acerca el final del año y con él nos llega LA VOZ de Frank Sinatra. Es como si fuera un síntoma de la Navidad pues en cada tienda o lugar que pasas, sobre todo en Nueva York, suenan sus canciones.

A mí la que más me gusta, seguramente porque me siento muy identificada con ella, es la popular “My Way” albúm que lleva el mismo título y que sacó en marzo de 1969. Aunque al escuchar esta canción, a la mayoría de nosotros, nos venga a la cabeza Frank Sinatra, también la cantó al final de su carrera, y con mucho sentimiento, el increíble rey del Rock; Elvis Presley.

Pero lo cierto es que esta popular canción fue adaptada al inglés por Paul Anka, en 1969, basada en la canción francesa «Comme d’habitude», escrita por Claude François y Jacques Revaux.

La canción habla de un hombre (podría ser también una mujer) de mediana edad que mira satisfecho el acontecer de su vida, mientras relata algunos de los aspectos más relevantes de ésta a un amigo, que lo escucha atentamente sentado a su lado.

Al final del día, al ver su vida transcurrir, está feliz de cómo vivió, del curso que tomó su vida y lo que logró de ella, aunque también reconoce que se arrepiente de ciertas cosas y de haber sufrido grandes tristezas. Y ¿quién no? Pero lo importante es que, cuando miremos atrás, nos sintamos orgullosos de la vida que hemos llevado y no lamentemos no haber hecho nada porque como dijo Grace Murray Hopper (1906-1992), científica informática americana:

“ES MÁS FÁCIL PEDIR PERDÓN QUE PEDIR PERMISO”

En el video, grabado en el concierto que Frank Sinatra dio en el Madison Square Garden de New York en 1974, tenéis los subtítulos en español pero yo aquí os dejo la letra de la canción en su versión inglesa para que podáis cantarla.. 😉

MY WAY

And now, the end is near

And so I face the final curtain

My friend, I’ll say it clear

I’ll state my case, of which I’m certain

 

I’ve lived a life that’s full

I’ve traveled each and every highway

But more, much more than this

I did it my way

 

Regrets, I’ve had a few

But then again, too few to mention

I did what I had to do

And saw it through without exemption

 

I planned each charted course

Each careful step along the byway

And more, much more than this

I did it my way

 

Yes, there were times, I’m sure you knew

When I bit off more than I could chew

But through it all, when there was doubt

I ate it up and spit it out

I faced it all and I stood tall

And did it my way

 

I’ve loved, I’ve laughed and cried

I’ve had my fill my share of losing

And now, as tears subside

I find it all so amusing

 

To think I did all that

And may I say – not in a shy way

Oh no, oh no, not me

I did it my way

 

For what is a man, what has he got

If not himself, then he has naught

To say the things he truly feels

And not the words of one who kneels

The record shows I took the blows

And did it my way

 

Yes, it was my way!

 

¡Feliz comienzo del último mes de 2016!

V.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

¿Por qué somos infieles?

En un post anterior mencioné brevemente a Esther Perel y os dije que os hablaría de ella más adelante y, como lo prometido es deuda y yo siempre cumplo con mis promesas, hoy os voy a hablar de su última e interesante charla para TED: Repensando la infidelidad… una charla para quien haya amado alguna vez.

¿Qué queremos decir realmente con “ser infiel”? ¿Una aventura, una relación virtual, pagar por sexo, “follamigo”, “sexting”, mirar porno, un masaje con final feliz, estar activo en webs de contacto, o el simplemente hecho de desear a otra persona?

Esther comienza redefiniendo el significado de la infidelidad para romper con los mitos sobre que los hombres engañan por aburrimiento y miedo a la intimidad mientras que las mujeres lo hacen para paliar un sentimiento de soledad en busca de esa misma intimidad.

La monogamia solía significar una persona para toda la vida pero ahora significa una persona a la vez, porque está demostrado que a lo largo de nuestra vida, mantendremos al menos 3 relaciones de pareja estable.

Lo cierto es que el adulterio existe desde que se inventó el matrimonio y también el tabú sobre él. Por tanto, la cuestión es ¿cómo reconciliamos algo que está universalmente prohibido y a su vez, universalmente practicado?

A lo largo de la historia, los hombres han tenido “licencia para engañar” con muy pocas consecuencias, e incluso han sido justificados por teorías biológicas y evolutivas, mientras que el adulterio femenino aún sigue siendo castigado con sentencia de muerte en 9 países en el mundo.

Por tanto, una buena definición de infidelidad consta de tres elementos claves:

  1. una relación secreta, que es la base de la infidelidad;
  2. una conexión emocional de un tipo u otro;
  3. y una alquimia sexual siendo ésta la parte más importante porque el escalofrío erótico que solo el pensamiento de dar un beso puede resultar tan estimulante y poderoso como el acto de hacer el amor pues como dijo Marcel Proust:
“es nuestra imaginación la que es responsable del amor, no la otra persona.”

Cuando antiguamente los matrimonios estaban basados en intereses socio-económicos, el adulterio ponía en peligro la estabilidad y seguridad económica de la pareja, mientras que desde que el matrimonio está basado en el amor, el adulterio pone en peligro nuestra estabilidad emocional. Irónicamente, antes se buscaba amor en el adulterio pero ahora, que buscamos amor en el matrimonio, el adulterio lo destruye pues es una violación de confianza y puesto que hoy en día es socialmente aceptable el abandonar una relación cuando se ha roto la confianza pues, paradójicamente, mientras antes estaba mal visto divorciarse sólo porque tu pareja te había sido infiel y lo manteníamos oculto, ahora lo está permanecer en una relación, o seguir amando a alguien que te ha sido infiel, porque ahora no nos divorciamos porque somos infelices, sino que nos divorciamos para ser más felices.

Y si ahora somos libres para entrar y salir de las relaciones en busca de la felicidad y sólo permanecemos en aquellas que nos hacen sentir “más” felices, ¿por qué sigue existiendo la infidelidad? ¿qué nos empuja a serle infiel a nuestra pareja cuando aparentemente lo tenemos todo con ella?

La mayoría de las personas que, en algún momento de su vida, son infieles a sus parejas, creen firmemente en la monogamia y les han sido files durante décadas. Pero llega un día en el que, de repente, se empiezan a cuestionar su “lealtad” hacia ellas en una encrucijada entre, seguir siéndolo o “echar una cana al aire” con la esperanza de que ello no perjudique a su relación de pareja estable, entonces ¿por qué dudan ahora en hacerlo aun siendo conscientes de que pueden perder todo aquello que construyeron a lo largo de tantos años?

Las aventuras son un acto de traición pero también un acto de lujuria y de amor. En lo más profundo de una aventura, normalmente encontramos el deseo, y el anhelo, de obtener una conexión emocional, una novedad, libertad, autonomía, intensidad sexual, el deseo de volver a encontrar una parte perdida de nosotros mismos, o por un intento de recuperar la vitalidad en contrapunto a una pérdida o tragedia.

En la mayoría de los casos, las aventuras en personas de mediana edad representan la adolescencia no vivida o, mejor aún, la búsqueda en la otra persona de algo en lo que nosotros mismos nos hemos convertido. No huimos de nuestro pareja sino que intentamos reconectar con nuestros “nuevo yo”.

Pero la razón más utilizada para justificar una aventura, no importa de qué nacionalidad, edad, razón o condición hablemos, es para “sentirse vivos” otra vez, porque las aventuras normalmente van después de la perdida de alguien cercano, o de alguna tragedia vivida lo cual hace preguntarnos: ¿es esto todo? ¿voy a seguir con esta vida otros 20 años más sin sentir esa pasión que nos trae un nuevo amor? Por consiguiente, podría decirse que el mayor causante de una aventura es la búsqueda de volver a vivir, a sentir algo que pensábamos quedó atrás, en realidad es un antídoto a la muerte. Y por ende, en contra del pensamiento común, las aventuras se tienen, no tanto por un deseo sexual sino más bien por el profundo anhelo de sentirse deseado, importante, atendido, etc. y el mero hecho de saber que no tienes a esa persona, y que no podrás tenerla, nos hace seguir deseándola convirtiéndose en una espiral de deseo porque el ser humano siempre quiere lo que no tiene.

Entonces, ¿cómo nos recuperamos después de una aventura? Algunas aventuras son simplemente el colofón final de algo que ya estaba completamente muerto pero otras se convierten en el motivo para tener una nueva oportunidad porque se dan cuenta de lo importante que es contar con esa persona tan cercana, que siempre han tenido al lado, de volverla a valorar y por eso la mayoría de las parejas que van a terapia después de una aventura siguen juntas porque fueron capaces de convertir una crisis en una oportunidad de volverse a reencontrar.

Pareciera que dentro del desorden que provoca una aventura, se forma un nuevo orden en el que ambas partes empiezan a hablar en profundidad después de pasar años sin hacerlo, de exponer sus deseos y sus anhelos a todos los niveles e incluso recuperar ese deseo sexual por su pareja que perdieron hace ya mucho tiempo.

Y ahora la pregunta difícil sería ¿son entonces las aventuras recomendables para reavivar una pareja o volver a valorar lo que ya tenemos? Desde mi punto de vista, no, en absoluto porque, cuando se es infiel se cruza una línea roja – la pérdida de confianza – la cual es muy difícil de recuperar, pero también soy consciente de que cada cual es cómo es y que no todas las aventuras surgen por los mismos motivos y tienen las mismas consecuencias.

Así que yo os diría que reflexionéis sobre vuestras relaciones, sobre por qué tenéis la tentación de serle infiel a vuestra pareja (o haberlo sido) porque la respuesta, seguramente, no esté en tu pareja sino en ti mismo.

Feliz domingo de noviembre, el primero con tiempo otoñal en Madrid,

V.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

Brujas: ciudad encantada

Brujas (Bélgica) para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

 

Brujas, también conocida como la “Venecia del norte” por sus canales,  es el nombre con el que comúnmente conocemos en España a la coqueta ciudad belga de “Brugge”, que realmente significa puente en flamenco, el idioma oficial. Pero imagino que a algún iluminado se le ocurrió nombrarla “Brujas” por la similitud fonética que tiene en español.

Capital de la provincia de Flandes occidental, está situada en el extremo noroeste de Bélgica, a 90 kilómetros de su capital, Bruselas. Es una pequeña ciudad que cuenta con tan sólo 117.000 habitantes. Pareciera haber salido de un cuento de hadas, y es que la primera vez que la visité, pensé que me acababa de despertar de un sueño y trasladado por arte de magia a este encantador lugar.

Cierto que en España tenemos decenas de ciudades medievales ideales – muchas de ellas Patrimonio de la Humanidad – como Peratallada, Avila, Salamanca, etc. pero, sin lugar a dudas, Brujas es una de las ciudades europeas medievales mejor conservadas, tan perfecta con sus casistas,  plazas, puentes y canales, que pareciera un plató de cine, y seguramente por esto sirvió de telón de fondo para la espectacular película “Escondidos en Brujas”. Pero entre sus casas, palacios y plazas, se alza también una ciudad contemporánea que desarrolla sus negocios como cualquier otra ciudad europea.

Mundialmente conocido es su chocolate, al cual le han dedicado hasta un museo, el “Museo del Chocolate”, donde te explican su historia y evolución a lo largo de los siglos y hasta te muestran cómo elaboraban los bombones antiguamente. Resulta además gracioso el hecho de que, para ayudar a entender la historia del chocolate, además de los objetos típicos que se puede encontrar en cualquier museo, hay  una serie de maquetas realizadas con Clicks de Playmobil. Y digo yo, ¿qué tendrá que ver el chocolate con los Cliks de Playmobil? ¡Eureka! De ahí nació la idea de los huevos Kinder sorpresa…

La mejor forma de ver la ciudad es navegando en barquito por sus múltiples canales, mientras te cuentan por qué muchas casas tienen tapiadas algunas de sus ventanas (según parece, hubo un tiempo en el que se pagaban impuestos en base al número de ventanas que tuvieran las casas y por ello empezaron a tapiarlas).

Una curiosidad: si navegas por sus canales, seguramente verás un perrito asomado a la ventana de una de las casas medievales que los bordean pues, al parecer, el animalito se pasa el día entero ahí sentado, viendo pasar la vida desde la ventana, observando a la gente y, seguramente, preguntándose el por qué de ese vaivén de humanos. Y es que el perrito ya forma parte del paisaje de los canales de Brujas, hasta ha sido eternizado en la película que he mencionado antes, “Escondidos en Brujas”, en donde hay una escena en la que sale el perro, todo tranquilo, asomado a la misma ventana, en la misma postura y, seguramente, con el mismo pensamiento.

Pero para mí, lo más importante a resaltar de esta ciudad encantada, es que Brujas es especialmente romántica, por lo que no puedes dejar de visitarla con tu pareja. Es más, si yo fuera hombre, y con lo romántica empedernida que soy, no dudaría un segundo en pedirle la mano a mi amada durante ese paseo por los canales, con el perro de testigo, para que nunca olvidase que en uno de esos días en los que los turistas pasean en barquito por sus tranquilas aguas, se oyó el grito de una exaltada española, seguido de un gran chapuzón en el agua, pues, seguramente, me caería del barco de la ilusión (y de la sorpresa) al oír su petición.

¡Disfrutadla!

Autora: Verónica Alcanda

Compartir:
Leer más →

La oferta del amor: teorías

la-oferta-del-amor-para-alcanda-matchmaking-blog

 

 

 

 

Hirschman y el extraño comportamiento de la oferta de amor

Para el pensador universalista Hirschman (1985), el amor comprende: moralidad, cumplimiento de normas, confianza y espíritu cívico. Insistió, en contra de la ortodoxia, que un orden social puede ser más seguro si está fundado en la benevolencia y en el amor. Argumentó que la oferta de amor no es fija y limitada, y, especialmente, que el amor no es un recurso sino una habilidad (similar a la del conocimiento o capital humano).

La virtud pública, y virtudes más elevadas como el amor y el altruismo, al menos en los especímenes humanos, están sujetas a la escasez. Hirschman mostró que tal tipo de comportamiento no se agota con el uso (como suele ocurrir con recursos físicos agotables) y tampoco se podría incrementar con su persistente utilización (como ocurre con las habilidades y el conocimiento mismo).

El amor y virtudes similares tienen un comportamiento complejo y compuesto: se suelen atrofiar cuando no son adecuadamente practicados y, por eso mismo, son propensos a desaparecer por la búsqueda de intereses de un mercado que se expande a todos los confines de la vida. No obstante, se pueden agotar cuando son practicados e invocados con exceso. En suma, según él, extremos viciosos como el capitalismo salvaje o la revolución cultural maoísta pueden marchitar el amor.

Elster o la oferta involuntaria de amor

Para Elster (1999), la pasión es, en parte, una motivación visceral, está fuera del control del individuo y/o del grupo e impulsa directamente a la acción. Las pasiones incluyen emociones (unas más crudas como el miedo y la rabia, otras con referentes cognitivos negativos como el resentimiento, el odio y la venganza, y positivos como el amor). Dentro de lo pasional también caben el hambre, la sed, el deseo sexual, los estados de dolor, los estados de intoxicación por consumo de drogas, el ansia misma por las drogas y la locura.

Elster ha sugerido que los seres humanos estamos motivados por razón, pasión e interés, e insiste en ubicar al amor dentro de las emociones. Las emociones, a diferencia de los factores puramente viscerales (dolor, placeres corporales, sed y hambre) tienen antecedentes cognitivos. Puede, por consiguiente, existir amor irracional cuando se persiste en amar a alguien o algo en abierta contradicción con nuestras creencias (conocimientos que indicarían que no vale la pena amar más).

Resalta que a veces el amor se origina en meras percepciones y no en creencias distantes de los errores. Añade que el amor en forma de ágape no obedece a algún antecedente cognitivo.

Tal autor insiste en ubicar al amor dentro de lo pasional, pues, como ocurre con otras emociones, el amor distorsiona los conocimientos y perturba cualquier cálculo frío y racional de costes y beneficios. Advierte que la química del amor es similar a la que causan las anfetaminas. Por ejemplo, el enamorarse genera alguna agudización de la conciencia, importantes incrementos de la energía, disminución del sueño y del hambre, y sensaciones de euforia. Y la química del amor suele durar semanas, meses y aun años.

El amor marital dista de una metalizada escogencia racional (escoger una pareja con ingreso igual o mayor al que uno devenga), implica preocupación por el destino de los seres queridos (cónyuge e hijos), pero no suele desembocar en una demencial e irreflexiva entrega total a quien se ama. Pero Elster no duda en agregar que las satisfacciones emotivas que a corto y largo plazo proporciona el amor son tan fundamentales que otras consideraciones materiales y racionales devienen asuntos secundarios.

La oferta condicional o interesada de amor

Adam Smith (1976) mostró que la simpatía es una capacidad inherente a los seres humanos, les permite instantáneamente identificarse con otros, aún corriendo el riego de descuidar el interés propio. Gracias a la imaginación nos podemos comparar con otros seres humanos y, por tanto, podemos ponernos en su lugar y sentir algo parecido a lo que pueden estar sintiendo (la llamada empatía). Este es el primer paso en la formación de juicios morales y en la socialización de los individuos. Pero el interés de la sociedad es muy vago y abstracto, por lo que los individuos simpatizan con otros individuos o con grupos pequeños próximos, pero no con toda la sociedad y esto se aplica también al amor.

Varios investigadores, economistas y sociólogos indagaron acerca de la cooperación motivada por sentimientos morales. Basado en evidencia experimental, y algún trabajo de campo, se muestra claramente que los individuos tienen preferencias sociales diversas. Afirman que los individuos sienten simpatía o antipatía por sus semejantes y, por tanto, sus escogencias económicas y no económicas presentan diversidad de matices, que se podrían ubicar entre los extremos de la malevolencia y la benevolencia. Mientras individuos con preferencias malévolas gozan con el malestar de sus semejantes, los sujetos con preferencias benévolas experimentan bienestar si su prójimo está bien. Entre los extremos podría concebirse un centro análogo a la neutralidad o indiferencia social: allí se ubicarían los individuos pendientes de su propio y estrecho autointerés. 

La oferta incondicional de amor, compromiso y altruismo

El profesor Sen (1977) hizo énfasis en que la simpatía consiste en una preocupación por otros, lo cual afecta directamente nuestro propio bienestar: por ejemplo, afirma que el saber que otros están siendo torturados enferma a quien experimenta simpatía. Y no duda en precisar que la simpatía puede ser una conducta egoísta, pues nuestro bienestar depende del bienestar de otros, y puede ser entendida como una externalidad.

Sen prefirió optar por el compromiso: la acción de ayudar o de confraternizarse, no la mera sensiblería. Aclara que existe compromiso cuando la persona actúa para poner freno a una injusticia. Tal conducta es no egoísta (implica un sacrificio, una actuación en contra del propio bienestar) y, en particular, es una metapreferencia ética. Sin embargo –insiste Sen– los compromisos no son universales, más bien están fragmentados en grupos como: familia, comunidad, gremio, empresa, partido, clase, país, etc.

Justamente, al estudiar la cooperación o solidaridad en causas colectivas o públicas, autores como Elster han mostrado la importancia de los individuos altruistas. Para este filósofo el mandamiento cristiano de amar al prójimo como a uno mismo es básicamente equivalente al imperativo (deber incondicional) de Kant: no tratar a las otras personas como medios para nuestros fines, tratarlos como quisiéramos que nos trataran a nosotros mismos.

Ejemplos, además, como el dado por Cristo son las entregas incondicionales de madres, redentores y héroes que lo dan todo, hasta la vida, para comenzar un proceso de acción colectiva. Y recoge el planteamiento del economista Schelling (1978), quien mostró que los procesos de cooperación (acción colectiva) comienzan gracias a unos cooperadores incondicionales: especies de santos o locos cuyas Economía política del amor Freddy Cante 55 estrategias dominantes son las de cooperar o ayudar al prójimo (aunque no sean correspondidos).

Otros estudiosos de la acción estratégica, como Dixit y Nalebuff (1991), han corroborado tal afirmación. Insisten en que sin deberes incondicionales o mandatos morales serían imposibles y más inestables muchos procesos de acción colectiva que, por lo mismo, no podrían comenzar o mantenerse por la racionalidad o por meras preferencias recíprocas. Y, justamente, contrastaron dos famosos pasajes de la Biblia: la fragilidad del Tit-For-Tat de Axelrod, e incluso de las preferencias sociales (parcialmente interesadas), equivale a lo plasmado en el Éxodo (21:22); allí se nos dice “[. . . ] ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, quemadura por quemadura, herida por herida, moretón por moretón”. Pero la fuerza de la cooperación unilateral e incondicional basada en deberes no negociables o imperativos se muestra en El nuevo testamento, en el pasaje de Mateo (5:38): “Habéis oído que se ha dicho, ’ojo por ojo y diente por diente’. Pero yo os digo, no os opongáis a una mala persona. Si alguien os golpea en la mejilla derecha, ofrecedle también la otra”.

Autor: Freddy Canté, Doctor en Ciencias Económicas. Profesor asociado de la Facultad de Ciencia Política y de Gobierno de la Universidad del Rosario.

Referencias (por orden alfabético):

– Dixit, A. y Nalebuff, B. (1991). Thinking Strategically, the Competitive Edge in Bussiness, Politics and everyday Life. Cambridge, Mass: M.I.T. Press

– Elster, J. (1999) The Alchemies of the Mind. Cambridge, Mass: Cambridge University Press.

– Hirschman, A. O. (1985). Against Parsimony: Three easy Ways of complicating some categories of economic discourse.

– Schelling, T. (1978). Micromotives and Macrobehavior. New York: W.W. Norton and Company.

– Sen, A. (1977). Rational Fools: A Critique of the Behavioural Foundations of Economic Theory. Philosophy and Public Affairs.

– Smith, A. (1976) 1759 The Theory of Moral Sentiments. Oxford University Press.

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →