diciembre 2016

My way

Se acerca el final del año y con él nos llega LA VOZ de Frank Sinatra. Es como si fuera un síntoma de la Navidad pues en cada tienda o lugar que pasas, sobre todo en Nueva York, suenan sus canciones.

A mí la que más me gusta, seguramente porque me siento muy identificada con ella, es la popular “My Way” albúm que lleva el mismo título y que sacó en marzo de 1969. Aunque al escuchar esta canción, a la mayoría de nosotros, nos venga a la cabeza Frank Sinatra, también la cantó al final de su carrera, y con mucho sentimiento, el increíble rey del Rock; Elvis Presley.

Pero lo cierto es que esta popular canción fue adaptada al inglés por Paul Anka, en 1969, basada en la canción francesa «Comme d’habitude», escrita por Claude François y Jacques Revaux.

La canción habla de un hombre (podría ser también una mujer) de mediana edad que mira satisfecho el acontecer de su vida, mientras relata algunos de los aspectos más relevantes de ésta a un amigo, que lo escucha atentamente sentado a su lado.

Al final del día, al ver su vida transcurrir, está feliz de cómo vivió, del curso que tomó su vida y lo que logró de ella, aunque también reconoce que se arrepiente de ciertas cosas y de haber sufrido grandes tristezas. Y ¿quién no? Pero lo importante es que, cuando miremos atrás, nos sintamos orgullosos de la vida que hemos llevado y no lamentemos no haber hecho nada porque como dijo Grace Murray Hopper (1906-1992), científica informática americana:

“ES MÁS FÁCIL PEDIR PERDÓN QUE PEDIR PERMISO”

En el video, grabado en el concierto que Frank Sinatra dio en el Madison Square Garden de New York en 1974, tenéis los subtítulos en español pero yo aquí os dejo la letra de la canción en su versión inglesa para que podáis cantarla.. 😉

MY WAY

And now, the end is near

And so I face the final curtain

My friend, I’ll say it clear

I’ll state my case, of which I’m certain

 

I’ve lived a life that’s full

I’ve traveled each and every highway

But more, much more than this

I did it my way

 

Regrets, I’ve had a few

But then again, too few to mention

I did what I had to do

And saw it through without exemption

 

I planned each charted course

Each careful step along the byway

And more, much more than this

I did it my way

 

Yes, there were times, I’m sure you knew

When I bit off more than I could chew

But through it all, when there was doubt

I ate it up and spit it out

I faced it all and I stood tall

And did it my way

 

I’ve loved, I’ve laughed and cried

I’ve had my fill my share of losing

And now, as tears subside

I find it all so amusing

 

To think I did all that

And may I say – not in a shy way

Oh no, oh no, not me

I did it my way

 

For what is a man, what has he got

If not himself, then he has naught

To say the things he truly feels

And not the words of one who kneels

The record shows I took the blows

And did it my way

 

Yes, it was my way!

 

¡Feliz comienzo del último mes de 2016!

V.

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

A más edad, mejor sexo…

a-mas-edad-mejor-sexo

Habéis leído correctamente: he dicho MEJOR sexo, que no MÁS sexo. Una de las tantas mentiras con las que nos ceban, es que la calidad no está reñida con la cantidad pero Calidad es precisamente lo contrario de Cantidad.

Por más estrellas Michelin que tenga un Chef, si tiene que alimentar 80 comensales, no puede ofrecerles la misma calidad que si prepara una cena para 4 amigos. Y no me estoy refiriendo a la calidad de los alimentos sin preparar, obviamente, sino  al resultado final, pues desde un punto de vista Pránico  (energético) es del todo imposible insuflarles la misma entrega, pasión y dedicación. Ese Prana, es el que  marca la diferencia, lo que hace que una plato sepa a gloria o esté exquisito… sin más.

Doy este ejemplo de un Chef, porque tanto el Sexo como el Gusto son facetas regidas  por el mismo Çakra (los Çakras son ruedas energéticas, antenas que atraen energías  precisas): el segundo Çakra, Swadhistana. Pero no es mi intención hablaros de Çakras en este post sino de sexo, de por qué menos sexo equivale por lo general a sexo con mayor conciencia. Esa es la palabra clave: conciencia.

Existen 3 formas de abordar la sexualidad: la primera con vistas a la reproducción, pura y meramente animal (lo digo sin el menor sentido peyorativo, de hecho adoro los animales); la segunda por placer y exaltación de los sentidos;  y la tercera el Sexo como manera de auto conocimiento a la vez que método de evolución  y de exploración nuestros límites, los de nuestra pareja y los de la realidad que nos rodea, insospechadas, pero va infinitamente más allá.

Una advertencia: como buena Yogini, solo hablo de lo que he experimentado en mi cuerpo y en mi alma. Luego, hablo desde la perspectiva femenina, desde un cuerpo de mujer con una psicología de mujer.

Vivimos en un mundo de polaridad (noche/día, frio/calor, alto/bajo, vida/muerte etc.) no importa lo más mínimo que nos guste o no. Sencillamente es así. Algunas constataciones  son válidas para hombres como para mujeres, como cuando hablo de estas 3 vertientes del sexo, pero la gran mayoría de mis comentarios se aplican exclusivamente a la morfología y emociones femeninas.

Y no se ven las cosas igual desde una perspectiva masculina o femenina. No hay ni mejor ni peor, sencillamente son distintos. Uno de los mas crasos errores que se puedan cometer es pensar que mujeres y hombres somos iguales. No lo somos y nunca  lo seremos.  De ahí esa maravillosa atracción hacia lo opuesto, lo misterioso, lo desconocido… esa polaridad.

Cuando nos transformamos en “iguales”  surgen esas parejitas de “hermanitos “ que abundan en la actualidad, en las cuales ya apenas se practica el sexo, apenas existe el escalofrió que debería preceder todo intercambio sexual. Son parejas de “iguales”, se apoyan, se ayudan, comparten hipoteca, hijos y trabajos glamurosos, son todo lo que queráis, todo menos un hombre y una mujer entregándose a la danza sagrada del sexo.

Cada relación sexual implica energías potentísimas, la parte física es solo la punta del iceberg. Los Yogis creemos que existen 5 cuerpos, el físico es solo el primero de ellos, el más aparente y obvio. Cada relación sexual deja su huella y es percibida en cada uno de nuestros  cuerpos. Hasta nuestra sacrosanta ciencia lo está reconociendo, pues en un reciente estudio se ha demostrado que las mujeres conservaban en la vagina partículas de ADN de los hombres con quien habían tenido relaciones sexuales.

Pero esto, una vez más, es solo lo que vemos y comprobamos físicamente, la realidad, es que hay mucho, muchísimo más.

Toda relación sexual debería estar presidida por la toma de conciencia de que lo que está punto de ocurrir. Es el equivalente de una bomba atómica en nuestras almas, que nos va a sacudir hasta la médula, cambiarnos para siempre, acercarnos un milímetro más a la fuente sagrada de la vida y a nosotros mismos. Por ello precisamente, cuando se sana alguna herida sexual se sanan otras mil facetas de nuestra vida, porque hemos actuado en la raíz, desde donde parte la energía denominada Kundalini.

Es una de las facetas que se trabaja muy seriamente en el Tantra, que no se limita solo al sexo como muchas personas equivocadamente piensan, pero desde luego tampoco lo ignora como hacen la mayoría de las demás Vías Espirituales.

Y esa toma de conciencia, de cuan preciosa y único es cada intercambio sexual, solo suele darse tras muchos errores, es decir, con el paso de los años. En nuestra sociedad, se fomenta el sexo a destajo, todo el que se pueda, da igual malo o bueno, apenas se distingue entre uno y otro. Hemos pasado de la prohibición absoluta a la banalización máxima, como si acostarse con alguien fuese el equivalente a tomarse una copa de vino o ir al cine.

El varón para sentirse el gran cazador cuantas mas presas sume, y la hembra para sentirse “deseada” cuanto mas revoloteo cause a su alrededor. El resultado para muchas mujeres es sexo de ese que ocurre porque se no es capaz de decir que no, o sexo del que se tiene por que esa noche te da pavor quedarte sola, porque estás tan insegura que necesitas de la mirada ajena para odiarte un poquito menos.. Podría seguir, la lista es larga, en resumen, sexo como moneda de intercambio, que no sexo para celebrar la vida y explorar nuestro potencial.

La buena noticia es que cuando dejas de cotizar en la “bolsa de la carne”, te ahorras muchos batacazos y puedes finalmente, tanto física como emocionalmente, empezar a comportarte como quien realmente eres, expresar tus necesidades sin miedo, dejar de juzgarte. En resumen, quererte y respetarte, pues es la base para que florezcan intercambios sexuales que destilan magia, física y emocional, que habíamos pisoteado con las prisas de la ignorancia juvenil.

a-mas-edad-mejor-sexo-para-alcanda-matchmaking-blog

Tiempo al tiempo. Tiempo para conocer tu propio cuerpo para empezar. ¿Cuantas mujeres jóvenes ni han visto ni han tocado su cuello del útero o punto G? ¿cuántas? muchas. ¿Cuántas mujeres jóvenes no han quedado una noche, consigo mismas, se han acicalado, y en un entorno perfectamente seguro y sensual se han deleitado en el  ritual del autoplacer surfeando sobre la ola infinita que cada centímetro cuadrado de piel encierra, sin buscar un orgasmo sino para familiarizarse con su cuerpo y rendirle pleitesía.

La realidad es que cuando irradias, lo haces desde la abundancia. O sea, cuando te conoces y sabes disfrutar de tu cuerpo, cuando el placer te lo puede aportar otra personas sin  depender exclusivamente de ello, ahí es cuando empieza el buen sexo.

Dicho esto, el Sexo no es una casilla a parte con reglas especiales. Se practica como se es. Si toda la vida has sido un holgazán, lo que va a ocurrir cuando cumplas 50 ó 60 años es que serás un holgazán viejo.

Si has aprendido de tus errores, de las noches en las que te has odiado con toda tu alma, tanto como de las que has tocado el cielo con las manos y sobre todo de cómo TODO estaba dentro de ti, entonces, por más que la carne sea más flácida y que posiblemente no puedas seguir luciendo las minifaldas que tan bien te sentaban antes, el placer será inconmensurable. No olvidemos que el placer es algo que ocurre en nuestras mentes/alma y tiene mucho menos que ver con el mundo físico que con nuestra percepción de lo que llamamos realidad.

También existen motivos físicos reales que hacen para una mujer el placer aumente con los años. Uno de ellos es porque ya no eres fértil. Obviamente desde la sociedad patriarcal, nuestra primera, principal y en muchos casos, única función sigue siendo facilitar la reproducción de la raza. Nuevamente, el sexo entendido dese un punto de vista animal, para reproducirse y perpetuar la especie. En realidad, muchas mujeres,  contrariamente a la leyenda, no tienen sentido materno y no por ello la voluntad de no-reproducirse no disminuye en lo más mínimo nuestra femineidad o voluptuosidad. Con la llegada de la menopausia, se abre una era de placer y solo placer pues desaparece hasta el  dolor de la regla aunque siga siendo algo insospechado de lo cual apenas se habla.

Este es un tema muy profundo y amplio, obviamente un post no es suficiente para abarcarlo, pero espero haberos “abierto el apetito” para que sigáis indagando por vosotras mismas.

¡Disfrutad del sexo de calidad y sed felices!

Hare Aum,

———————

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →