mayo 2015

Relaciones conscientes

Dibujo Pareja consciente para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy he leído en El País Semanal (EPS) este artículo de Raimón Samsó sobre las relaciones desde un punto de vista más consciente y del por qué de los fracasos de las relaciones “dependientes”. Me ha parecido tan enriquecedor e interesante que lo voy a citar aquí para vuestra lectura.

¡Espero que lo disfrutéis como lo he hecho yo!

Un beso, VAS

 

“Una pareja funciona porque los dos miembros se sienten completos. Saben vivir solos y no ven en el otro a su media naranja, sino a una entera.” (Raimón Sansó)

“Las relaciones personales parecen ser un rompecabezas. A menudo decimos que son difíciles, sin caer en la cuenta de que tal vez las personas somos “difíciles”. Buscamos gente que cumpla nuestras expectativas, y que nos hagan felices; y esta perspectiva no realista activa infinidad de conflictos. Es como si renunciáramos a ser dichosos por nosotros mismos, y en su lugar pusiéramos en manos ajenas las propias esperanzas de bienestar. No es de extrañar que las rela­ciones personales se conviertan en una fuente de problemas y un rompecabezas indescifrable.

La relación personal inconsciente

«Si juzgas a las personas no tienes tiempo para amarlas” (Madre Teresa)

El amor romántico, o inconsciente, poco tiene que ver con el amor verdadero. Esa confusión es la causa de muchos conflictos en las relaciones personales. El romanticismo es idealización, apego o pura necesidad del otro; y la necesidad es una falta de amor severa hacia la persona que se dice amar. La concepción romántica del amor ha creado muchos problemas a hombres y mujeres que han sido víctimas de sus propias fantasías. Esto no significa que no convenga ser afectuosos, cariñosos, atentos, tiernos, detallistas, cálidos, suaves, entregados… con las personas con las que nos relacionamos. Quiere decir que únicamente siendo conscientes de en qué hemos convertido las relaciones, podremos construirlas sanas y conscientes. Pero, eso que suena tan sencillo, ¿cómo se consigue? ¿Cómo podemos crear vínculos que funcionen?

– Dejar de buscar (mejor “convertirse” en la clase de persona que se busca).
– Después de una ruptura, hacer una “dieta de relaciones”, darse tiempo y espacio.
– Recuperar la energía física y el equilibrio emocional.
– Aprender a estar solo sin que ello sea doloroso o traumático.
– Ordenar el espacio emocional propio y clarificar valores.
– Prepararse para una nueva relación.
– No perder nunca “la inocencia” y frescura para empezar de nuevo.
– Confiar en que todos merecemos ser plenamente amados.

Si nos saltamos el proceso de cambio, y no hay una verdadera transformación personal, en la nueva relación aflorará el temor de revivir experiencias anteriores, y la carga de dolor nos perjudicará notablemente. Porque no serán dos personas, sino la suma de sus exparejas, los fantasmas del pasado y de sus constantes miedos a repetir las viejas historias de dolor.

La relación personal consciente

“El amor verdadero no viene a ti, tiene que estar dentro de ti” (Julia Roberts)

Las relaciones que funcionan son conscientes (maduras emocionalmente) y se establecen entre dos personas que se sienten completas, porque no creen que les falte su “media naranja”: se sienten una “naranja completa”. Por supuesto, no significa esto que no quieran tener pareja (o una amistad). La desean, pero no la necesitan, son cosas muy diferentes. Las personas conscientes comparten su plenitud, no se relacionan para completar sus supuestos vacíos, ni para mitigar la necesidad de estar en compañía. Y entonces, de alguna manera, lo que está completo atrae a lo completo, y lo que está incompleto a lo incompleto. Los iguales se atraen. Intuitivamente entendemos que cuando dos personas se encuentran y se reconocen completas en sí mismas y no necesitadas, las relaciones empiezan y fluyen con suavidad.

¿Cómo encontrar una persona completa en sí misma, no necesitada? Puede parecer extraño, pero la clave es reflejar las cualidades que buscamos en la pareja ideal. Si alguien quisiera tener a su lado a una persona cariñosa, lo mejor será mostrarse cariñoso; si desea conocer a alguien educado, lo propio es mostrarse educado… Cuántas veces olvidamos esta sencilla regla: “Sé tú la persona que quisieras tener a tu lado…”, y tarde o temprano aparecerá y se fijará en ti (cómo no iba a hacerlo si se verá reflejada).

Las personas conscientes que establecen una nueva relación, en realidad no la buscaban, aunque tal vez la esperaban. Buscar la pareja ideal, o el amigo ideal, sería tanto como buscar una aguja en un pajar. Porque “buscar”, por definición, significa implícitamente carencia, ausencia, necesidad… No puede buscarse una relación, todo lo que puede hacerse es crearla.

Mucha gente no entiende por qué siempre llega a su vida un mismo estereotipo de persona, ya hablemos de parejas o de amistades. Una y otra vez sus relaciones parecen fotocopias siguiendo un mismo patrón. Parece que no haya otra clase de persona disponible para ellas. No sirve de mucho buscar a alguien con tal o cual cualidad. En su lugar, ser uno mismo adecuado y estar en posesión de esas facultades, sí es útil. Como los iguales se atraen, aparecerá alguien con esos atributos.

En lo que se refiere a las relaciones, hay una estrategia mucho mejor de la que sigue el ego y se basa en el amor consciente, algo así como “amor sabio”, pero no una sabiduría de la cabeza, sino del corazón.

Volver al amor

“Piense que usted es alguien con quien vale la pena pasar el tiempo. Finalmente otro pensará lo mismo de usted” (Doctor Sol Gordon)

Para saber estar en pareja es necesario antes saber estar solo. No es sencillo encontrar personas que no odien la soledad. Llegar a tolerar, incluso amar, estar solo, y sentirse bien, es un gran logro personal. Por esa razón, no es aconsejable empezar una nueva relación justo al terminar otra. El campo también necesita un tiempo de regeneración entre cosechas, lo llaman “barbecho”. Nosotros podríamos llamar a ese tiempo “dieta de relaciones”, para referirnos al tiempo que una persona se regala a sí misma para recomponerse, centrarse, atenderse y prepararse para la siguiente relación.

Cuando se resuelve el miedo a la soledad, se deja de creer en las relaciones superficiales, egoístas e inconscientes como escudo de protección. Estar solo no es una garantía de no sufrir más, sino que al contrario añade más sufrimiento. La soledad no es buena ni es mala. Es lo que cada uno hace con ella, es como un desierto (los desiertos nunca están vacíos), pero, como todos los desiertos, un día terminan y es al salir de ellos cuando se reconoce su valor. Llegar hasta el final de la soledad, la agota como sistema de aprendizaje y la cancela. Tratar de suspenderla, de forma artificial, solo pospone el proceso necesario de la soledad para más adelante…

Cuando se resuelve el miedo al abandono, empezar un idilio no es una amenaza, sino una nueva oportunidad. El mayor logro de la relación consciente es que ambas personas están dispuestas a amar como si nunca antes hubiesen sido heridas, sin volcar en la nueva pareja el dolor de relaciones anteriores. En realidad, esas dos personas son “nuevas” y por ello destilan frescura y atractivo (no están resentidas, no son desconfiadas, no rezuman amargura y por eso atraen tanto).

Cuando se resuelve desactivar el ego, la nueva relación no está debilitada por el temor a amar sin condiciones ni apegos. El final del ego es lo que la mente podría interpretar como la destrucción de la individualidad, la anulación, cuando en realidad es una transformación y la salvación de la relación. El ego es el estorbo número uno en cualquier relación personal, ya sea de amistad o de pareja, y la causa de que fracasen, como suele suceder. Si tan solo las personas mantuvieran su ego a un lado, fuera de escena, la historia sería otra. Las relaciones seguirían empezando y acabando, según su tempo y propósito, pero no tendrían el sabor amargo que a menudo dejan en el recuerdo…

Cuando todo eso ocurre, las personas conscientes descubren que en realidad no temían empezar un nuevo vínculo o acabarlo; sino que en su inconsciencia temían el infierno en el que, con anterioridad, habían convertido sus relaciones.”

Autor: Raimón Samsó. Link al artículo original “Relaciones conscientes” publicado hoy, 31 de agosto 2014, en el suplemento dominical El País Semanal.

———

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos. 

Compartir:
Leer más →

Haiku de Primavera 2015

Haiku de Primavera para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

 

La primavera

deleita con sus flores

perfuma el alma.

 

Es primavera

se ve un colorido

en el corazón.

 

Aves y trinos

amores que resurgen

emerge la flor.

 

La primavera

en tus ojos serenos

el sol refleja.

 

Es tu sonrisa

que acapara las flores

en primavera.

 

Estación bella

nutriente de amores

te veo llegar.

 

Y en esta tierra

los jóvenes celebran

danzan alegres.

 

Ramos de aromas

nacen los nuevos poemas

dulces pétalos.

 

Tiempo de flores

campos de olores

danza de amores.

 

Primavera,

como una aurora,

y tan sentida como una flor.

 

Lluvia nos baña

el sol en arco iris

luce colores.

 

Primavera sacudes

en mi piel, desbordada,

tu secuaz felicidad.

 

Cantan las fuentes

vinieron las palomas

es primavera.

 

Cánticos de aves

Arco iris de colores

en mi corazón.

 

Se despereza

con aroma de flores

la madre tierra.

 

Mi primer Haiku

ha nacido contigo

¡Oh Primavera!

 

El oso despierta

la mariposa nace

ilusión en el corazón.

 

Vuelve el calor;

las plantas se despiertan

Vuelve el color.

 

Primavera has venido

color pintado

néctar de amor.

 

¡Ay, primavera!

solsticio enamorado.

Flores y besos.

 

ES PRIMAVERA

EL MUNDO VUELVE A BRILLAR

HAY VIDA NUEVA.

 

Autor: Susy Shines (seudónimo).

 

*Haiku: El haiku es una forma poética de origen japonés.

Los haikus se escriben, según la tradición, en tres versos, de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente, sin rima. Suelen hacer referencia a escenas de la naturaleza o de la vida cotidiana, y a menudo incluyen un Kigo (palabra o expresión que indique el día, estación o periodo del año al que se refiere el poema).

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →

Besos robados…

Beso robado para Alcanda Matchmaking Blog

 

 

 

 

Habían quedado a comer como lo hacían regularmente en aquel sitio de mesas altas en aquella calle comercial de su ciudad. Como siempre él llegó puntual y escogió una mesa que le permitiría verla llegar desde lejos.

Ella era alta, rubia y delgada…con un cuerpo de músculos largos y en forma que a él nunca dejó de gustarle. A pesar de todo. Como siempre se besaron de una manera a medio camino entre un beso formal y un pico robado en la comisura de los labios.

Desde que se conocieron en una noche de verano conectaron de una manera muy directa…mantenían largas conversaciones por teléfono hasta bien entrada la noche, compartieron muchos planes y hasta intentaron dar un paso más…pero sus momentos no eran los mismos. Como recuerdo de aquellas épocas se seguían llamando por los apelativos que se inventaron el uno para el otro.

Como siempre hablaron de lo divino y de lo humano…y sobre todo de las relaciones entre los hombres y las mujeres…esa vez, no sé si por descuido, o en un gesto cariñoso (ya que ella era bastante tocona), sus piernas no pararon de rozarse durante toda la comida…o tal vez fuera simplemente porque la mesa era pequeña y las sillas eran altas.

A él que el contacto personal nunca terminó de gustarle aquel roce de piernas si le resultaba cómodo…sería la confianza que entre ellos había, sería quizá que era primavera y a él ella siempre le pareció extremadamente atractiva y carnal…o quizá sería simplemente que les unía una relación algo distinta a una amistad entre un hombre y una mujer. Porque sí, eso puede llegar a pasar.

A pesar de que por sus vidas había pasado mucha gente, ellos seguían manteniendo un vínculo especial…esa conexión que surgió en aquella noche de verano se mantenía a través de los ya 5 años de amistad que les unía. Curiosamente a ella le encantaba el olor a noches de verano en la ciudad…y desde entonces él siempre pensaba en ella cuando conducía cerca de aquel parque grande de su ciudad en las noches de verano.

Curiosamente, a pesar de todo, había cosas que no se habían contado…hasta que un día, no me contaron como ocurrió, la conversación derivó al lado más carnal de lo divino y de lo humano…y entre risas quedaron una tarde para emborracharse y compartir sus gustos más privados y que menos a la luz estaban.

Claramente ellos eran personas cebolla…con muchas capas…y cuanto más cercano al corazón, más jugosas y picantes eran sus visiones sobre la vida.

Desde ese día todo cambió entre ellos…pero en este caso, a mejor. Si desde el principio ellos tenían claro que debajo de su aspecto aburguesado y pijo había muchas cosas más, desde aquella tarde de gin tonics y sofá todo quedó mucho más claro.

Al terminar aquella comida ella le recordó que hacía un año por esas fechas de aquella conversación en que todo cambió, se volvieron a despedir en la moto de él con aquella forma de besarse…a medio camino entre un beso formal y un pico robado, y mientras ella se marchaba calle arriba él la miró el trasero mientras se ponía el casco…porque era primavera y al fin y al cabo él era un hombre y ella una mujer…y había pasado mucho tiempo desde aquella noche de tormenta en su terraza….por supuesto en una noche de verano en la ciudad.

Autor invitado: Michael Corleone (seudónimo)

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate/ para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →

Grace Kelly + Rainiero de Mónaco

Grace Kelly + Rainiero para Alcanda Matchmaking Blog

¿Un cuento de hadas hecho realidad?

Las mujeres de nuestra generación siempre soñaron con enamorar a un príncipe. Estábamos influenciadas por las películas,  donde las protagonistas acababan sus días felizmente en brazos de algún príncipe azul. Pero ésta es una historia de amor “muy real” en donde una plebeya de buena familia termina casándose con un príncipe muy deseado.

Grace Patricia Kelly nació en la ciudad de Filadelfia el 12 de noviembre de 1929 en el seno de una familia acomodada de origen irlandés. A pesar de que su familia se opuso a que ella fuera actriz, Grace quiso realizar el sueño que tenía desde niña. Se trasladó a Nueva York donde trabajó como modelo y estudió interpretación y en 1951 consiguió su primer papel secundario en la película “Catorce  horas”.

Su elegancia y belleza llamaron poderosamente la atención de Hollywood ofreciéndole papeles en películas como “Solo ante el peligro”, “Mogambo”, “Crimen perfecto”, “La ventana indiscreta” y “Atrapa a un ladrón”, esta última se rodó en el Principado de Mónaco donde conoció al que  sería su futuro marido, el príncipe Rainiero.

En 1954, a los 25 años, ganó un Oscar a la mejor actriz principal con la película “La angustia de vivir”. Para entonces, Rainiero ya había conquistado a la bella actriz.

Su última película fue “Alta sociedad”. Después se trasladó a Mónaco para casarse con Rainiero dejando así su carrera como actriz.  Su matrimonio fue considerado como “La Boda del Siglo”.

Rainiero Luís Enrique Majencio Beltrán Grimaldi nació el 31 de mayo de 1923 en el seno de la familia Grimaldi. Su infancia fue infeliz y sombría ya que él junto con su hermana fue criado por una niñera y confinados en una habitación de juegos.

Recibió la sucesión al trono y fue coronado en 1949, con tan sólo 26 años, gracias a la renuncia de su madre la princesa Carlota de Mónaco.

Se educó en Inglaterra y Suecia  y cursó Ciencias Políticas en París. Se alistó en el ejército francés como teniente participando en la Segunda Guerra Mundial siendo condecorado con la Cruz de Guerra con Estrella de Bronce. En abril de 1949 el gobierno francés lo ascendió a capitán y, en diciembre de 1954, le conceden el grado de coronel.

Grace y Rainiero contrajeron matrimonio civil el 16 de abril de 1956 en el Palacio de Mónaco y tres días después tenía lugar la boda religiosa en la Catedral de Mónaco.

La figura y el estilo de Grace dio  un impulso al Principado el cual creció económicamente gracias al turismo de lujo.

El matrimonio tuvo tres hijos la princesa Carolina, el príncipe Alberto y la princesa Estefanía.

Los años que siguieron a la boda fueron de continua felicidad “pública” para los dos, hasta la adolescencia de sus hijos que fueron para los príncipes un quebradero de cabeza.

El 13 de septiembre de 1982 muere Grace en  un accidente de coche en la misma carretera donde años atrás rodó “Atrapa a un ladrón”. Llevaba a su hija Estefanía como acompañante la cual salió ilesa.  Tenía 53 años.

La muerte de Grace fue un duro golpe para Rainiero del que nunca se recuperaría dejando las finanzas regentes a su hijo Alberto y las de representatividad a su hija Carolina.

Aparentemente su amor fue un cuento de hadas en los años 50. Un amor apasionado con mucho glamour.  Sin embargo, una biografía no autorizada “La verdadera Grace. La vida de una princesa americana” (Wendy Leigh, 2008) y publicada en Gran Bretaña, echa por tierra el idílico amor que se tenían Grace y Rainiero y es que 
los cuentos de hadas no existen. Ni siquiera en el caso de Grace Kelly ya que la vida de la princesa siempre estuvo llena de sombras.

La historia de amor que  convertiría a Grace en princesa al precio de abandonar el cine, fue idea de un Onasis, que sugirió a su socio Rainiero casarse con una estrella de Hollywood para que las miradas del mundo se fijarán en las 150 hectáreas  de tierra de piratas a 15 km de Niza.

A los 3 meses de la boda, Rainiero comprobó que una vez que empieza el viaje conyugal sabe pronto que no conduce a ningún sitio y que lo que parecía un mar infinito era sólo un estanque cerrado. De manera que volvió a encontrar la dulzura de vivir en los brazos de amantes. Grace Kelly, la princesa de cuento de hadas del mundo entero, la deseada por millones de hombres, la amada  por los más apuestos no era bastante para su marido. Para pagar a Rainiero  con la misma moneda Brando,  Sinatra, Gary Cooper, David Niven e incluso el mismísimo Kennedy engrosaron, entre otros muchos, su apuesta legión de amantes.  Sinatra le duró años,  David Niven, toda la vida. No fue ningún secreto para muchos y, desde luego, no lo fue para Hitchcock, que acuñó un diagnóstico ambiguo en su película diciendo:

“Era una verdadera dama que se transformaba en prostituta en el dormitorio”.

Al final, y contestando a la pregunta inicial, no hay cuento de hadas y tampoco es oro todo lo que reluce. Cada uno sueña su vida pero al final, cuanto más alto apuestas, más alto precio acabas pagando. Todos sabemos que no hay que hacer caso de la imagen pública que quieran darnos de los personajes públicos (y valga la redundancia) porque al final, todos somos personas y, detrás de esa apariencia sofisticada y lejana, con cierto punto de frialdad, nuestra querida Grace parecía esconder la voracidad sexual y la pasión de la que siempre hablaban los hombres que pasaron por su vida.  
Hasta el mismísimo actor Gary Cooper, quien la conoció bien en esa época pasando a engrosar su larga lista de amantes, hablando de ella y de la aventura que mantuvieron durante el rodaje de “Solo ante el peligro”
 comentó:

“Parece fría como un témpano, pero le bajas las bragas y se convierte en un volcán en erupción.”

Pero, aunque no haya cuento de hadas, no os voy a dejar con las descarnadas palabras de Cooper, sino que prefiero que, al pensar en Grace Kelly, recordemos  el elogio que James Stewart le profirió:

“Sabe, sólo amo a Grace Kelly. No porque ella fuera una princesa, ni porque fuera una actriz, ni porque fuera mi amiga, sino porque era la señora más agradable con la que estuve jamás. Grace traía a mi vida una luz suave, cálida, cada vez que la veía, y todas las veces que la vi fueron unas vacaciones en sí mismas. Sin duda, la echaré de menos, la echaremos de menos todos. Dios te bendiga, princesa Grace.”

—————-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

Compartir:
Leer más →

Ella, yo y el otro…

Ella, yo y el otro (Claude Sautet,1972)

Ella, yo y el otro – (Título original: “César et Rosalie”) de Claude Sautet – 1972

La cuadratura del triángulo. 


RESUMEN


Rosalie (Romy Schneider) ha estado casada con Antoine, con quien ha tenido una hija. Ahora forma pareja con César (Yves Montand). Parecen un dúo risueño. Durante unos festejos aparece David (Sami Frey), un antiguo novio de Rosalie. Ella se siente turbada por ese encuentro y decide marcharse con él. Pero César no se rinde. Va a buscarla y le propone un trato: vivir los tres juntos en una casa en Bretaña.

COMENTARIOS 


Me encantan estas películas francesas que mezclan actores y personajes de acentos y orígenes diferentes. Romy Schneider con su delicioso deje alemán o Umberto Orsini, italiano, que interpreta al ex de Rosalie. Sami Frey es hijo de judíos polacos. Por no hablar de Yves Montand, cantante y actor, Ivo Livi de nacimiento, de origen italiano.

La película empieza en alto. Tras una escena entre David (Sami Frey) que va a ver a Antoine (Umberto Orsini) el exmarido de Rosalie. Empiezan las escenas de los preparativos de una boda a la que acuden César y Rosalie. César es un tipo impetuoso, pasional, activo. Tras la boda los invitados van al banquete al que asiste David, un ex de Rosalie. El ambiente es jocoso, bonachón, César está de excelente humor. César y David tienen un breve diálogo en el que el invitado confiesa que ama a Rosalie desde siempre. Se intuyen nubes en el horizonte de la joven pareja.

Es una historia de amor o de la fragilidad del amor. La aparición de David en la boda remueve recuerdos en Rosalie, pese a que ama a su pareja o… quizás no de manera tan sólida como pensaba.

Es la historia de las distintas formas de amor o de la búsqueda de la mejor forma. ¿Cuál es la mejor forma de las relaciones para que el amor se pueda expresar plenamente? ¿Un matrimonio, una convivencia, el amor libre, un triángulo o la soledad…?

Es una época de cambio (principio de los años 70). Rosalie, una mujer, es el centro de la historia. Exdivorciada, con una hija de tres años, no vive con su pareja, está abierta a otras fórmulas. En definitiva, es libre. No tiene ningún problema en decirle a César que ha pasado la noche con David (aunque asegura no haberse acostado con él).

David (Sami Frey) y César (Yves Montand) representan a dos tipos de hombres. David es sonriente, discreto, observador, un dibujante de cómics. César es impetuoso, pasional, espontáneo, fanfarrón. Trabaja en una chatarrearía y se dedica al comercio de metales. Pero ambos tienen un enorme encanto. Y entre los dos, Rosalie (R. Schneider), sonriente, graciosa, femenina.

Es la historia de un pobre hombre que no sabe cómo retener a la mujer que ama. Los celos le van devorando sin que pueda remediarlo. Le cuenta trolas a David, (que se va a casar con Rosalie, que está encinta, que ha matado a alguien por ella…), todo con tal de apartarle. Intenta mantener su buen humor, pero el miedo le puede. Bien podrían aplicarse los versos de Iago dirigiéndose a su amo, Otelo: “¡Oh, mi señor, cuidado con los celos! Es el monstruo de los ojos verdes, que se divierte con la vianda que le nutre” (Acto II, esc. III). Pero, al igual que el Moro de Venecia, César se tornará violento. “No te pertenezco. No me has comprado”, contesta Rosalie a su compañero, pero la fiera ya está desatada. El que parecía encantador, se convierte en un ser destructivo.

Es la historia de tres personajes que se buscan. El uno necesita del otro y el otro del primero. En definitiva, los tres forman irremediablemente un triángulo. Entre rivalidad y compañerismo, los dos hombres van tejiendo una relación, pescan juntos y se pelean jugando a las cartas. Pero uno de los tres rompe uno de los lados. Pasa el tiempo y…

———-

¿Aún single? ¿Te gustaría tener pareja estable pero no tienes tiempo para buscarla? En Alcanda Matchmaking podemos ayudarte! Regístrate gratis hoy mismo en www.alcandamatchmaking.com/afiliate para poder conocer a alguno de nuestros exclusivos clientes  y/o síguenos en nuestras redes sociales en Facebook, LinkedIn y Twitter para estar al corriente de la actualidad en temas de amor, pasión,  relación de parejas así como nuestra opinión sobre parejas históricas, películas y libros románticos.

 

Compartir:
Leer más →